Escarches, encuestas e irritaciones

La última semana, en el marco del rechazo a la unilateral decisión de otorgar una suma fija –en dos cuotas-, por única vez, de 1750 pesos a todos los trabajadores estatales (cosa que les terminó dando la razón a los gremialistas ya que estos aseguraban que dinero había. Lo corroboró el discurso oficial cuando dice que “hubo un gran esfuerzo de recaudación), la agrupación gremial denominada “Intersindical”, como hecho singular pero no novedoso, decidió realizar un escrache en la vivienda del gobernador Fellner. Sobre esto se habló, y mucho. Claro que los que dijeron algo, nunca lo hicieron en publico sino de manera privada, hasta privadísima. Pero lo que se escuchó iba desde la aprobación hasta la desesperanza. También hubo quienes sospecharon por detalles que casi nadie tuvo en cuenta.

Para no hacerlos esperar, los comentarios salientes fueron: 1 (aprobación) “Por fin se dieron cuenta a donde tenían que ir”, “a otros domicilios también deberían escarcharlos” (en abierta alusión a algunos funcionarios que viven por la zona. Nuevos ricos. Nuevos vecinos). 2 (desesperanza) “no se gana nada con eso, deberían investigarlos y meterlos en cana”, “por lo menos ya no van a la plaza a molestar a quienes no deben”.

Las sospechas: Alguien observó con mucha perspicacia que el escrache a fellner consistió en pegar cartelitos con cinta de embalar. Nunca se les hubiera ocurrido pintarle el frente como hacen con todos los edificios del centro, incluida la Casa de Gobierno. A lo mejor no es sospechoso, tal vez sea una nueva forma de decirle malo, malo, malo a alguien con quien se esta enfrentado. Otros dijeron que las faltó sacarle la lengua y hacerle cuernitos para agravar el escrache Light. En fin, mejor que no haya habido violencia extrema, pero parece que algo raro hubo.

De todos modos el monto esta decidido, el cronograma esta anunciado y los efectos esperan su turno para mostrarse hasta fin de año.

Encuestas que asustan, pero sólo a algunos

Las encuestas que encargan los propios partidos políticos o el gobierno conlleva el propósito de, entre otras cosas, saber como están posicionados aquellos que aspiran a cargos electivos. También suelen ocupar la lista de medidos algunos que necesitan confirmar si su imagen o intención de voto tiene alguna intensidad que permita incluirlos en listas como atractores de votos. De cualquier manera, hay malas noticias para unos y buenas para otros. Según la información a la que se pudo acceder, en forma directa a algunas e indirecta a otras, teniendo en cuenta que las encuestas las encargó el gobierno provincial por un lado y el PRO y la UCR por otro, las sorpresas y los trastes al piso estuvieron a la orden del día. Para no abundar mucho sólo se dará a conocer la medición de intención de voto de dos de los principales actores, como lo son, el propio Eduardo Fellner y Gerardo Morales.

La intención de voto para uno y otro es de 49.7% y 34.1%, claro que la diferencia del 15.6% (en promedio de las tres encuestas) es a favor de Gerardo Morales . Todas entre 1400 y 1700 encuestados de toda la provincia.

Como dato anexo podemos comentar que para la candidatura a presidente, los que se llevan casi el 60% del electorado son Sergio Massa y Daniel Scioli, claro que el primero lo aventaja con un 4% de intención de voto a su favor. Las cosas cambian para Fellner cuando se consulta sobre una boleta que lo lleva a Scioli y a él contra Massa y Morales. Allí las cosas se ponen peores para Scioli, tanto que debería pensar muy bien quien será su candidato en Jujuy.

Es importante recordar que en dos encuestas anteriores (del mes de mayo), en promedio, los datos eran los siguientes: La imagen positiva del senador Morales se sostiene y crece sin techo en el orden del 55%, mientras que la del gobernador Fellner cae al 43%. La imagen negativa en el primer caso cae el 31% mientras que la del primer mandatario crece al 44.6%.

Cuando se consulta sobre la intención de voto (a más de un año de las elecciones), Morales obtiene un 34% en una y 37% en otra. Fellner es considerado por el 25% en una y el 24% en otra. El 31% de los encuestados aseguran que nunca votarían a Morales. En tanto que el 44% nunca votarían por Fellner. Otro item muy significativo es la respuesta a la pregunta de que si sería mejor para Jujuy que el próximo gobernador represente una continuidad de la gestión de Fellner, el 26% esta de acuerdo. Cuando se lo requiere sobre la posibilidad que represente un cambio respecto de la gestión Fellner, el 52% estuvo de acuerdo.

Las irritaciones del premier jujeño

Las cosas no están bien, pueden estar peor, pero lo malo es que se siguen cometiendo los mismos errores.

La cuestión de la seguridad en Jujuy se está volviendo algo molesta para corazón de ballena. Tanto es así que decidió darle de la misma medicina que en la nación. Negarla. ¿Como lo hace? prohibiendo que se informe a los medios sobre asaltos, motochorros y también sobre accidentes. Como remate instruyó a los organismos competentes a fin de que éstos no provean ningún tipo de dato estadístico referido a hechos de inseguridad. Claro que Jujuy es tan grande que resulta imposible a los medios conocer sobre hechos que se ocultan deliberadamente. Por ejemplo, hoy mismo Jujuy al día publica información sobre un grave hecho de inseguridad. El que tuvo como víctima a la hermana del ex diputado Alejandro Nieva. María E. Nieva sufrió un ataque en la puerta de su domicilio con tal grado de agresividad que tuvo una fractura triple en uno de sus brazos. Por supuesto que este gravísimo caso de inseguridad fue ocultado ya que no se lo incluyó en el parte de prensa que habitualmente entrega prensa de la policía de la provincia.

Entre otras cosas se supo que el alter ego (el otro yo) del gobernador Fellner vive en un permanente estado de vigilia pues, según reveló algún funcionario indiscreto y que por supuesto es uno más que no lo quiere mucho, el estado de salud del gobernador no estaría pasando por su mejor momento. Claro que lejos de preocuparse, lo que intenta permanentemente es asustar. Para ello tiene casi como una muletilla, cada vez que necesita obtener algo de alguien, lo acompaña con un “lo cuidemos a Eduardo”. Palmariamente, para la lingüística estas apelaciones hablan más del apelante que del apelado. Es tanta la falta de autoridad que ostenta que todo el tiempo necesita manipular a su interlocutor anunciando males peores y para ello, siempre antepone o concluye manifestando “lo cuidemos a Eduardo”.

Las lealtades mal entendidas de algunos gremialistas

Para finalizar no podemos dejar de mencionar una curiosa nota que se publica hoy en Jujuy al día. La que tiene por protagonista al secretario adjunto del Centro de Empleados de Comercio de Jujuy. Este, que presumimos es un gremialista que le debe lealtad a sus afiliados y a nadie más, da miles de volteretas para quedar bien con el gobierno nacional y a la vez con sus representados. Por un lado niega el trabajo informal. Por otro lo resemantiza, propio del protocolo K para desdeñar la realidad. Pero en este ir y venir de los fondos buitres y la maldita prensa hegemónica, desconoce que sus propios afiliados están en situación de informalidad cuando dice no poder precisar si la hay, aunque reconocer que puede ser que haya casos de “mala registración”. Para que este dirigente gremial no quede solo en el desierto lo vamos a hacer acompañar con el filósofo Frederich Nietzche quien proponía que “no hay hechos, hay interpretaciones”. Claro que Foucault se apoya en la tesis de Nietzsche: «No hay hechos, hay interpretaciones», para decir que el poder crea la verdad, es decir, ante un hecho, cada individuo crea su interpretación del hecho, su verdad, pero el poder es el que dispone de los medios para imponer su interpretación a los demás. El poder es la capacidad que tiene una persona o un determinado grupo de imponer su verdad como verdad para todos, con el fin de dominar las voluntades y las conciencias en beneficio propio. Huelgan las palabras.

Finalmente tendremos que darle la razón a quien dijo que “El mayor placer de un hombre inteligente es aparentar ser un idiota delante de un idiota que aparenta ser inteligente”.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Directo de Jujuy al día