Detenidos en regimiento jujeño padecieron un simulacro de fusilamiento durante la noche del 24-M

Jujuy al día® – Dos ex presos políticos, el abogado Segundo Héctor Soria y el periodista Juan Guillermo Gonza, revelaron ayer que padecieron “simulacros de fusilamientos” en el interior del Regimiento de Infantería Mecanizado 20 (RIM-20) en la madrugada del 24 de marzo de 1976. Ambos testigos formaron parte del traslado de 90 víctimas a Buenos Aires en el trístemente conocido “Operativo Aire 718” desde la cárcel de Jujuy a Devoto, en los que se condujo a 12 mujeres y 78 hombres a la Unidad penal 9 de La Plata el 7 de octubre de aquel mismo año en medio de palizas y tormentos vesánicos.

En el tercer juicio que se lleva adelante en Jujuy por delitos de lesa humanidad durante la dictadura cívico militar hay 13 imputados: el teniente coronel retirado Domingo Horacio Marengo y Osvaldo Chiaparo, Juan Héctor Guenchal, Jorge Néstor Ibáñez, Rogelio Mason Iglesias, Arnaldo Ezequiel Jorge, Eduardo José Juárez, Ricardo César Juárez, Juan Carlos Pugni, Jaime Oscar Quintela, Cristóbal José Antonio Retamoso, Andrés Aldo Savorani y Rubén Eduardo Zinc, todos ex miembros del Servicio Penitenciario Federal (SPF), acusados de privación ilegítima de la libertad, tortura y tormentos, durante el vuelo.

Soria y Gonza relataron que junto a ex funcionarios, dirigentes políticos y sindicales, fueron víctimas de simulacros de fusilamientos en el RIM-20.

Soria, abogado y ex militante de la PJ en aquel entonces, fue “levantado” desde su domicilio por encapuchados y trasladado en una camioneta de Vialidad de la Provincia hasta el regimiento y posteriormente llevado a la cárcel de barrio Gorriti en la capital jujeña.

El vio en la cárcel al desaparecido Jorge Turk, sobre quien el obispo José Miguel Medina le dijo que había sido “juzgado por un consejo de guerra y ejecutado”.

Soria también reveló que Juan Ángel “Pájaro Loco” Robles desapareció del penal luego de “alertar a gritos” desde la ventana del penal de Gorriti que estaban sacando gente de la cárcel “para matarla” el mismo día del traslado desde los 90 presos a Buenos Aires.

Otro aporte realizado por Soria fue el de relatar a los jueces que vio a Armando Tilca subir al avión Hércules, pero agregó que desde ese momento “no lo volví a ver nunca más”, al ex funcionario del gobierno del asesinado Miguel Ragone en la provincia de Salta.

El testigo dijo también que el vehículo en el que los trasladaron al aeropuerto jujeño el 7 de octubre de 1976 iba comandado por el temible comisario Ernesto Jaig, enlace con el Ejército en el Área 323.

Agregó que,  ya en el avión, a cargo de efectivos del Servicio Penitenciario Federal comenzaron a darles con “la máquina de abollar ideas” (por los bastones de goma) por lo que le quedó como secuela la pérdida auditiva de oído derecho.

Juan Guillermo Gonza se desempeñaba entonces en el Ministerio de Bienestar Social en el gobierno del ingeniero Carlos Snopek. En la madrugada del 24 de marzo de 1976, dijo, se encontraba en casa de Gobierno, cuando personal de la policía provincial al mando del  comisario Jaig, lo detuvo y llevó al Regimiento 20, donde fue tabicado y “atado con alambre”, siendo trasladado luego al Penal de Gorriti.

Gonza formó parte del vuelo en el Hércules junto a otros 78 hombres y 12 mujeres en otro avión más pequeño, y fue sacado de la cárcel, señalando que el “martirio vino en el avión” cuando fue “engrillado al piso” y brutalmente golpeado como el resto de sus compañeros.

Más adelante homenajeó a los desaparecidos y los sobrevivientes “de la barbarie de aquellos días”, leyendo un artículo de su autoría en el que recordó el viaje desde los momentos de su detención, los hechos en el avión y posteriormente en la U-9 de La Plata.

El testigo realizó una encendida defensa de la democracia y pidió a los jueces “recuperar la majestad de la justicia”.

Gonza fue liberado en La Plata tras un año de detención, radicándose en la ciudad de Salta.

Julio César Taglioli, gremialista del ingenio Ledesma, otro de los testigos de hoy dijo que era tanto el castigo en el viaje que “pedía que el avión se venga abajo para que no siguieran con los malos tratos”.

Mariano Rodríguez, integrante del sindicato de mineros de El Aguilar relató que durante el viaje “nos quitaron los anillos y a algunos hasta el diente de oro”, mientras los guardias los hacían cantar a los detenidos el “Arroz con leche” y les gritaban “canten collas de mierda”.

Ayer declararon también Héctor Núñez y Néstor Alfonso Pantoja, ex penitenciario de Jujuy quien no recordaba “nada” cuando le preguntaron si sabía de un ingreso masivo de detenidos a la cárcel.