Cuando Feliz Navidad no son solo palabras

Las palabras de Mafalda sólo son un disparador para hacernos ver –vaya paradoja- que no estamos escuchando y mucho menos interpretando las palabras paz y amor. Tal vez la pérdida de candidez, la dureza la de la vida, las malas experiencias, los malos gobiernos, los malos amigos, los malos familiares, en definitiva, los malos, endurecen el oído y el corazón y no nos permiten entregarnos al reclamo de esas palabras, las emita quien las emita.

A las palabras paz y amor habría que agregarle humildad, compromiso, coraje y verdad para componer con ellas toda clase de deseos y pedir para que sea dado.

Hoy recibí de un amigo un mensaje que quiero compartir y que, aseguro, no son solo palabras.

El Verbo se hizo carne y puso su morada entre nosotros, dejémoslo reinar en nuestras almas. San Agustín decía: “son malos tiempos, tiempos fatigosos. Vivamos bien, y serán buenos los tiempos. Los tiempos somos nosotros; como somos nosotros, así son los tiempos”. Cuando reine realmente en nuestras almas, reinará en la Patria”.
Feliz y Santa Navidad