Jujuy: Funcionario judicial montó operativo policial e intentó meter preso a un inspector por hacerle la multa

[pullquote]Repudiable impunidad y abuso de autoridad[/pullquote]

 

Jujuy al día® – A través de una entrega de prensa con origen en el FGE (SEOM) dieron a conocer que “Un funcionario de la Fiscalía N°1, Guillermo Miguel B, protagonizó un hecho de repudiable y canallesca impunidad cuando montó un operativo policial para tratar de detener a un inspector de tránsito municipal que le había hecho la multa por mal estacionamiento con posterior remolque del vehículo infractor. El SEOM analiza denunciar al deshonesto funcionario de la Justicia provincial.

Este martes 23 de diciembre, alrededor de las 17 horas, el inspector de tránsito municipal, Daniel Cordero, con 25 años de servicio, cumplía su trabajo en la zona de la avenida 19 de Abril. A la altura de calle Sarmiento, sobre la transitada avenida, se encontraba estacionado del lado derecho un vehículo Chevrolet Meriva, color gris, chapa patente JYP 453, en flagrante infracción, ya que se estaba detenido en zona de parada de colectivo urbano.

Al ver que pasaban los minutos y el conductor no aparecía, el inspector procedió a hacer lo que corresponde: la multa, con llamado a la grúa para el remolque del rodado. El trabajador municipal esperó un tiempo más que prudencial hasta que procedió a actuar. Instantes después de que el auto había sido remolcado, apareció la conductora, identificada como María Elsa F., quien llamó a su marido, un individuo que posteriormente sería identificado como Guillermo Miguel B.

La infracción ya se había sustanciado cuando B., mediante presiones y malos tratos, exigió que le restituyan el auto a su mujer, argumentando que él trabaja en el Poder Judicial de la Provincia como ayudante de Fiscalía. El inspector respondió que el vehículo no contaba con ninguna identificación oficial y que por eso se presumía que era de uso particular, por lo cual correspondía multarlo. Lejos de actuar con la prudencia del caso y tratando de resolver la situación por los canales administrativos y legales correspondientes, el joven B. hizo gala de su mala educación y de un manejo impune: amenazó al trabajador con enviarle la policía para detenerlo por supuesto “desacato a la autoridad”. Al ver que el inspector y su jefe de turno no se doblegarían ante el ultraje de alguien que se esconde en un cargo judicial para demandar privilegios, B. cumplió su amenaza: realizó una llamada telefónica y en minutos aparecieron unos 30 efectivos de la policía, entre ellos la Infantería, armados con itacas, cascos, palos y escudos.

Hasta eso, ya se había juntado un grupo de personas que fueron testigos del descomunal despliegue policial y que empezaron a dar su apoyo a viva voz al inspector y a repudiar la desfachatez de B. por usar su cargo para exigir un trato diferenciado, mientras intentaba amedrentar al inspector con la policía. Alertados por radio, un grupo de inspectores de tránsito se apersonaron en el lugar para dar apoyo a su compañero, quien a esa altura se encontraba aferrado a un vallado, tratando de que la policía no se lo lleve. Tras algunos forcejeos, los policías no cumplieron con la orden de de B. de llevar detenido al inspector.

“Me trataron como un asaltante. Daba la impresión que este muchacho no quería pagar la multa. Porque todo el tiempo estuvo llamando por teléfono a un supuesto fiscal o juez, para que le liberen el auto. Lo que me da bronca es que ahora puede venir cualquier funcionario judicial y va a llamar a un juez para que detengan a cualquiera porque a él se le da la gana. Yo creo que ante la Constitución somos todos iguales y tenemos los mismos derechos. No porque alguien sea funcionario puede hacer lo que quiera con la gente humilde como cualquier trabajador estatal”, dijo Cordero, una vez que regresó a la Dirección de Tránsito.

Al enterarse del hecho, se hizo presente el secretario de Organización del SEOM, Alberto Arias, quien asistió al inspector, el trabajador se calmó y pudo relatar lo sucedido a las autoridades municipales del área. “Se trata de un abuso de autoridad de un sujeto llamado Guillermo B., quien sería ayudante de un fiscal. Nosotros teníamos entendido que los fiscales están para investigar las cosas que están mal en la ciudad. Por ejemplo, si hay venta de droga, hay que investigar. Si hay trata de personas, hay que investigar. Pero ser ayudante de fiscal para beneficio propio, no está bien”, sostuvo Arias.

“Es una vergüenza que tengamos esta clase de gente en las fiscalías, sabiendo dónde están los distribuidores de droga en la provincia de Jujuy, quiénes hacen trata de blancas y dónde está la venta de paco. El compañero Cordero es un trabajador honorable, doy fe. Es intachable, un hombre bueno. Nosotros no vamos a permitir que ningún trabajador, sea del SEOM, de ATE o de UPCN, sea atropellado ni avasallado”, agregó.

“Esto debe ser un tirón de orejas para la justicia y para los que tienen chapa para hacer cosas personales. Si Beller o su mujer estaban en infracción, lo que deben hacer es concurrir al Juzgado de Faltas, pedir disculpas por dejar estacionado el auto en la parada del colectivo, pagar la multa y retirar el vehículo. No hay que malgastar la plata del Estado llamando policías, patrulleros. ¿Qué somos? ¿Delincuentes? Señor Beller: usted tiene que rever su situación y empezar a trabajar por el bien de la comunidad”, instó Arias, quien recordó que hay videos y muchos testigos anotados para contar lo que efectivamente pasó, en caso de que el funcionario judicial B. trate de tergiversar los hechos.

El sindicalista destinó finalmente un párrafo aparte para el Secretario de Servicios Públicos municipal, Guillermo Marenco. “Cuando tenemos que reclamar y quemar gomas, lo hacemos. Pero hoy, tenemos que decir que Marenco actuó como un jefe responsable, poniéndose del lado del trabajador”.