En Jujuy: el consumo de carnes y vegetales sufrió una importante variación negativa durante el último año

Mercado 2Jujuy al día® – Está claro que la inflación que atormenta a nuestros bolsillos desde hace años y bajo nivel salarial afectó y afecta cada día nuestros hábitos de consumo, hasta los más esenciales.

La caída del consumo, en todos los rubros, provoca a su vez graves problemas en los sectores comerciales que ven indefectiblemente afectados sus ingresos.

Nuestro medio salió a recorrer diferentes comercios, en este caso carnicerías, verdulerías y supermercados, para charlar con los comerciantes acerca del consumo que han tenido y vienen teniendo los jujeños en los últimos años.

En general, en el caso de las carnes rojas, los carniceros indicaron que el consumo general ha caído entre un 25% y 30%, es decir que la gente está comprando mucha menos carne, y su principal razón recae en el aumento que este producto ha tenido, el cual ha superado el 25%.

Lo mismo ha pasado con los pollos. Si bien al haber tenido una caída importante el consumo de carnes rojas, mucha gente se volcó a consumir carnes blancas, pero los precios de estos productos tuvieron una importante escalada los primeros meses del 2014, donde el kilo de pollo paso de salir 8,50-9 pesos a costar 17 a 22 pesos, y más, también generó una marcada caída en su consumo, pero menor al de las carnes vacunas y porcinas.

Ahora bien, la forma del consumo de estos productos también ha variado, y depende mucho de donde se compra, estamos hablando de si se compran en nuestros mercados, en un supermercado o en una carnicería barrial.

Los comerciantes del mercado indican que la gente compra los cortes tradicionales y que les puedan servir para varias comidas, puntualmente para la preparación de milanesas y bifes, por lo que llegan a comprar, en promedio, un kilo y medio o un poco más por semana, lo que significa en dinero entre 150 y 200 pesos semanales. Los cortes que se venden son lomo chato, bola de lomo, en algunos casos cuadrada, o peceto, para los más exigentes.

En el caso de los supermercados, salvo que sea fin de semana, mucha gente se acostumbro a llevar los cortes envasados, y hablamos de carnes listas para cocinar, donde volvemos a los bifes, y otros cortes como el tradicional vacío.

Esta situación cambia en las carnicerías barriales, donde la forma del consumo se redujo a porciones.

Las personas llegan y compran 3 bifes, 3 milanesas, menos de medio kilo de carne molida, es decir para el consumo diario y lo que le alcanza.

En el caso de las carnes blancas, los vecinos de Jujuy optan en su mayoría por comprar un pollo entero, de entre 2 y 3 kilos, que puede rondar entre 45 y 60 pesos, de acuerdo al lugar donde se compre.

Esto se debe a que, en relación al precio, es más económico que comprar varios ¼ de pollos o solo pechuga, algo que también se realiza pensando en que alcance al menos para dos comidas.

La vedette en esto son las milanesas, y más en las carnicerías y pollerías barriales, donde se veden por kilos diariamente, y es algo que para la ama de casa simplifica mucho la elaboración de la comida.

En el caso de los vegetales, cada vez menos gente va, como años antes, a comprar un sábado o un domingo la verdura para toda la semana, estas compras se han reducido a lo requerido para la comida del día.

Esto provocó que los vecinos vayan al mercado, o a una verdulería barrial, a comprar medio kilo de una verdura y medio de otra, lejos de la variabilidad y centrándose en las papas, tomates, lechuga, zanahoria, y en algunos vegetales verdes como acelga y espinacas, las cuales se venden por lo general en atados.

Lo mismo sucede con las frutas, lejos de llevar una docena o un kilo, se remiten a la compra unitaria, a solo lo que va a consumir ese día.

Este tipo de venta al menudeo y los vendedores ilegales que se encuentran principalmente en las periferias del mercado generan serios inconvenientes a los comerciantes que ven como disminuyen sus ingresos.

Obviamente que esta caída en el consumo y también en su forma, afectan mucho la calidad alimenticia y nutricional que tenemos los jujeños, ya que, según especialistas, debido a la coyuntura económica y social, nos hemos volcado mucho al consumo de arroz y fideos, volviéndolo casi un monoconsumo, además preferimos comer un sándwich, un pancho, antes de preparar una ensalada y no estamos pensando en la calidad de nutrientes que debemos consumir los adultos que debemos tener energías para realizar nuestras tareas diarias o la buena nutrición de deben tener nuestros hijos que están en pleno crecimiento.