Salvador Mazza y el mal de Chagas

Jujuy al día® – Se cumple hoy domingo 9 de noviembre otro aniversario de la muerte del médico argentino Salvador Mazza, uno de los principales investigadores del mal de Chagas, dolencia endémica de nuestro país que produce graves deterioros cardíacos y glandulares.

Mazza nació en Buenos Aires en 1886. Ingresó a la Facultad de Ciencias Médicas donde se graduó de médico en 1910, año en que estudió y logró con el Dr. Rodolfo Kraus una vacuna antitífica de una sola dosis. En 1916 el ejército lo designa para el estudio de las enfermedades infecciosas en Alemania, Austria y Hungría en medio de la Primera Guerra Mundial.

Más tarde, luego de años de viajes e investigaciones ingresa a Mepra (Misión de Estudio de Patología Regional Argentina) y residirá en Jujuy en el edificio de la Misión Mazza y en el famoso vagón de ferrocarril laboratorio “E.600”.

Sus estudios sobre el “mal de Chagas-Mazza” demostraron el terrible desarrollo de dicha enfermedad. Murió en 1946, irónicamente de cardiopatía chagásica, el mal que él tanto había combatido.

El mal de Chagas es una afección contagiosa debida a un protozoo, el “tripanosoma cruzi”. Localizada en principio en ciertos estados del Brasil, la enfermedad se caracteriza por la aparición de nódulos en las extremidades. Puede llegar a ser crónica y producir anomalías cardíacas y glandulares.

En julio pasado, Entre Ríos renovó la certificación de la interrupción de la transmisión vectorial y transfusional del mal de Chagas ante la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en el marco de la estrategia nacional para prevenir y controlar la enfermedad.