#18F: A los silenciosos no se les puede quitar la palabra

Hugo-CalvóCon todo esto que se dice y se dirá sobre el patrimonio de la alegría y el silencio no se puede más que participar reflexionando. Lo del patrimonio lo vamos a dejar de lado pues no merece atención ya que basta ver quién es el emisor para que el contexto aparezca. Respecto de la alegría y el silencio hay mucho dicho y escrito y tal vez ni merezca la pena agregar, pero no queda más que recoger el guante sobre la propuesta de marchar en silencio y su réplica.

La viuda de Kirchner dejó otra pieza literaria digna de análisis, no lingüístico ni semiológico, sino uno sociológico para poder entender la razón de la sinrazón de una postura claramente opositora a la libre expresión de una porción de la sociedad.

La “mandataria” aseguraba hace unos días, en el marco de uno de sus multitudinarios contactos con el pueblo (cada vez más introspectivos): “Nos quedamos con el canto, con la alegría, a ellos, a ellos les dejamos el silencio. Siempre les gustó el silencio; ¿saben por qué?” “Porque no pueden decir lo que piensan”. Esta frase -en obvia alusión a la convocatoria a marchar en silencio, hoy 18 de febrero, para homenajear al fiscal Nisman al cumplirse el primer mes de su desaparición física- no tiene mayores ribetes ya que es una elíptica censura a quienes convocan y a quienes anuncian (o no) su participación.

Ahora, ese ellos, tan genérico, tan divisor, tan dramáticamente discriminador, pone un insalvable escollo entre los que eligen el silencio reflexivo y pacificador, no estigmatizante, y los que promueven un constante avasallamiento patrimonial: De la alegría, entre otras cosas.

No nos equivoquemos, aquí no hay dos bandos, los silenciosos y los alegres, aquí solo hay un esquema de poder que no acepta cambios de rumbo y mucho menos si son promovidos desde afuera. Ese afuera no es del norte, como le gustó decir a la viuda de Kirchner en su momento, sino aquello que está afuera de sus propósitos e intereses.

A nadie escapa que la política de confrontación permanente con quienes no acordaron nunca, y con los que ahora ya no acuerdan con la gestión y rumbo del gobierno nacional, generó un evidente antikirchnerismo. Como era de esperar, acorde a su temperamento, la postura frente al antikirchnerismo concibió dentro de las filas del oficialismo un anti-antikirchnerismo. Parece que desde esa trinchera surgen los contestatarios a sueldo los que, encima, muestran pocas luces propias cuando se les acaba el casette. De lo que parece no se dan cuenta (mandantes y obedientes) es que lo que demuestran con su postura es que se teme más al que calla que al que habla, máxime si el que calla lo hace por propia decisión.

Por lo dicho y como una básica consideración podríamos señalar que al final, el oficialismo con su discurso lo que trata de hacer es “imponer, a ellos, el silencio” convirtiendo en un sinsentido, una sinrazón, a la campaña llevada a cabo para restar participación a la marcha del silencio. No tuvieron en cuenta que ellos, harán silencio por elección”.

Tal vez la libre opción al silencio es uno de los Derechos Humanos todavía no escritos en las declaraciones oficiales, cuya exigencia se está haciendo más urgente.

La marcha en Jujuy

Si bien el único de (y en) Jujuy que participó de la corte de los milagros oficialista tratando de acompañar el discurso presidencial fue el gobernador Fellner que sin mayores luces dijo de modo distinto lo que ya sostenían otros miembros del aquelarre kirchnerista. Lo que no podemos soslayar es el curioso silencio que hubo en el ámbito político respecto del tema Nisman, la actuación judicial y la convocatoria de hoy #18F, con la lógica excepción de la oposición.

El silencio de radio fue total y absoluto pero se espera que desde los balcones de Casa de Gobierno, ocultos pero colgados de la realidad que no les es esquiva, participen muchos que ya están cansados del si-cristinismo de Fellner, actitud que a Jujuy sólo le produjo efectos relativamente beneficiosos por lo efímero, sólo pagar salarios y alguna que otra obra pública que, según los mal pensados, además engorda las cuentas bancarias de amigos del poder.

Pero parece ser que a pesar de que no hay mucho interés del establishmen mediático de Jujuy de ponerle segundos televisivos, minutos de radio y centímetros de gráfica a la convocatoria, esta está funcionando bien con los medios comprometidos con su audiencia y en las benditas redes sociales. Sin el ánimo de aventurar éxitos o frustraciones, todo indica que esta vez en Jujuy hay decisión de participar. Parece ser que a pesar de algunos aprietes desde algunas organizaciones sociales y gremios oficialistas hacia propios y extraños, la voluntad vencerá al miedo y Plaza Belgrano será un ejemplo de solidaridad hacia la familia del extinto fiscal Nisman y un llamado de atención a quienes gobiernan nuestra provincia, que podrán ver que hay un pueblo que tiene por seguro que: A los silenciosos no se les puede quitar la palabra.

Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día®

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.