Solicitan acompañamiento de la comunidad para el control del pasto cubano

yuyo cubanoJujuy al día® – La Dirección Provincial de Sanidad y Calidad Agropecuaria pidió la colaboración de productores, municipios y comunidad para controlar la expansión del pasto o yuyo cubano, plaga de la agricultura que perjudica a cultivos locales.

“Hay que tener en cuenta dos aspectos: los lugares donde está instalada la maleza y donde ésta pueda llegar: éste último aspecto es el de mayor preocupación”, dijo el titular del área, Néstor Marcelo Milisenda.

Comentó que los principales esfuerzos tienden a evitar que esta planta invasora se disemine en sitios destinados a producciones agrícolas en Jujuy. Para ello, mencionó la articulación con otros organismos, así como el pedido expreso cursado a Comisiones municipales y Municipios.

“Estamos con Vialidad de la Provincia trabajando en el segado en banquinas, con una posterior aplicación de herbicidas prevista en este mes de enero y una segunda aplicación en el periodo marzo-abril, previo a la floración. Pero también necesitamos que los productores y vecinos nos acompañen en el control de esta plaga”, dijo el Director.

El girasolillo, pasto o yuyo cubano es llamativo por su gran cantidad de flores amarillas y altura, que suele rondar los 2 metros. Se lo observa en potreros abandonados y al costado de caminos rurales, baldíos urbanos y suburbanos. Cada planta puede generar unas 5 mil semillas de alto poder germinativo, las cuales se esparcen fácilmente por el tránsito vehicular, el uso de maquinarias y el viento. Por lo tanto, se quiere frenar su propagación masiva.

“Está en Jujuy, Salta y se dispersó hasta llegar a Santiago del Estero y parte de Chaco. Compite con los cultivos como la caña de azúcar, cítricos y el tabaco. Necesitamos que el productor entienda que no sólo debe trabajar en la zona donde cultiva, sino también en los alambrados y áreas perimetrales, donde la maleza crece y se multiplica rápidamente”, agregó Milisenda.

Plaga de la agricultura

La especie conocida científicamente como “Thitonia tubaeformis (Jack.) Cass” proviene de México y Guatemala, pero fue introducida en Jujuy a través de una partida de kenaf (planta de uso industrial) procedente de Cuba en la década de 1950, adquiriendo desde allí el nombre de pasto o yuyo cubano.

La maleza es huésped alternativo de “Sclerotinia”, enfermedad que puede afectar a plantaciones de tabaco en condiciones de excesiva humedad. Por éste y otros perjuicios Nación la declaró plaga de la agricultura mediante Decreto-Ley 6704/63, adoptándose idéntica decisión en Jujuy mediante el Decreto Nº 768-H/81 del Poder Ejecutivo y la Ley de Sanidad Vegetal 3240.

Actualmente, la nueva normativa de Sanidad Vegetal y Agroquímicos de la provincia (Ley 4975/96) y su decreto 4109/97 se refieren a la obligatoriedad de su control, tanto en áreas cultivadas como no cultivadas.

De allí procede la función asignada a la Dirección Provincial de Sanidad y Calidad Agropecuaria, quien lleva adelante planes específicos para controlar la proliferación del pasto cubano a escala territorial.