Inflación: aseguran que los jujeños “se ven forzados a restringir su presupuesto alimentario” porque “la canasta real cuesta 5 veces más que la oficial”

DagumJujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, la Jefa del Servicio de Nutrición del Hospital Dr. Néstor Sequeiros, Claudia Dagum, se refirió a los cambios forzados en los hábitos alimenticios de los jujeños debido al elevado costo de los alimentos producto de una incontrolable inflación.

Indicó que la dieta de la población hoy está basada en harinas, hidratos de carbono y almidones, y la misma es de escaso valor nutricional, lo que está produciendo un fenómeno cada vez más notorio que es la “obesidad pobre”.

En una entrevista con el diario JUJUY AL DÍA®, Claudia Dagum explicó al respecto que “los hábitos de consumo en general se van conformando de acuerdo  a una cultura, a los cambios climáticos, y lamentablemente la inflación ha hecho que el cambio haya sido rotundo porque todos los jujeños, como la mayoría de los argentinos, se ven forzados a restringir su presupuesto alimentario. Si bien este presupuesto es el último en recortarse pero la situación es tan limite que ya hay familias que se ven obligadas a hacer un recorte  muy importante en la compra de alimentos”.

Indicó que este recorte “implica que comience por los alimentos de más alto costo, y lamentablemente hoy vemos que hasta el pan, que es el último recurso que se recorta, tiene un precio onerosísimo para muchos presupuestos”.

“Hoy la canasta real tiene un costó aproximadamente 5 veces más de lo que es el costo oficial de la canasta”, aseguró.

Sostuvo que estos elevados costos “ha generado que las familias se vean obligadas a hacer una dieta basada en almidones, hidratos de carbono, en harinas, lo que tiene un escasísimo valor nutricional pero si tiene un altísimo valor calórico”.

En este sentido, Claudia Dagum expresó “los alimentos más baratos son los que tienen muchas calorías, tales como fideos, arroz común, harinas, este tipo de cereales son baratos, están caros pero son de los más baratos que están quedando y la alimentación se está basando en harinas y carnes de baja calidad que son las más baratas y por consiguiente estamos hablando de cortes con muchísima grasas, y una comida básica está fundamentada en una carne de alto contenido en grasa, en un cereal de alto contenido de almidón, lo que da un plato muy calórico pero de cero valor nutricional”.

Dagum sostuvo que esta situación en Jujuy “está generando un síndrome que se está viendo mucho, que es el ‘síndrome de obesidad pobre’, donde la obesidad se está notando en franjas con recortes presupuestarios a raíz de esto”.

Añadió “porque si hay que hacer una colación para que un niño lleve a la escuela, hay que ver el valor que tiene hoy las frutas, y le es mucho más barato a una familia darle un bizcocho, que es grasa y harina, es decir que le están dando cero valor nutricional, cero valor en cuanto a vitaminas y minerales pero muchísimas calorías”.

En relación al consumo de comida chatarra y gaseosas en Jujuy, la Jefa del Servicio de Nutrición del Hospital Dr. Néstor Sequeiros manifestó “las gaseosas y las comidas chatarra son un grave problema que se está dando en el mundo y Jujuy no escapa de eso. Por un lado se habla y se hacen muchas campañas de concientización por el tema del colesterol, por los problemas cardíacos y la obesidad, pero por otro lado la comida chatarra tiene cada vez  más auge”.

Explicó que “la comida chatarra y las gaseosas son alimentos altamente nocivos para la salud, no tiene ningún valor nutricional, ninguno. Por ejemplo algunos dicen que a un lomito se le pone lechuga pero esa verdura que lleva un sándwich tiene una falta de vitaminas, de minerales, ha estado maltratada y está en medio de un sándwich caliente o sea que tiene cero valor nutricional”.

Agregó que “las gaseosas tienen conservantes, edulcorantes, perfumantes, saborizantes, y para los sándwich se usa harina blanca en el pan, carnes que por lo general  son de mala calidad, fiambres conservados, salchichas, por lo que estamos hablando de alimentos de calidad absolutamente insuficiente”.

Nuestro medio consultó a la nutricionista si el jujeño es de consumir mucho este tipo de alimentos y bebidas, quien afirmó que “así es, pero esto tiene que ver también con tema laboral que todos estamos trabajando muchas horas fuera de casa y mucha gente va de un trabajo a otro y en el medio comen algo en algún lado y lo que se tiene disponible en general es comida chatarra, no hay una oferta de comidas saludables a mano, solo se encuentran sandwicherias en todos lados”.

Sin embargo mencionó que “podemos llegar a instrumentar cambios importantes porque en Jujuy, a pesar de lo caro que esta todo, seguimos teniendo acceso a verduras de buena calidad, cosechadas en la zona, y a precios bastante ‘potables’, no diría que son sumamente accesibles pero muy ‘potables’ con precios muy inferiores a lo que están en el resto del país”.

Para finalizar, indicó que en Jujuy “en general al caminar las calles, uno al ver la cantidad de negocios de gastronomía, ve lo que demanda la gente, y es mucha comida chatarra, que también en cierto punto se entiende porque cuando uno va a un restaurante a pedir cualquier plato de comida chatarra es mucho más económico que cualquier plato de verdura o de una comida más sana”.

“Hago hincapié también en el tema del mercado porque esto no tendría que ser así, porque el costo real de un plato más saludables que contenga más verdura o más frutas no es tan elevado como lo están cobrando. En un restaurante cualquiera el precio de una ensalada no se condice con el precio de las verduras. Creo que también esto es una  cuestión de concientización del sector gastronómico, quienes cobran las comidas saludables a precios incoherentes”, señaló finalmente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.