“Hoy tenemos que entrar predispuestos a que en el aula nos vamos a encontrar con un chico alcohólico o adicto a alguna sustancia”

duranJujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Omar Durán, docente de la Escuela Provincial de Comercio Nº4 de Libertador General San Martín, aseguró que en la actualidad, a comparación de 20 años atrás, las problemáticas de los adolescentes con las adicción a diferentes sustancias y al alcohol ha aumentado, y que lamentablemente es algo que se ve en las aulas y los docentes “nos encontramos sin las herramientas para poder accionar”.

Además compartió, a través de nuestro medio, su experiencia de 29 años de docencia en Libertador General San Martín, lo difícil que fueron los primeros años y los cambios que han tenido los alumnos a lo largo de las décadas.

Omar Durán manifestó a JUJUY AL DÍA® que para él la enseñanza “tiene muchas acepciones hoy por hoy y depende del posicionamiento y el enfoque pedagógico que pueda dar algún autor, pero la enseñanza es aprender los conocimientos académicos, pero también es enseñanzas de vida”.

“Dar clases suena muy encasillado en referencia a un espacio o solo a lo académico, pero un docente como yo puede enseñar a pintar, a dibujar, y también cosas de la vida que son útiles para los jóvenes y a veces uno debe salirse de la curricula y no porque uno se lo proponga sino porque el contexto del alumno lo demanda, porque este ha cambiado mucho”.

En este sentido agregó “el cambio que sufrió es enorme, por ejemplo antes el estudiante se podía olvidar un elemento pero hoy directamente no lo lleva, no es que se lo olvido sino que ha perdido ese interés, ese entusiasmo por el aspecto creativo e imaginativo que pretende el arte, eso se ha perdido”.

Explicó que “esto tiene que ver con la invasión tecnológica que nos lleva en una carrera sobre quien aprende más sobre lo tecnológico, y esto produce que los jóvenes imiten lo que hacen los otros, lo que nos juega en contra, pero hay que lucharla”.

Como parte de sus anécdotas como docente y con sus alumnos de las escuelas del interior de nuestra provincia, Durán comentó “hay algo en Ledesma que no lo vi en otro lado, por ejemplo en la época de la Fiesta de los Estudiantes lo que se hace, quizás no alcance a lo que se hace en capital, pero allá la tradición es hacer un telón de 12 metros por 10 metros y ponerle elementos como a una carroza, y allí tuve muchas experiencias lindas, con chicos que se soltaron y descubrieron su habilidad para el arte”.

“Pero también tuve experiencias con sabores amargos, hoy está instalado el tema del alcoholismo, pero antes había que renegar con los chicos, cuidarlos para que no beban, había que mostrar carácter”, sostuvo.

JUJUY AL DÍA® consultó al docente si esta problemática de adicciones y alcoholismo de los adolescentes ha aumentado con el pasar de los años, Omar Duran aseguró que “si, así es. Hoy tenemos que entrar predispuestos a que en el aula nos vamos a encontrar con un chico alcohólico o un chico adicto a alguna sustancia”.

Y afirmó que ante este escenario, los docentes “de pronto nos encontramos sin las herramientas para poder accionar porque si entramos a pretender indagar su conducta, por ahí nos metemos en su vida privada y chocamos porque en la mochila que tenemos como docentes no encontramos herramientas para este tipo de situaciones, tenemos que convivir con esto buscando que todo salga lo mejor posible”.

Acerca de sus inicios como docente, Omar Durán manifestó que “empecé en la Escuela 107 ‘San Martín de Porres’ de Libertador, y mis primeros tiempos fueron muy sacrificados porque debía levantarme a las 4 de la mañana para llegar a las 5 a la Terminal ya que a ese horario no había colectivos urbanos. Luego viajar para llegar a las 7:30 a Libertador y esperar unas horas hasta que empezaran las clases. A veces viajaba por 1 o 2 horas, y lo hice a lo largo de 10 años y hasta que la salud empezó a resentirse y el consejo médico era quedarme allá o pedir traslado, algo que no podía hacer, así que me tuve que quedar allá”.

Comentó “la primer anécdota que puedo relatar es que a las dos semanas de comenzar en el nivel primario podía pagarme el pasaje de ida, pero no el de vuelta, para volver debía volverme ‘a dedo’”.

“A veces llegaba a mi casa a las 7 u 11 de la noche porque dependía de la voluntad de los conductores que me podrían acercar. Eso lo hice casi 2 años porque el sueldo siempre se demoraba pero luego compraba el abono y viajaba diariamente”.

Para finalizar, Omar Durán expresó lo que le significó comenzar a trabajar como educador en una escuela del interior de la provincia de Jujuy.

“Libertador es una ciudad, ya está todo urbanizado, no había diferencia con las escuelas de capital pero si pequeños destellos de lo cultural porque tiene otras vivencias, aun hay resabios de algunas tribus, como la Wichi, entre otras. Y había que respetar la cultura del alumno y de eso aprendí muchas cosas y lo sigo haciendo, estos 29 años han sido de plena enseñanza de mi parte y de aprendizaje de la cultura de Ledesma”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.