Fellner y los límites de la complicidad

hugo nuevaCuando decimos complicidad, podemos hablar de una actitud con la que se muestra que existe conocimiento por parte de dos o más personas, de algo que es secreto u oculto para los demás. O de la cooperación o participación en la comisión de un delito. O que se manifiesta o siente solidaridad o camaradería. Desde todas estas acepciones es posible analizar la actitud del gobernador Eduardo Fellner respecto de su constante colaboración, cooperación o connivencia con la viuda de Kirchner.

Claro que para ser justos es necesario darle contexto a cada uno de los gestos de complicidad que aquí traemos. Todos vinculados a la denuncia del fallecido (sospechosamente) fiscal Alberto Nisman y por supuesto a su no poca estridente desaparición, pues solo el contexto le puede dar un matiz negativo o positivo. A modo de ejemplo podemos decir que si se habla de una fechoría cualquiera, complicidad en la misma será negativa. Si se habla de amigos, parientes, parejas, decir de ellos que sienten una especial complicidad significa que están muy unidos, muy próximos, que se entienden muy bien.

Claro que aquí no estamos ante un escenario de amistad, ni parentesco y mucho menos de pareja, pero la unidad, proximidad y entendimiento confunden a propios y extraños.

Días pasados Fellner en abierta defensa (vaya a saber que es lo que defiende) de la titular del PEN, tras la denuncia pública realizada por el ahora (convenientemente) extinto fiscal Nisman, salió al cruce calificando la medida de “barbaridad política”. Como si se hubiera tratado de una acción política y no una judicial.

Podemos decir que hasta ahí logramos entender la complicidad, tal vez hay aspiraciones del hombre o algo bastante más oculto, porque convengamos, aquí no hablamos de fundamentalismos religiosos, ni ideológicos, hablamos de un triste y mal comprendido interés político. Lo que va resultando poco claro, hasta desde el interés político, es complicarse con el insólito caso de la muerte del Fiscal Nisman.

La cronología de los hechos nos ayuda a mostrar que hasta el momento Fellner no salió a decir ni mu. No se le conoció postura alguna. Ni apareció. Como es que de golpe y porrazo convoca al directorio del PJ nacional a una reunión en la que, como primera medida, respaldarán a la viuda de Kirchner y luego, pero como una preocupación menor, pedirán se investigue la muerte de Nisman “hasta las últimas consecuencias”. Ah, perdón, se omitió aquí que el llamado a la mesa del PJ lo hizo la viuda de Kirchner y Fellner le puso la firma.

Entonces ya vamos teniendo un panorama de lo que el título de esta columna reza y nos preguntamos ¿Hasta donde llegan los límites de la complicidad? Será desde la primera acepción “el conocimiento por parte de dos o más personas de algo que es secreto u oculto”. ¿O será desde la segunda? “La cooperación o participación en la comisión de un delito”

Lo antes dicho nos llama a preguntarnos si los peronistas se sienten representados por los miembros de una mesa de conducción que avala lo que la sociedad, casi en su conjunto, niega. Los resultados de dos encuestas respecto de la denuncia del extinto Nisman, la que implica directamente a la presidenta, y el sospechoso fallecimiento del mismo, las que se dieron a conocer en distintos medios (claro que ninguno oficialista), claramente indican lo que los ciudadanos piensan de la situación. Más del 80% cree que la denuncia tiene asidero. Más del 70% descree del suicidio del fiscal Nisman. ¿De éstos que porcentaje es afiliado o simpatizante del PJ?

Entonces, o el PJ ya no se nutre del sentimiento del pueblo o ha dejado del ser el PJ. Claro que no es lo mismo PJ, que sello PJ, que FPV disfrazado de PJ. Esto nos lleva preguntarnos ¿Será hora de declarar la muerte del peronismo? Ese será tema de otra columna que ya esta en proceso.

Los límites de la complicidad no tienen que ver con la teoría, ni con acepciones lingüísticas, ni con posiciones políticas, tiene que ver con la moral, con su presencia o ausencia. Una de las más célebres y conocidas sentencias de Ortega y Gasset nos da una pista. Aunque se la dio a conocer algo recortada pues así como no debe haber quien no haya oído alguna vez aquello de que el hombre es el hombre y sus circunstancias, seguro que tampoco se enteró de cómo se completa: El hombre es el hombre y sus circunstancias, “pero la circunstancia es el dilema, lo que resuelve es el carácter” decía. Cuando Ortega hablaba de carácter se refería a la moral del hombre. Entonces, gobernador Fellner que lo que resuelva sus límites sean el carácter.

Por último, porqué es imposible, por una vez, hacer lo correcto. Si hay una denuncia en la justicia, presentarse y hacer lo necesario –no lo imposible- para vindicarse, como lo hace cualquier hijo de vecino.

Es ilógico desde lo político y hasta desde lo humano que cada vez que alguien señala a la persona de la presidenta o algún elegido, en vez de serenarse y serenar a la sociedad salgan como energúmenos -siempre los mismos, incluido Fellner- a tratar de invertir la carga de la prueba y que sean los señaladores los señalados. No es saludable que esto siga sucediendo. No lo es para los políticos oficialistas y tampoco para los opositores y mucho menos para la sociedad en su conjunto. Ahora salir a disfrazar una evidente complicidad con la viuda de Kirchner, con el pedido de una profunda investigación de la, por lo menos sospechada, muerte de Nisman, no mejora la situación institucional ni del PEN, ni de los partidos políticos y ni que hablar de los políticos en su conjunto. Tratamos en todo momento de no cargar las tintas sobre una sola expresión política, el PJ-FPV, pero parece que ya es inocultable que si no llamamos a las cosas por su nombre, nosotros mismos nos convertimos en cómplices, y de los peores. Ahora será el PJ-FPV el que hoy en su reunión de cúpula decida si la complicidad seguirá siendo una cuestión de camarillas o de circunstancias. Que resuelva la moral, si la encuentran.

Para finalizar y respecto de la muerte de Nisman. La tesis que presenta el gobierno y manejan algunos medios oficialistas, los que en otro contexto hasta podrían tener algún grado de veracidad, abre terribles, abismales, dudas.

Que dicen desde el gobierno. Lo primero que se trató de instalar fue la teoría del suicidio. Todos señalaban, suicidio, suicidio. Luego le agregaron la sospecha ¿Por qué se volvió antes de los previsto Nisman? Y así una y otra cuota de información que debería generar un manto de sospecha sobre algunos grupos de inteligencia.

Lo pongamos así y tomando a don Jorge Asis, quien dijo que esto pudo ser desde el gobierno o contra el gobierno. Descartemos el primer concepto y vamos al segundo. Si fuera contra el gobierno, el que más está haciendo para que se descarte es el gobierno. Pasa que la costumbre insana de tratar de invertir la carga de la prueba en todos y cada uno de los casos que le toca enfrentar el gobierno, este se le esta volviendo en contra. Decimos esto porque lo saludable hubiera sido (antes, desde el principio) desde el vamos, ponerse a favor de la victima. No construir suicidios, que ni siquiera fueron presentados como una posibilidad. Dar a la justicia toda herramienta que estuviera en sus manos para viabilizar la investigación, en vez de enviar al Secretario de Seguridad a generar más dudas que certezas. Dejar de lado los resultados de una denuncia que solo era eso, una denuncia y dedicarse de pleno a colaborar con la familia de Nisman. Y como detalle no menor, no por que no haya más ítems que agregar, dar la cara. Esta vez sí utilizar la Cadena Nacional para solidarizarse con la familia, los amigos y la sociedad que sospecha. Claro que todo esto hubiera sido una buena estrategia si no fuera de que se trata de quien se trata, nada más y nada menos que de quien ha tenido una permanente actitud contestataria y soberbia. Una vez más Ortega tenía razón cuando decía “El hombre pierde su sombra solo cuando llega el mediodia”.

Nadie en su sano juicio dejará de preguntarse si era tan terrible lo que Nisman tenía contra CFK que esta prefirió pagar el costo de su muerte.

Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.