El Papel Ledesma cumple 50 años La papelera jujeña se inauguró el 5 de mayo de 1965

papel ledesma . infografiaJujuy al día® – La próxima semana habrá un acto protocolar en Libertador General San Martín, y en el mismo marco se realizarán diversas actividades recreativas.

La Fábrica de Papel de Ledesma celebra 50 años desde que empezó a fabricar papel con fibra de caña de azúcar, una materia prima renovable y una producción sustentable desde Jujuy para el mundo.

Para celebrar el acontecimiento, el Directorio de Ledesma realizará un acto en la Fábrica de Papel el miércoles 13 de mayo a las 10 hs. Allí se homenajeará a los trabajadores de la fábrica, actores principales de esta historia.

Durante los próximos meses, Ledesma llevará adelante en Libertador General San Martín diversas actividades recreativas y de capacitación para festejar el aniversario junto a la comunidad.

En el último ejercicio 2013-2014, Ledesma renovó la certificación del sello Producto Yungas – FCA (fibras celulósicas alternativas) otorgado por la Fundación ProYungas y auditado por IRAM. Este sello certifica que en la región de las Yungas es posible producir protegiendo el medio ambiente.

Parte del papel que Ledesma produce en Jujuy se destina a San Luis, donde la empresa tiene una planta de cuadernos en Villa Mercedes y una planta de papel encapado –la única de la Argentina- en la capital puntana.

En su último ejercicio, Ledesma produjo 116 mil toneladas de papel, 12,5 millones de cuadernos Éxito y Avon, 22 millones de resmas Autor y 25 mil toneladas de papel encapado. Todo esto desde la caña de azúcar.

Un poco de historia

La gran misión del ingeniero Herminio Arrieta, presidente de Ledesma desde 1927 hasta 1970, fue la diversificación de la compañía, y esta llegaría de la mano de la producción de celulosa y papel utilizando la fibra de la caña de azúcar.

Aunque los primeros antecedentes de producciones de papel de caña datan del año 1844, recién en 1939 surgieron las primeras fábricas con escala comercial y hacia 1955 existían apenas una docena de ellas en el mundo. En 1940 se había patentado el método Ritter, un tratamiento que se hace a la fibra de caña para garantizar su inocuidad al ser almacenada y que Ledesma aplicó desde el inicio de su producción papelera.

Para montar la fábrica de celulosa y papel se necesitaba un suministro de energía adicional, a través del gas, y financiamiento. En la resolución de ambas necesidades el presidente Arturo Frondizi jugó un papel muy importante porque se dio cuenta que esta nueva producción de Ledesma era estratégica para Jujuy, en el marco de un proyecto de desarrollo e integración nacional.

Para encarar la situación financiera, Carlos Pedro Blaquier, quien había ingresado en la compañía en 1952, colaboró estrechamente con Arrieta en las negociaciones iniciadas en 1959 para que Ledesma consiguiera finalmente a través de distintas instituciones crediticias del mundo, una financiación por más de 30 millones de dólares. Finalmente, el 5 de mayo de 1965 la fábrica se puso en marcha.

Los primeros años fueron de aprendizaje, con una buena cuota de trabajo artesanal y de ensayo y error. Por un lado, los canales de comercialización eran distintos de los del azúcar y la competencia no se cruzó de brazos ante la aparición de un nuevo rival.  Por otro, el difícil comienzo causó penurias por el alto nivel de endeudamiento, pero de a poco la situación se fue estabilizando.

Desde 1978 se fueron modificando diversas etapas del proceso, con el propósito principal de mejorar  la calidad del papel. La producción anual promedio llegó a las 48.130 toneladas de papel hacia la década de 1980, un 57% superior a la de principios de los años 70.

En la década de 1990 la actividad papelera en Ledesma llevó adelante una significativa reestructuración comercial, pero los cambios comenzaron en la fábrica, donde se realizaron diversas inversiones –sobre todo en conversión- para mejorar la calidad final del producto.

Con la producción azucarera – y la provisión de fibra – en ascenso, desde 1999 Ledesma encaró un importante programa de inversiones por etapas. Se acrecentó la velocidad de operación de la máquina de papel, mientras también se ampliaba la capacidad de producción.

Desde 2000 la inversión en la Fábrica de Papel Ledesma superó los 80 millones de dólares, y la producción pasó desde 50.000 toneladas anuales a más de 115.000 en 2007. Mientras tanto, los cambios en la comercialización y la mejora de la calidad permitieron que sus productos ganaran participación de mercado.