Vecinos y comerciantes juntan firmas para evitar el traslado de la vieja Terminal de ómnibus

traslado terminaJujuy al día® – Tras el anuncio del traslado de los viajes de media distancia de la vieja Terminal de ómnibus de San Salvador de Jujuy hacia la nueva Terminal, vecinos y comerciantes recolectan firmas para pedir una prorroga y evitar que dicho traslado, impulsado por el gobierno provincial, se lleve a cabo.

El traslado definitivo se llevará adelante durante el mes de febrero, y las instalaciones de nuestra vieja Terminal de ómnibus dejarán de funcionar como tal, ya que en su lugar se dispuso la llegada de otras dependencias provinciales, tales como parte de la Policía, Bomberos y el Centro de Documentación Rápida.

Las personas que se manifiestan en contra de tal traslado, llevan juntadas cientos de firmas de ciudadanos preocupados y de comerciantes de la zona.

Según indicaron a nuestro medio que el hecho que la Terminal deje de funcionar como tal traería diversos perjuicios a la ciudadanía.

En primer lugar destacan la gran cantidad de personas que llegan a la capital desde distintas localidades del interior en los colectivos de media distancia. Mucho de ellos son trabajadores y estudiantes que vienen a San Salvador de Jujuy durante todo el día hacia sus lugares de trabajo o instituciones educativas, y el cambio que se determinó causará un gran perjuicio ya que una vez que se concrete le significará un doble gasto a las personas llegar al centro de nuestra ciudad, porque no solo deberán abonar el viaje desde, por ejemplo Palpalá o San Pedro de Jujuy, sino que luego deberán pagar el boleto del transporte urbano para venir desde la zona sur al centro y microcentro.

El otro problema que manifiestan es el impacto que tendrá la decisión del gobierno provincial en los comercios y vendedores apostados en las periferias de la vieja Terminal.

Acusan que el tránsito de personas ya no será el mismo y temen que sus ventas disminuyan y puedan perder el único ingreso económico que muchas de estas personas tienen.

Asimismo hacen hincapié en la seguridad, ya que temen que mientras duren las remodelaciones y traslado de las dependencias provinciales, el lugar pueda convertirse en una “boca de lobo”, donde pueden esconderse delincuentes que puedan atacar a los miles de vecinos que transitan en horas de la tarde y noche para dirigirse a sus hogares.