La cruel migración interna demuestra claramente que la década no se ganó

hugo nuevaCada vez que se escucha el concepto acuñado por quienes creen y quieren hacer creer a los demás que hubo una década ganada. Hay evidencias claras que eso no ha ocurrido para todos/as y menos para Jujuy.
Si bien el oficialismo nacional y provincial se dedicaron a criticar el modelo menemista (del cual alguna vez fueron fervientes defensores), probablemente para aquellos que vivimos en el interior del país, una de las peores cosas que nos pudo pasar fue el cierre del sistema ferroviario ya que con este se perdió un punto de apoyo vital para las economías regionales. No sólo por el tema fletes –los que quitan costos de transporte y con él al precio final- sino por el fuerte costo social.
Las estaciones de tren han sido verdaderos polo de desarrollo de pueblos y ciudades. Con las estaciones llegaron familias de ferroviarios, luego otros que vieron oportunidades laborales y en seguida otros que establecieron sus comercios, los que generaron más puestos de trabajo y así hasta convertirse en enormes urbes.
Con la desaparición del tren, estos polos de desarrollo desaparecieron y en el mejor de los casos se achicaron. Ahora, la gente que tenía allí, en su lugar de nacimiento, toda la oportunidad de estudiar, trabajar y hasta emprender ¿donde fue a parar?
Los doce años de gobierno nacional -y los 16 de Fellner- no pueden mostrar que hayan sido ganados si tomamos datos duros de población de Jujuy y ver que la migración de las provincias hacia los centros urbanos más importantes (Buenos Aires, Córdoba, santa Fe, etc.) ha sido enorme. Como se puede ver en el cuadro siguiente la variación poblacional de 2001-2010 fue de casi un tercio de la de 1980-1991 y menos de la mitad de la de 1991-2001.

variacion

¿Toda la población que va desapareciendo de los Censos es achacable al descenso de nacimientos? No, hay varias razones, una de ellas es el envejecimiento de la población, cosa que sucede cuando los jóvenes migran, con lo que se puede presumir que los nacimientos se producen en otro distrito.
La pirámide poblacional 2001-2010 muestra claramente como la base de la pirámide se va angostando en 2010 respecto de 2001. Justamente donde están las edades hasta 30 años. Edades en que las parejas producen la mayor cantidad de nacimientos.

piramide

Otro dato incontrastable lo da la tasa de hacinamiento en hogares, como se puede ver en el siguiente cuadro, en 2010 baja casi un punto respecto de 1991. La prueba irrefutable de lo dicho la sostiene que la baja se produce en todos los departamentos.
¿Alguien podría decir que esa baja se debe a la gran cantidad de viviendas que se construyeron en Jujuy? No, evidentemente la migración provocó que la tasa de hacinamiento baje pues al haber menos habitantes de una familia en el hogar, el hacinamiento disminuye.

hacinamiento1
Otra pregunta que nos haremos será si ¿Toda la migración interna que llegó a los centros urbanos mencionados fueron todos a Recoleta o Barrio Norte? o ¿Fue a ocupar lugar en los bolsones de pobreza del conurbano bonaerenses? La respuesta es clarísima y esta contenida en la segunda opción.
Con todo lo dicho hasta ahora se muestra claramente que la llamada década ganada no operó efectivamente en Jujuy. No se generaron condiciones de confiabilidad para atraer nuevas inversiones y con ello puestos de trabajo. Tampoco se avanzó con devolverle a la provincia su línea ferroviaria y con ello insuflar vida a los pueblos. Los trenes que se modernizan no tienen nada que ver con Jujuy, sólo se atendió la necesidad de transporte de los habitantes de las grandes urbes, particularmente Buenos Aires y provincia de Buenos Aires y como resultado de un desastre ferroviario como lo fue la tragedia de Once hace hoy 3 años, mismo tiempo en el que decidieron hacer algo.
Un gobierno que genere las condiciones para que grupos inversores lleguen a Jujuy y con ello vuelvan aquellos que fueron expulsados por una situación opuesta a la mencionada, además de generar oportunidades para que los jóvenes no emigren, ese será un gobierno que de verdad construirá una esperanza que luego podrá llamar, no ganada, sino aprovechada.
Marchas y contramarchas
Si hay algo que demuestra que la pasada no fue una década ganada lo muestra claramente la enorme división social que resulta de una obvia observación. El pasado 18 de febrero se llevó a cabo una convocatoria de parte de integrantes de la justicia para homenajear al fallecido fiscal Nisman. Según unos u otros la misma fue muy exitosa, exitosa o medianamente exitosa. Parece que no fue ninguna de estas pues calificarla de esa manera no logra eliminar el tufo de marcha política –como le gusta decir al oficialismo-. Si se pudiera calificar de alguna manera, lo más sano sería decir que un nutrido grupo de jujeños se dio cita en Plaza Belgrano para homenajear a un funcionario sospechosamente desaparecido. Claro que los que allí acudieron se podían contar por miles. También que una gran mayoría se autoconvocó. Que una porción fue por otra cosa distinta. Que otra más lo hizo por otra y así un conjunto de otras cosas ocuparon el espacio y dieron su presente en medio de la entonación del himno que los hermanó, el nacional.
Claro que al otro día hubo otra convocatoria. Esta también tuvo varios porque. Unos dirán la consecuencia con el ideal que proyecta la viuda de Kirchner. Otros que festejaban su cumpleaños. Otros que debían estar para dar el presente en una lista que delata o no la presencia o ausencia. Otros más encontraron espacio para poder dar un discurso ante un número impreciso de “convocados”, oportunidad que no siempre tienen. Claro que lo que más se observó, entre la dirigencia convocante, fue la obediencia y la obsecuencia. Tal vez, como suele pasar, hay quienes tienen mucho que ganar y mucho que perder y en función de esto es que se movilizan. No es que una marcha haya sido más legitima que la otra, eso sí, lo que había para perder o ganar era distinto, pero eso cada uno lo puede ponderar para sí y actúar en consecuencia.
Por último queda decir que, como ya se sabe, el 1 de marzo habrá otra marcha, esta vez será para contraponer a la del 18 de febrero. Lo que hay que observar es que la diferencia entre una y otra será que la pasada ocurrió en todo el país, en cada ciudad, en cada pueblo hubo una marcha. La que viene será en un solo lugar a la que llegar no costará tanto pues hay un presupuesto ya publicado para solventar a todos y cada uno de sus participantes. Claro que con esta, discursivamente, intentarán mostrar que ellos –el oficialismo- es más convocante y, si eso fuera poco, que lo hace con la clase popular y no con la clase media de la que los mismos convocantes no reniega. Todo se resume entonces a una total falta de seriedad de parte del gobierno nacional y los gobiernos provinciales que seguramente harán su aporte (menos el de Jujuy que no puede convocar ni a los deudos).
Todas las marchas y contramarchas ocurren en un contexto cada vez más adverso para el oficialismo ya que inexorablemente le quedan pocos meses más de gobierno y muchos menos de poder, cosa esta a la que parece no terminan de acostumbrase y mucho menos imaginarse. Los tiempos son claros, las cartas están echadas, los jugadores ya juegan su juego, los únicos impedidos, justamente son los más necesitados. Los que son guiados por la soberbia de un 54% que ya no es. En fin, como dijera Francisco de Quevedo, “parece que es más fácil escribir contra la soberbia que vencerla”.
Lic. Hugo Rubén Calvó
Director de Jujuy al día

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.