Día de los fieles difuntos: “es fundamental en la cultura andina desde tiempos prehispánicos e incaicos”

Jujuy al día® – En el marco de la conmemoración del Día de los Fieles Difuntos en nuestra provincia, nuestro medio dialogó con el profesor auxiliar de la Cátedra de Antropología social y cultural de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la universidad Nacional de Jujuy, Héctor Torres, quien destacó la importancia de este ritual para nuestra cultura, que está embebida de una identidad dinámica, que hoy está muy marcada por el consumo.

Además indicó que la apropiación por muchos ciudadanos del tradicional festejo de Halloween “está incorporado, y si uno ve la grilla de las producciones televisas y los consumos culturales, esto está íntimamente ligado”, y señaló que “tendríamos que hacer una modificación gigantesca, una revolución cultural para cambiar esto”.

La conmemoración de los Fieles Difuntos ocurre el 2 de noviembre y esta festividad aun ocupa un lugar privilegiado en el calendario cultural y religioso de la Quebrada de Humahuaca, y de toda la región andina, lo cual se está haciendo cada vez más extensivo, y marcando la persistencia de antiguas tradiciones.

Al respecto, Héctor Torres manifestó que “esta conmemoración es fundamental en la cultura andina desde tiempos prehispánicos e incaicos, y esta relación de la población son sus muertos es central y está reforzado también por el cristianismo, se fusionaron en cierto punto estas tradiciones y se han potenciado”.

Explicó que “para los andinos la cultura de los muertos es muy importante, tan importante que los cementerios son una cosa fantástica, o cuando uno va por la Quebrada y la Puna y se ve como la gente que se moviliza, como hace gastos extras y excesivos en la conmemoración de las ofrendas, compran flores y van a los cementerios, algo que culturalmente para nosotros es natural pero en otros lugares no ocurre”.

Sostuvo que “la cuestión de la fidelidad a los difuntos tiene un amplio espectro temporal que esta expresado en el presente y también con el cristianismo, solo basta con caminar la ciudad y encontraremos recuerdos de nuestros difuntos como en el nombre de una calle por ejemplo, nombres de personas que contribuyeron a nuestra identidad nacional, por eso los difuntos para el cristianismo y para lo andino son muy importantes”.

En relación a la preparación de las ofrendas y su significado, Torres comentó que “esto no es nada más y nada menos que la conexión de los vivos con sus antepasados muertos y se hace a través de las ofrendas, para que nuestros fieles difuntos, que son almas, bajen ese día a estar con su familia y compartan eso y las comidas que tanto a ellos les gustaba”.

Mencionó que “si uno mira ese consumo de la gente sabemos que no siempre comen ni preparan esos alimentos, sino que es un esfuerzo extra que hace para ofrecerle a sus fieles difunto, creando así esa conexión para que estas almitas convivan con ellos, generando este espacio de vitalidad”.

Acerca de si es bueno incorporar la festividad de Halloween a nuestra cultura, especialmente a los niños de nuestra provincia, Héctor Torres expresó que “diría que no pero no podemos tapar el sol con la mano, esto está incorporado. Si uno ve la grilla de las producciones televisas y los consumos culturales, estos están íntimamente ligados. Tendríamos que hacer una modificación gigantesca, una revolución cultural para cambiar esto, pero está presente entre nosotros”.

Mencionó que “lo está porque hay un consumo cultural de esto, y no lo decidimos nosotros sino las empresas multinacionales, los medios, por eso está presente y tenemos que convivir con ello porque negar sería más torpe que prohibir”.

A pesar de esto, Torres manifestó que “esta cultura, nuestra cultura no se está perdiendo, al contrario se está resignificando, cambiando las modalidades de los rituales, por ejemplo antes la gente no incorporaba cerveza sino chicha en las ofrendas pero hoy podemos encontrar cerveza y también hay chicha, todo va cambiando pero no se está perdiendo”.

En relación a nuestra cultura que define nuestra identidad, el antropólogo manifestó que “nosotros hemos trabajado con estas cuestiones relacionadas a la identidad lo cual es un proceso dinámico que incluye cuestiones histórica, de interacción y de consumo diario de la gente, por lo que en términos generales la incorporación de Halloween y el rito a los fieles difuntos, como las ofrendas constituyen una identidad viva y presente en la gente porque las culturas van tomando prestado y se apropian de otras circunstancias”.

Además sostuvo que nuestra identidad “ha cambiado pero han ocurrido cosas fantásticas como la inclusión de la cultura indígena andina la cual está altamente visibilizada, hace 20 años atrás el rito de la Pachamama estaba muy circunscripto a espacios relativamente marginales y áreas especialmente domésticas y hoy está en un espacio institucional, en los medios, hoy está extendida, hay cosas muy positivas en esto”, concluyó.