El otro Jujuy de Eduardo Fellner: historias de exclusión y necesidades insatisfechas a pocas cuadras del centro de la ciudad

interior viviendaJujuy al día® – Las múltiples necesidades insatisfechas, la marginación y la exclusión social son solo una parte de la triste realidad que se vive hoy en nuestro país. En Jujuy esta realidad está a la vuelta de la esquina, a pocos metros del centro de la ciudad. JUJUY AL DÍA® recorrió algunas de estas zonas a las que el gobierno de Eduardo Fellner parece haber olvidado durante esta “década ganada”.

Nuestro medio visitó el cada vez más populoso barrio Belgrano, una barriada de emergencia ubicada en la periferia del centro de nuestra ciudad, en las peligrosas márgenes del Río Grande, a menos de mil metros de Casa de Gobierno; una zona que pocos conocen por dentro, y a la que funcionarios del gobierno de Fellner directamente no tienen en cuenta.

Este barrio es uno de los tantos donde, desde hace algunos años, han proliferado los asentamientos donde viven miles de personas en precarias casas de bloques y techos de chapa, habitaciones de pocos metros cuadrados en donde viven familias enteras en condiciones de extrema pobreza, sin red de gas, cloacas, y algunos ni siquiera cuentan con luz o agua potable.

A continuación compartiremos con ustedes cuatro historias breves de lucha y sinsabores que dejan las políticas de estado, o a la falta de ellas, en nuestra provincia.

Irma A., una humilde y luchadora mamá de 4 hijos, quien se recupera de una grave enfermedad, contó al diario JUJUY AL DÍA® que “todo es difícil, cuando cobra mi marido vamos a comprar a la feria lo más barato, algo de mercadería, fruta, lo que puedo para dos semanas, porque no recibimos nada de nadie”, comentó.

Mencionó que en su casa “dormimos todos juntos porque no nos alcanza la plata para pagar algo más, a veces necesito pagar zapatos, ropa o algo para cocinar para mis hijos y me doy vuelta como puedo”.

“Es difícil todo pero me siento feliz contenta porque estoy con mi familia después de lo que pase hace tiempo, cuando tuve esquizofrenia y trato de salir, me hago los controles. Cuando me pasó esto me perdí en Tartagal (Salta), me buscó la policía y me dieron por muerta. Luego me encontraron en el hospital y lo llamaron a mi marido para que me reconozca, mientras que mis hijos estaban acá. Fue muy duro pensar que los podía perder y hoy por cómo está todo solo quiero llevarlos Tartajal para que este mejor con mi familia”, manifestó.

Acerca de sus hijos comentó “cuando me dicen que necesitan información para la escuela me voy a buscarla y se la traigo y ellos también me enseñan, estoy aprendiendo con ellos y siempre los hablo, les digo que tienen que estudiar cualquier carrera porque eso le va a servir para mañana, les digo que estudien porque el bien es para ellos no para mí, porque el día de mañana van a tener un futuro mejor”.

También dialogamos con Andrea Ramos, una joven madre de 28 años que habita juntos a sus 5 hijos menores de edad en una casa de bloques apilados, quien nos contó con crudeza su situación.

Indicó que por lo difícil de la actualidad que atraviesa, a sus hijos “los mando a todos al comedor, los chicos almuerzan ahí y a la tarde van a la fundación, donde trabajo, en DARLOCAB”.

Contó que con sus 5 hijos pequeños “vivimos en una sola habitación todos, y tengo una cocina ahora que me regalo mi mamá con una garrafa y no sé cómo instalarla”.

“Yo retiro un poco de mercadería de la agrupación, pero deje de trabajar hace mucho por problemas que tuve. Pero me doy vuelta sola, desde que llegue fue complicado, me di vuelta sola con los 5. Mi mamá y mi hermana me ayudaron, estoy luchando. Pero yo no soy de pedir nada, no soy de ese tipo, soy de trabajar”, sostuvo.

Ramos manifestó que “encima el viernes pasado –hace 10 días-  me dieron una noticia en el Pablo Soria y me dijeron que debo llevar una vida tranquila, sé que tengo problemas pero estoy luchando, estoy sacando fuerza porque me dijeron que no tengo que rendirme y pensar en ellos – sus hijos- porque me dieron los resultados de unos análisis”.

Entre lágrimas contó “me dijeron que me dieron positivo de HIV, me puse mal y no sé qué hacer. Lloré, y todo por algo que me pasó a fines de agosto, pero ahora tengo que luchar por ellos”.

Otra joven mamá, Lidia G. nos comentó su situación, los problemas de salud de una de sus hijas y la imposibilidad de contar con dinero para tratar tal patología ya que no cuenta con ningún tipo de ayuda del Estado.

Lidia comentó a JUJUY AL DÍA® que “trabajo en los servicios de catering de la fundación y con lo que pagan le doy de comer a mis hijos. También retiro viandas de DARLOCAB. Actualmente no cobro la asignación universal porque no presente la libreta recién la comenzaré a cobrar, pero por ahora no. Toda la plata de mis hijos la uso para ellos y a veces no me alcanza y debo pedirle un préstamo a mi mamá y debo devolverle con lo que gane”.

Acerca de la presencia de funcionarios en la zona, la mujer fue muy contundente: “ellos solo vienen en épocas de campaña, es la verdad, después nunca más”.

Sobre sus hijos, mencionó que “mi hija mayor va a la escuela a 1° grado y tengo una nena de 4 años que tiene graves problemas en la vista y asiste a la salita de 4, luego sigue mi hijo menor”.

Nuestro medio consultó a la joven madre si su hija tiene cobertura médica para tratar su patología, y explicó que “no la tiene, la estaba llevando al Hospital de Niños a hacerle los controles porque no ve bien y los lentes que debo comprarle salen caro, muy caros, cuestan como 3 mil pesos, es mucho para mí, apenas le compre unos simples a 480 pesos por que no tengo ayuda de nadie”.

Para finalizar, Patricia B., otra vecina del barrio Belgrano comentó a JUJUY AL DÍA® “acá en el barrio hubo muchas promesas como de arreglos y desagües que jamás se cumplieron”.

Mencionó que hoy su situación “es complicada como la de muchas otras familias, pero hay que estar siempre y tratar de sobrevivir”.

“La verdad es complicado porque tengo hijas chiquitas y tengo que darme vuelta porque  lamentablemente hoy no estoy trabajando y subsistimos por mi marido, que si bien lo que gana no será mucho pero tratamos de estirar la plata y tratar de que estén bien las niñas”.

“Los precios están volviendo todo muy pesado, tenemos que buscar precios todos los días y lo que gana no nos alcanza pero estamos sobreviviendo y tratamos de salir adelante luchando”, sostuvo.

Para finalizar, destacó que “quizás de lo único de lo que no tengo quejas es del puesto de salud, están ahí siempre, con las vacunas, con todo, están siempre presentes”, concluyó.