Mensaje de Pascua del Obispo de Jujuy

obispoQueridos hermanos: Una vez más estamos celebrando desde nuestra fe esta Semana Santa que para la inmensa mayoría de nuestro pueblo creyente significa un tiempo especial de gracia y de reconciliación con Dios y con los demás. Las peregrinaciones al cerro para honrar a la Virgen de Punta Corral han abierto estas manifestaciones de fe junto con la celebración del Domingo de Ramos. Ahora, durante esta semana Santa seguimos los pasos de Jesús que a través de su pasión, muerte y resurrección nos manifiesta la ternura del amor de Dios por cada uno de nosotros, sus hijos. Cada uno de nosotros puede decir, como el Apóstol San Pablo, frente a este misterio de Amor: “Me amó y se entregó a la muerte por mí”.

En el proyecto de Dios está el rehacer la vida del hombre, encaminar sus pasos para que seamos una humanidad reconciliada en el amor. Sintiéndonos amados por El hasta el extremo podemos vivir desde ahora en este mundo la experiencia de la fraternidad con los demás, del trabajo “codo a codo” para ayudar a quienes más sufren a que salgan adelante encontrando en nosotros una mano fraterna y un corazón generoso.

Si nos dejamos tocar por el amor de Dios, no sólo nuestro corazón cambia, sino que cambia todo lo que hacemos, todo lo que tocamos con nuestra tarea diaria. La fe tiene mucho que ver con el día a día de nuestra vida. Tiene que ver con nuestra historia personal, con nuestra familia, nuestro trabajo, con la vida de nuestra sociedad y de nuestro pueblo. Tiene que ver con nuestra convivencia como pueblo jujeño, como pueblo argentino. La fe tiene algo que decirle a nuestros desencuentros, a nuestras posturas irreconciliables, pero sobre todo a nuestros egoísmos e intereses mezquinos, a todas las veces que anteponemos nuestro interés personal al bien común.

Ante cada familia sin techo, ante cada hermano desocupado, ante todos los que ven postergadas sus legítimas necesidades básicas, ante cada niño o joven que deambula por nuestras calles perdido muchas veces por la droga o el alcohol, ante cada anciano desamparado… debemos decirnos a nosotros mismos que nos hemos dejado ganar la partida entre el egoísmo y el amor, entre la ambición propia y la solidaridad, entre la indiferencia y la compasión.

Jesús muere hoy nuevamente en cada hermano que no alcanza a vivir dignamente. Muere en el indigente y el abandonado por nosotros y por la sociedad. Muere en el que ha perdido su dignidad porque ya no lo reconocemos como hermano, como uno que nos pertenece. Muere Jesús nuevamente cuando nos dolemos de su dolor en la cruz, pero cerramos los ojos para no ver, ni acompañar el dolor del hermano que vive o pasa a nuestro lado. Muere Jesús nuevamente cuando el hermano abatido, ultrajado, abandonado o necesitado es sólo una noticia que se lee en un diario o se escucha en un noticiero, cuando no nos duele de verdad lo que a ellos les duele.

Sin embargo, a la luz de la Pascua, tenemos la esperanza de que así cómo la muerte ha sido vencida, con la fuerza de la fe podemos transformar nuestra vida y la de nuestra sociedad para que el amor venza al odio, la solidaridad a la indiferencia, la justicia a la injusticia, la libertad a toda forma de esclavitud y opresión injusta.

Nos encuentre el Señor en esta Pascua dispuestos a dar este paso, transformándolo todo a fin de que podamos construir juntos desde ahora su Reino de justicia, de amor y de paz.

Reciban todos mi paternal bendición:

+ César Daniel Fernández

Obispo de Jujuy