Jujuy: Testigos reconstruyeron el “Operativo Aire 718”, desde los ojos de sus víctimas

juicio lesaJujuy al día® – El Tribunal Oral Federal tomó, en la tarde de ayer jueves, testimonio a tres víctimas de secuestro, torturas y tormentos sufridos en la última dictadura cívico militar durante el “Operativo Aire 718”, que trasladó desde esta provincia a Buenos Aires, en un avión Hércules a 90 presos políticos, algunos de ellos todavía desaparecidos. “Cuando despegó el avión comenzó una fiesta para ellos, nos pegaban con todo, parecía gente resentida porque obraban con mucha bronca, era sádica la forma en la que nos pegaban”, señaló Mario Fermín Condorí, en el marco del tercer juicio de lesa humanidad que se reanudó hoy en la provincia.

Condorí era empleado municipal de la localidad minera de El Aguilar. Fue detenido el 12 abril del 1976 por agentes de la Policía de Jujuy y trasladado a la cárcel de Gorriti, donde, según contó, se encontró con su hermano que “también estaba allí” y que también estuvo en el avión del “Operativo Aire 718”.

“No pude trabajar en Jujuy, hasta que fui a Clorinda, Formosa”, relató el testigo, respecto de lo ocurrido tras su liberación, cuando vivió la “gran odisea de no conseguir trabajo”, de que no lo dejaran en paz, y de padecer las secuelas de los tormentos, con las que carga hasta hoy por una grave enfermedad renal que sufre.

Luego fue el turno de Adelaida Corbalán, detenida desde 7 de abril de 1976 en Palpalá, quien recordó que la trasladaron a ella junto a otras mujeres que fueron sacadas la noche anterior de sus celdas manteniéndolas hasta el otro día en un patio tapadas con una colcha, ello mientras les gritaban y por el miedo que tenían no podían dejar de llorar.

Relató Corbalán que antes de su detención varias veces quisieron agarrarla y que le solían gritar “montoneros y subversivos” a ella y a su marido. “No quería recordar mucho porque sabía que me iba a pasar esto, más que todo por lo que le toca vivir a mi hija”, sostuvo con un leve llanto, cuando relató que cuando fue llevada su hija tenía tan solo cuatro años, la cual padece actualmente un problema psíquico por el cual está casi sorda.

Sobre el vuelo, Corbalán relató que si bien no las golpearon ni vendaron, iban esposadas y eran custodiadas por alrededor de unos seis hombres, que les decían que eran “una ratas (…) utilizadas por los políticos”.

La audiencia finalizó sin el testimonio de otras víctimas que iban a declarar con sistema de teleconferencia, debido a problemas técnicos ocasionados por una fuerte tormenta que se desató por la tarde y que fueron pospuestas para la próxima audiencia, el miércoles 11 de febrero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.