En Argentina la última muerte por rabia ocurrió en Jujuy en 2008 La rabia transmitida por perros causa unas 59.000 muertes por año

Jujuy al día® – Louis Nel, director ejecutivo de la Alianza Mundial para el Control de la Rabia, asegura que este estudio pionero es un paso esencial hacia la mejora del control y eventual eliminación de la enfermedad

La rabia transmitida por los perros es la causante de la muerte de 160 personas cada día en el mundo, alrededor de 59 mil al año, a pesar de que es una enfermedad que puede ser prevenida con la vacunación, según un estudio global reciente.

La Alianza Mundial para el Control de la Rabia publicó un informe sobre el impacto (en términos de muertes y de costos) de esa zoonosis a través de los países del mundo, el cual precisa que las naciones pobres son las más afectadas por esta enfermedad.

La enfermedad ocasiona pérdidas económicas anuales por 8,6 mil millones de dólares, principalmente por muertes y vacunas.

Louis Nel, director ejecutivo de la Alianza Mundial para el Control de la Rabia, asegura que este estudio pionero es un paso esencial hacia la mejora del control y eventual eliminación de la enfermedad. Explica que la comprensión de la carga real que conlleva la rabia permite determinar y defender los recursos necesarios para hacerle frente.

El estudio, dirigido por la doctora Katie Hampson, de la Universidad de Glasgow, revela que el mayor riesgo de la rabia canina se encuentra en los países más pobres, principalmente en Africa, donde la tasa de mortalidad es de una muerte por casa 100 mil personas.

India tiene el mayor número de víctimas mortales por rabia, con más de 20 mil personas, de entre las naciones asiáticas, precisa y añade que la proporción de perros vacunados es muy inferior a la necesaria a través de casi todos los países de Africa y Asia.

La rabia “es casi 100 por ciento fatal, pero también casi 100 por ciento prevenible” , por lo que la forma más rentable de luchar contra la enfermedad es la prevención mediante la vacunación de los perros y de las personas, asegura el reporte de la Alianza, con sede en Escocia.

Puntualiza que los países que más han invertido en la vacunación de los perros son aquellos en los que las muertes humanas por la enfermedad han sido prácticamente eliminadas, como es el caso de Argentina, donde el mal aparece esporádicamente en animales en Chaco, Salta y Jujuy, pero no hay casos de humanos contagiados. El último deceso por la enfermedad en el país se registró el 22 de Julio de 2008, con la muerte de un niño de 8 años en Jujuy.

Los autores del estudio, publicado en PLoS Neglected Tropical Diseases pidieron reglas más estrictas sobre las vacunas para perros, especialmente en las regiones pobres del mundo, y que las vacunas para las víctimas de mordeduras sean asequibles y de más fácil acceso.

La gran mayoría de las víctimas son niños porque se sienten atraídos hacia los perros.

Ellos no pueden entender exactamente cómo comportarse en torno a un perro, más si es agresivo como en el caso de los animales infectados por el virus.

En Latinoamérica las campañas contra la enfermedad han dado resultados. según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), gracias a sus programas de eliminación del mal, la reducción de la enfermedad en los perros ha sido de un 98% en tres décadas. Si en 1980 se contabilizaban 25.000 casos en los animales de la región, en 2010 no fueron más de 400. Esto tuvo su correspondencia en los casos humanos: sólo se contabilizaron 10 casos en 2012, último año con datos disponibles.

En ese marco, el informe insiste en la necesidad de vacunar a animales domésticos.

Los perros son los principales huéspedes y transmisores de la rabia. Pero en los casos mortales de rabia en los Estados Unidos, Canadá y América latina la principal fuente de infección son los murciélagos.

El período de incubación de la rabia suele ser de 1 a 3 meses, indica la OMS, pero puede oscilar entre menos de una semana y más de un año. “Las primeras manifestaciones son la fiebre, que a menudo se acompaña de dolor o parestesias (sensación inusual o inexplicada de hormigueo, picor o quemazón) en el lugar de la herida”, explica.

A medida que el virus se propaga por el sistema nervioso central se produce una inflamación progresiva del cerebro y la médula espinal que acaba causando la muerte.

La enfermedad puede adoptar dos formas, la rabia furiosa, con signos de hiperactividad, excitación, hidrofobia y, a veces, aerofobia, donde la muerte se produce a los pocos días por paro cardiorrespiratorio. La otra forma, la rabia paralítica, que representa aproximadamente un 30% de los casos humanos y tiene un curso menos dramático y generalmente más prolongado que la forma furiosa. Los músculos se van paralizando gradualmente, empezando por los más cercanos a la mordedura o arañazo. El paciente va entrando en coma lentamente, y acaba por fallecer.

Aparte de acudir con urgencia a un centro médico si se es mordido por un animal, la OMS recomienda como primeros auxilios el lavado inmediato y concienzudo de la herida durante un mínimo de 15 minutos con agua y jabón, detergente, povidona yodada o con cualquier sustancia que mate al virus de la rabia.