Mujeres embarazadas, las nuevas victimas

pizzoliniJujuy al día® – En declaraciones a nuestro medio el Jefe del Departamento Provincial de Atención Integral a Víctimas de Violencia Familiar y del Delito, Roberto Pizzolini, aseguró que la violencia contra la mujer no ha cesado en Jujuy y que las nuevas víctimas de los agresores son las mujeres embarazadas o que acaban de dar a luz.

Al respecto, Roberto Pizzolini manifestó en una entrevista con el diario JUJUY AL DÍA® que “la violencia contra la mujer es una realidad, vigente, actual y permanente. Por supuesto que el número de casos no ha disminuido; por el contrario, los casos se presentan diariamente en los Centros de Asistencia del hospital y en otras instituciones que lo reciben, porque también hay otras puertas donde recurrir”.

“La violencia contra la mujer es una realidad, es endémica y está naturalizada en nuestra sociedad porque es una cultura que así lo permite”, aseguró.

Acerca de la violencia de la cual son víctimas las mujeres embarazadas en Jujuy, Pizzolini expresó “está es una buena pregunta y muy importante, porque tiene que ver con la salud reproductiva y la mortalidad materna porque, la violencia a la mujer no se despega de ninguna etapa en la vida, una etapa tan importante como la gestación y puerperio, donde la violencia también se presenta”.

“La Organización Mundial de la Salud lo dice claramente, que la mujer embarazada tiene el 80% más posibilidad de ser agredida estando embarazada que aquellas que no lo están. Esto es visible porque ven al producto de la gestación como un ser que no es bienvenido, muchas veces es un estorbo, no es un hijo lo que ven sino como alguien que viene a ocupar un lugar, como si fuera un tercero”.

“Esa panza modifica la estructura del poder hacia la mujer. El tema de tenerla permanentemente a su antojo, tanto en actividades domésticas en la casa como sexualmente. La mujer para el hombre violento es una muleta donde se apoya, donde es la única manera que puede vivir, y perdida esa muleta el hombre se ve totalmente impedido de una vida mejor. Si no fíjense como son tan cobardes que los golpes van dirigidos a una mujer embarazada, y no solo a su rostro sino van sobre el vientre, sobre los órganos sexuales, sobre los pechos, con la intensión de producir daño, porque acá peligra la vida de la mujer como la del producto de la concepción”.

Roberto Pizzolini señaló que este tipo de violencia ejercida contra la mujer “además de los golpes que inducen a otras cuestiones, un golpe en el vientre puede producir además el parto prematuro, niños de bajo peso al nacer, o la muerte del feto en el vientre o, a posteriori, en un aborto, pero también origina graves lesiones en la mujer que puede llevar posteriormente a la muerte”.

Agregó que “en la violencia también es importante la coacción, la amenaza y cuando la mujer está embarazada también es víctima desde lo psicológico y emocional. El hombre le exige que pierda al bebé, que aborte, la amenaza diciendo que si no lo pierde no sigue con ella, o que la va a abandonar y que ella se deberá hacer cargo sola. Todo eso forma parte de la violencia contra la mujer, porque son muy pocas mujeres las que busca el aborto por que sí, pero habría que analizarlo profundamente, pero la mayoría de las veces nadie pone el factor masculino que está por detrás permanentemente obligando a la mujer a realizarse el aborto”.

Pizzolini sostuvo que esa realidad “por supuesto que se vive en Jujuy, como también en todo el país y el mundo. Acá la mujer es obligada al aborto y como es clandestino, lo que puede llegar a aumentar la mortalidad materna.

Además alertó que “de 10 mujeres embarazadas, entre 7 y 8 sufren de violencia de distinto modo e intensidad”.

“Tenemos que pensar que la violencia es una realidad, crónica que viene torturando a la mujer muchísimo tiempo, y muchas veces está en la oscuridad, por el grado de indefensión que tiene, porque no tiene la capacidad de poder pedir ayudar, tiene un autoestima totalmente achatada, y se transforma en un autómata, en un robot, que no habla ni actúa sin que el agresor se lo permita y es algo que la familia también oculta por el hecho de la vergüenza familiar y el ‘no te metas'”.

Agregó “esta conducta es aprendida y comienza sutilmente hasta llegar a lo más drástico, hasta el intento de homicidio, el homicidio y la muerte de un tercero que se interpone o el suicido de la víctima”, concluyó.