Crisis en la salud de Jujuy: “parece que no les interesa un comino lo que pasa en el sistema público de salud”

Jujuy al día® – Tras conocerse que nuestro Hospital Pablo Soria, no se realizan operaciones programadas por falta de insumos básicos como gasas y antibióticos, y que durante los fines de semana no hay traumatólogos en la guardia del Hospital de Niños “Doctor Héctor Quintana”, nuestro medio dialogó con el Secretario General de APUAP, Víctor Aramayo, quien aseguró que lo que sucede en estos hospitales “da vergüenza”, pero estos son otros emergentes de una aguda crisis en la salud pública de Jujuy originada por mala política de recursos humanos y falta de planificación sanitaria en nuestra provincia durante muchos años.

Víctor Aramayo manifestó que “lo que hay que decir es que la situación que hoy atraviesa el Pablo Soria, que no es cualquier hospital si no que es el principal hospital de referencia de toda la provincia de Jujuy, del norte de Salta y del sur de Bolivia, porque pacientes de esas regiones concurren en algún momento del año a ser asistidos allí por distintas patologías”.

“Estamos hablando de la referencia y del símbolo más importante del sistema público de salud de Jujuy y que ocurran este tipo de cosas, como por ejemplo que falten insumos elementales para que funcione un centro de sanitario, como lo es la gasa, que es de bajísimo costo, está mostrando cual es la situación real y verdadera realidad de la salud pública en Jujuy, más allá de los relatos y de las puestas en escena del marketing sanitario”, sostuvo.

Expresó que “estos episodios que se dan por falta de insumos elementales y de otros componentes de la terapéutica que utilizan los profesionales y trabajadores de la salud, es solamente la punta del iceberg, porque el problema de la salud pública de Jujuy es más profundo, y tiene que ver fundamentalmente con una muy mala política de recursos humanos en el área de salud desde hace mucho tiempo, y digo esto porque no se ha previsto, no se ha panificado ni estudiado a fondo cual es la verdadera necesidad que tiene la red sanitaria provincial, cual es su estructura y sus necesidades, y allí nos damos con que el eslabón más débil es el de recursos humano”.

Continuó “a partir de allí hay explicaciones que hacen que la política de recursos humanos que tiene el gobierno de la provincia se agrave con una política salarial que es equivocada, porque no reconoce la importancia ni la labor que cumplen todos los trabajadores de la salud, empezando con el más sencillo trabajador de ordenanza hasta el más encumbrado profesional, quienes forman un equipo, y concretan entre todos el acto sanitario”.

“Esto es lo que el gobierno de la provincia no dimensiona y ha comenzado destruyendo algunos instrumentos muy validos para el funcionamiento del aparato sanitario provincial, que como resultado tiene luego de muchos años una disminución del número de camas en el sector público y un incremento importante y de atención en el sector privado, lo que muestra a las claras con que direccionalidad se lleva adelante la política de salud en Jujuy”, aseveró el dirigente.

Víctor Aramayo manifestó que “en este rubro se ve como y para quien se gobierna porque estos son actos de gobierno, han ocurrido cosas que tienen que ver con esto, como la reducción a su expresión más elemental y baja del sistema de formación de posgrado, la residencia medica en Jujuy, que en su momento fue una de las mejores del país, y en cambio hoy cumplen el papel de mano de obra barata con trabajo a destajo en los hospitales y los centros donde están, esta es otra expresión de la crisis estructural del sistema de salud”.

El Secretario General de APUAP continuó dando su visión de la grave crisis que atraviesa la salud de Jujuy, expresando que “otra expresión de la crisis es la pésima gestión administrativa. Un contratado que ha ganado un concurso en el sistema público de salud puede pasar un año y medio o dos sin cobrar nada, sin que se le otorgue el puesto. Si hacemos un análisis a fondo vemos que la cobertura sanitaria en general en la provincia ha decaído y una expresión de esto es que la cobertura del Instituto de Seguros de Jujuy, la obra social principal que sostenemos los trabajadores, cada vez presta menos servicios, cada vez tiene menos coberturas en sus prestaciones”.

También mencionó que “el hecho que no se conocen los datos estadísticos de los hechos vitales, de la mortalidad en general, de la mortalidad materna, de la mortalidad infantil, de la desnutrición, de la mal nutrición en los niños que es un fenómeno que se está viendo con más frecuencia, este es el producto de las asistencias que se hacen a la población en general, especialmente a los niños que pretenden alimentarlos con 4 pesos por día en los comedores infantiles, todo esto tiene como resultado una desviación de la correcta nutrición, si bien muchos no se ven desnutridos pero seguramente están mal nutridos y esto tiene una repercusión en la evolución y en el desarrollo físico y neurológico de los niños y tenemos como consecuencia final un impacto sobre el retraso y el bajo rendimiento escolar”.

“Todo esto es parte de una crisis, y esto lo venimos denunciando hace tiempo y no se atiende, parece que no les interesa un comino lo que pasa en el sistema público de salud y las consecuencia de eso se dan en otras área de la población, en este caso la infantil”, sostuvo.

También el titular de APUAP señaló que “la evolución que tuvo la estructura edilicia en distintas zonas de la provincia, y como no tenemos vocación de necios, reconocemos que se ha avanzado, en Abra Pampa, en capital en el complejo materno infantil, y se habían dado algunos avances en las áreas de informática, de conectividad de la red sanitaria a través de ambulancias, pero todo eso no alcanza para poder brindar un servicio sanitario a la población en la calidad y cantidad como lo requiere y lo merece, porque en este avance o en esta política no se contempla el primer componente del acto sanitario que es el recurso humano”.

“Se avanzó en estas áreas pero se ha descuidado lo principal, el nudo gordiano de la cuestión está en las falencias enormes en materia de recursos humanos y después aparecen los emergentes como lo que pasa en el Pablo Soria, que la verdad nos da vergüenza”, afirmó.

Víctor Aramayo aseguró que la salud en Jujuy “tiene una situación de crisis que podríamos dimensionarla bien si dieran a conocer los datos estadísticos que mencione, los indicadores sociales y sanitario. Hasta que no se tome en serio la necesidad de repensar el sistema sanitario provincial, reestructurarlo e inyectarle los recursos necesarios para asistir a todos y cada uno de los programas de atención, vamos a ir de tumbo en tumbo y vamos a tener que hacer lo que se está haciendo ahora cuando vemos que se desborda el sistema público, tanto en el Soria como en el Hospital de Niños, o en la neonatología y maternidad, que se derivan al sector privado y ahí hay algunos sectores especialmente beneficiados”.

“En vez de abordar la situación para corregirla lo que se hace es parchar por el momento, desviando recursos de la atención que pertenecen al sector publico a la atención privada y esto no solo ocurre hoy en el Pablo Soria, también ocurre en el Hospital de Niños que no tiene el suficiente personal especialista en algunas áreas, como los fines de semana no hay traumatología, con lo que un niño no va a tener atención en el sector público y va a tener que ir al sector privado”.

Acerca de la situación que se da en los principales hospitales de Jujuy si la misma se repite en el interior y en cada centro de salud, Víctor Aramayo aseguró que “claro que se presentan en distintos momentos y son más agudas la situaciones, en su momento fue en La Quiaca, en estos momentos es en Abra Pampa que siguen con la misma cantidad de médicos habiendo mejorado el hospital. Lo mismo ocurre en Palpalá, y en un polo de atención importante como lo es Alto Comedero donde para 100 mil personas existe un puesto de salud grande y no existe una contención de las necesidades de atención sanitaria para esa semejante cantidad de población”.

“La población es la que sufre de estas carencia y se ve privada muchas veces de una correcta atención de calidad y en cantidad, también recurre a hacer sacrificios y a gastar dinero que no debería, porque el Estado debería garantizarle un piso mínimo de atención y lo gasta de igual manera porque necesita recuperar su salud para poder trabajar o estudiar”, afirmó.

Indicó que “hay que tener en cuenta que el 40% del gasto en salud en Argentina y en Jujuy sale directo del bolsillo del ciudadano, solo el 22% es a cargo del Estado y el otro 36% es a cargo de las obras sociales de los sindicatos y prepagas. De manera que ahí está el mapa de cómo está la salud en Argentina en general y que no tiene un plan definido, ni una ley que cubra lo que son las necesidades de cobertura de la población y vemos que la distribución del gasto en salud recae principalmente en el bolsillo de la población”.

“Todo esto se podría solucionar, lleva tiempo pero lo primero que tiene que hacer es dar señales claras de hacia dónde quiere ir, con qué recursos quiere revertir la situación que tiene hoy la provincia de Jujuy en materia de salud. Pero si le siguen ofreciendo salarios miserables a los trabajadores en general y a los profesionales en particular y si quieren niveles de excelencia de cobertura en ciertas áreas y especialidades, no lo van a conseguir porque ningún profesional va a ir a trabajar por esos salarios en el sistema público, va a buscar de alguna manera afrontar sus necesidades presupuestarias en otro lugar, pero seguro que no en el sistema público”, concluyó.