A un año de los saqueos en Jujuy: un muerto, 3 policías imputados, cientos de damnificados y promesas incumplidas por el gobierno de Fellner

Jujuy al día® – Hace un año, nuestra  provincia vivió uno de los conflictos sociales más importantes y violentos de los últimos años, donde tras una protesta policial, delincuentes aprovecharon la situación y, al igual que casi todo el país, comenzaron con los saqueos y los actos de delincuencia en Jujuy.

Los resultados de más de 12 horas de una extrema tensión, que generaron un fantasma que aún atemoriza a comerciantes y a los ciudadanos fueron: un adolecente asesinado en Perico, decenas de comercios saqueados y al borde de quebrar, más de 150 detenidos por los robos, tres policías imputados por extorsión tras la protesta policial y, como ya se ha hecho costumbre, promesas incumplidas por parte del cada vez más ausente gobernador Eduardo Fellner.

El siguiente informe elaborado por JUJUY AL DÍA® tiene como fin recordar lo sucedió hace exactamente un año, el 9 de diciembre del 2013, un lamentable hecho que marcó a toda la sociedad y dejó una herida que tardará años en sanar. Sin ánimo de foguear una situación similar, solo se busca mostrar y rememorar hasta donde ha caído nuestra sociedad por el mal manejo gubernamental y como en cuestión de horas pudo levantarse de nuevo.

Todo comenzó varias semanas antes de aquel lunes 9 de diciembre de 2013, pero unos días antes en varias provincias del país, los integrantes de las fuerzas de seguridad se acuartelaban y manifestaban solicitando aumentos salariales. Dicha protesta llevó a que no haya seguridad en las calles de muchos centros urbanos importantes como Córdoba.

Aprovechando esta delicada situación, los oportunistas no lo dudaron y fue cuando los saqueos, el descontrol y el terror comenzaron.

Posteriormente el gobernador De La Sota otorgó un aumento salarial, originando el primer precedente en esos días, el cual, desde el oficialismo nacional, cuestionaron al mandatario, quien anteriormente desde su provincia había solicitado la ayuda nacional con el envío de gendarmería, y no fue atendido.

Estos antecedentes se fueron dando a lo largo y ancho del país, y en Jujuy, ya las esposas y familiares de miembros de la fuerza de seguridad, el 19 de noviembre a través de una protesta y un petitorio solicitaban mayor equipamiento y mejoras salariales para los efectivos en actividad.

Es decir que el gobernador Eduardo Fellner y el titular de aquel momento del Ministerio de Gobierno y Justicia, Oscar Insausti, tuvieron exactamente 20 días para evitar lo que finalmente pasó.

En la mañana del lunes 9 de diciembre del 2013, con solo caminar por las calles de nuestra ciudad se percibía un clima tenso. A media mañana comenzaron a concentrarse y marchar por las calles de nuestra ciudad efectivos de la Policía y del Servicio Penitenciario de Jujuy de franco, acompañados por sus familiares, reclamando un aumento salarial y mayor equipamiento, entre otros pedidos.

Posteriormente, los numerarios coparon la Central de Policía exigiendo reuniones, tanto con las autoridades de la fuerza como del Ejecutivo, quienes notaban que el transcurrir de cada minuto más efectivos se sumaban a la protesta, entre ellos integrantes del sector de los retirados.

Pasaron horas de discusiones y promesas por los “famosos 8.500 pesos de bolsillo” que reclamaban los trabajadores, hasta que sucedió lo que, para el gobierno, era inevitable: en horas de la tarde comenzaron los violentos saqueos de comercios en la localidad de San Pedro de Jujuy, y posteriormente en Perico.

En capital, mientras se debatían en un “tire y afloje” que acostumbra hacer el gobierno para poder ahorrarse unos pesos, alrededor de las 18 horas, un grupo de adolescentes se aprovecharon de la situación, saqueando el primero comercio en San Salvador de Jujuy: una conocida tienda de indumentaria deportiva ubicada en San Martín y Necochea, donde además de robar sus productos, golpearon a los empleados y rompieron las instalaciones, con una impunidad total que se iba a hacer sentir durante varias horas.

Esto desencadenó muchos eventos similares en nuestra capital y en la provincia, ya que mientras recién comenzaba a arder el fuego en San Salvador de Jujuy, las llamas se apaciguaban de a poco en el interior, gracias al accionar policial que no estaba de franco.

Se comenzaron a ver por las calles del centro y microcentro gran cantidad de adolescentes y jóvenes en grupos caminando, varias “bandas” de motoqueros que daban vuelta por los comercios de electrodomésticos, desgraciadamente algunos fueron saqueados mientras que otros eran defendidos con palos por sus propios empleados que se sentían indefensos sin la presencia policial, quienes de a poco comenzaban a aparecer.

Como dato no menor, cabe resaltar que los saqueos prosiguieron hasta las primeras horas del 10 de diciembre, y la mayoría de los productos robados no eran de primera necesidad, ni fueron producto del hambre, sino lisa y llanamente actos vandálicos y de delincuencia, porque robaron en su mayoría televisores LCD, computadoras, aires acondicionados, celulares, equipos de música, zapatillas, camisetas, bebidas alcohólicas, entre otras cosas.

Alrededor de las 11 de la noche, en Casa de Gobierno, y ya con Gendarmería Nacional en las calles de nuestra ciudad, se llegó a un “acuerdo” con los uniformados, donde le ofrecían entre otras cosas, los famosos 8.500 pesos de bolsillos, y así la totalidad de los efectivos se volcaron a las calles tratando de llevar un poco de orden a las agitadas calles de nuestra provincia, en donde se podía ver decenas de comercios cuyos propietarios habían contratado una suerte de “personal de seguridad”, grupos de jóvenes, armados con palos o fierros, defendiendo aquellos comercios que no había sido atacados aún.

Comenzamos el informe expresando los resultados de estos eventos: en ciudad Perico en medio de un saqueo, asesinaron de una puñalada al adolescente Ezequiel Sanjorge, la única víctima fatal de los hechos en Jujuy.

Hubo pérdidas millonarias en los comercios saqueados. El gobernador Fellner y su gabinete salieron de inmediato a anunciar créditos a los comerciantes que lo habían perdido todo, cosa que molestó, y mucho, a los afectados y a gran parte de la población, ya que el gobernador estaba obviando que justamente él y su gobierno debería haber garantizado la seguridad, como debe hacerlo todos los días, en una provincia en la que la inseguridad y los hechos delictivos van en constante aumento.

Hubo más de 150 detenidos por los robos, entre ellos familias enteras, y muchos menores de edad, hasta niños. Una parte de ellos van a ser juzgados, principalmente los que participaron del saqueo del supermercado Chango Más.

También, y no específicamente por los saqueos, tres efectivos policiales fueron imputados por la justicia del delito de Extorsión e Instigación a la violación de los deberes de funcionario público en Concurso Real, y el Fiscal de la causa solicitó la elevación a juicio de la misma hace unos días.

Cabe destacar que a los responsables políticos de los hechos, hablando del aún gobernador Eduardo Fellner y sus funcionarios, ninguno fue juzgado ni relevado de su cargo, tras los incidentes. Solo hubieron cambios de autoridades de la cúpula policial, realizando una medida inusual ya que nombraron entre las máximas autoridades a un efectivo que debieron ascender dos rangos dejando fuera a muchos otros policías, que en ese momento desempeñaban funciones jerárquicas, y en el Ejecutivo solo hubo cambios y enroques de piezas, sin tomarse ninguna medida seria.

Lamentablemente, un año después, la situación que derivó en estos lamentables sucesos, sigue sin resolverse del todo, ya que hasta hoy el gobierno de Fellner no ha cumplido en su totalidad con el acta acuerdo firmada aquel 9 de diciembre del 2013.

El gobernador, cada vez más ausente y pasivo, parece no haber aprendido nada por tan lamentable episodio de la historia, tanto de nuestra provincia, como del país, hecho que dejará una huella difícil de borrar en todos aquellos que fueron víctimas, directas o indirectas, del desgobierno que se viene viviendo en los últimos años en nuestro querido Jujuy.