VIH en Jujuy: el 30% de los infectados por el virus no sabe de su serología positiva

Roman 2Jujuy al día® – En el marco del mes de prevención y lucha contra el VIH, en una entrevista con nuestro medio, el titular del Programa Provincial de VIH, Raúl Román, indicó que en nuestra provincia, tal como a nivel nacional, existe aproximadamente un 30% de las personas con VIH que no sabe que padece esta grave patología y por ende no se encuentran bajo tratamiento.

Además comentó que en Jujuy del total de mujeres embarazadas y menores expuestos a la enfermedad, hay un porcentaje de 4 y el 6% nacimientos con bebés infectados y aclaró que es muy bajo el índice de uso del único método de prevención de VIH, el preservativo, principalmente en jóvenes y adolescentes.

Raúl Román se refirió al número de personas infectadas en nuestra provincia, manifestó que “a nivel nacional tenemos un registro de 120 mil personas aproximadamente con VIH de las cuales un 30% no sabe que tiene VIH, o sea que bajo programa tenemos aproximadamente, en Nación, más de 70 mil personas diagnosticada y alrededor de 60 mil personas en tratamiento. En Jujuy tenemos notificados en el Programa Provincial 1.400 pacientes de los cuales tenemos en tratamiento aproximadamente un 70%”.

Comentó que el resto de las personas infestados “no están, o han fallecido, o se han ido a otra provincia o no se encuentran bajo tratamiento por distintos motivos, por lo que podemos extrapolar este 30% a la provincia y lo que tenemos que hacer como sistema de salud y sociedad es buscar a estas personas que no saben que tienen VIH y lo tenemos que hacer a través de la promoción del testeo de VIH, tenemos que hacer propaganda y tenemos que trazar una estrategia para que las personas que quieran hacerse un análisis de VIH puedan hacerse el análisis y no tengan un rechazó por cualquier motivo”.

También mencionó que “tenemos el número de personas viviendo con VIH y un mapa, el mayor número de personas se concentra en San Salvador de Jujuy, un 42% y tenemos zona epidemiológicamente muy activas como lo la zona del ramal, entre San Pedro y Libertador, donde suman casi un 26% y en los últimos años vimos un incremento en la zona del El Carmen y Los Pericos, así que hemos trazado una estrategia con el hospital Zabala para facilitar el acceso al diagnóstico y ya se ha empezado a atender personas con VIH”.

Además señaló que “esta es la política que queremos implementar desde el Programa junto al Servicio de Infectología del Hospital San Roque para que este servicio no se sature de pacientes con VIH y puedan ser asistidas en sus lugres de origen, como en el Hospital Oscar Orias, Guillermo Paterson, Arturo Zabala, y Guillermo Snopek de Alto Comedero que ya atienden personas con VIH. Vamos a trabajar con los hospitales del interior que nos faltan como los de Humahuaca, La Quiaca, Tilcara y más los que ya nombre y fortaleceremos al Pablo Soria, San Roque y Snopek”.

En relación a la variación por año de personas diagnosticadas, que rondan entre las 100 y 120 personas anuales, y los picos que hubieron hace dos años, Raúl Román mencionó que “probablemente fue porque tuvimos una mayor oferta de diagnóstico y que tengamos un aumento en el diagnóstico no significa que sea malo, significa que hemos buscado, diagnosticado y que más personas están en tratamiento y hoy pueden tener una vida normal si hacen los controles médicos necesarios”.

Sobre la posibilidad de que existan en Jujuy personas que saben de su serología positiva y contagien la enfermedad, Román indicó que “eso es parte de un mito y siempre se habló que la persona que vive con VIH lo transmite a propósito a otra persona. Tanto en mi práctica asistencial como ahora en el Programa no hemos detectado esto, pero no puedo asegurarlo ni poner la manos en el fuego por nadie, esto es una cuestión personal”.

Sostuvo que “en Argentina siempre se ha trabajado como aliados al sistema de salud a las personas con VIH, tenemos asociaciones de contención formadas por pares y familiares de personas con esta enfermedad que son concejeros, asesores, como AYNI, que se formó con personas viviendo con el virus y familiares de las mismas, lo que para el servicio de Infectología del Hospital San Roque y para el Programa Provincial ha sido de mucha ayuda”.

Acerca de la realidad entorno a la transmisión vertical, es decir de madre a hijo, del VIH, Raúl Román expresó que “la situación del NOA en particular es para tener en cuenta y esto va de la mano de múltiples factores, como por ejemplo que una mujer acceda al control de salud y una vez que lo haga solicite el test de VIH, se lo haga, y si es positivo tiene que volver a la persona y al médico para que esa mamá sea puesta en tratamiento de forma rápida para que el bebé nazca sin VIH, y eso es posible, es factible”.

Indicó que “venimos trabajando en esta temática que es verdaderamente un problema, el diagnóstico de VIH pediátrico es muy lamentable para el sistema de salud porque no debería ser así, ya que si un niño tiene HIV quiere decir que han pasado todos los filtros de salud, y falló el control de embarazo en atención primaria, en el momento del parto, en pediatría, de hecho en Jujuy tenemos alrededor de 20 mil test anuales hechos solamente en embarazadas , al inicio del embarazo, a la mitad del embarazo, al momento del parto y en algunas situaciones hasta el puerperio porque la transmisión vertical puede ser en la panza de la mamá, en el parto o por la lactancia materna”.

“Pero esto sigue sucediendo, hay tasas a nivel nacional de alrededor de un de un 4% del total de embarazadas y de niños expuestos, y eso se puede extrapolar ha Jujuy y tenemos los mismos números, entre un 4 y 6 %, y nuestro objetivo es disminuir esta tasa de transmisión, y esto lleva un esfuerzo en conjunto pero sabemos que por nuestra geografía o por el acceso al sistema de salud es una situación que se nos complica”, sostuvo.

En relación a los jóvenes y adolescentes frente a esta enfermedad, Román sostuvo que “son una franja vulnerable, es una población de riego o de vulnerabilidad incrementada, al igual que los mayores de 55 años. También tenemos una tasa de uso de preservativos baja en todas las franjas etáreas, por ahí el joven adulto tiene mayor conciencia y mas uso del preservativo pero los más jóvenes, menores de 24 años son una franja particularmente vulnerable pese a que en toda la provincia tenemos provisión de preservativos, y su acceso es muy fácil y gratuito”.

“Tenemos que promover el uso de preservativo cuando no haya una conducta de abstinencia sexual pero sabemos que tenemos una tasa de embarazo adolescentes que es alta y eso demuestra que el uso del preservativo y de métodos de anticoncepción es bajo. Pero no hay que confundir los métodos de anticoncepción, la pastillas o inyección, ya que esos no son métodos que previenen la transmisión de VIH, el único método que previene esta transmisión es el preservativo”.

Acerca del trabajo sexual como factor de alto riesgo de transmisión del VIH, Román mencionó que “totalmente y es algo que nos preocupa, por lo que hemos tratado de armar de nuevo redes de contención a través de ATTTA (Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero de Argentina), y con AMMAR (Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina) para la capacitación a las trabajadoras sexuales y la sensibilización en el uso del preservativo, porque este es un grupo de vulnerabilidad en relación a la adquisición y transmisión del VIH”.

Pero aclaró que “hay que trabajar también con la sociedad porque hay personas que consumen esto por ello además de trabajar con las trabajadoras y trabajadores sexuales debemos hacer lo mismo con nuestra sociedad porque si hay un consumo de sexo comercial también debe haber un uso igual de preservativos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.