Morales-Massa: una foto que generó más de una película

Como es un tema que no se puede soslayar y que aún sigue vigente vamos a tratar de aportar alguna reflexión al respecto, porque lo que puede asegurarse es que la foto de Morales-Massa generó más de una película.

Sin contar lo que ya se contó hasta el cansancio y yendo de lleno al más elemental de los análisis se puede decir que la decisión política tomada por Morales porque, convengamos que la parte del león la puso el senador y no Massa, produjo un cisma a nivel nacional y un tembladeral a nivel provincial. El cisma nacional se constituye en nada más y nada menos que la confrontación de dos modelos de construcción de poder dentro del Frente UNEN. Unos creen que la oportunidad nacional está a la vuelta de la esquina sólo con armar una fórmula presidencial. Otros apuestan a construir poder desde las provincias ganando las gobernaciones y desde allí participar de un mapa político que podrá hacer fuerza en una eventual segunda vuelta para las presidenciales. Aunque, de resultar triunfadora esta tesis, el próximo presidente –sea de la fuerza que sea- estará bastante condicionado si trata de mantener el sistema de incomunicación y apriete inaugurado por el extinto Néstor Kirchner.

El tembladeral en la provincia se manifestó principalmente por la postura de un gobernador que dice que será él quien compita con Morales en 2015, mientras que trabaja febrilmente para tratar de ser el hombre de la presidenta que acompañe, finalmente, a Daniel Scioli. Entonces con una mentira trata de tranquilizar a todos los otros que sólo lo tienen al propio gobernador, Eduardo Fellner, como referente electoral ya que no habría nadie más que pueda “garantizar” alguna posibilidad de triunfo en octubre de 2015.

Conversando con un ministro del gobierno de Jujuy, este manifestó suma preocupación pues él mismo, aseguraba, no verlo bien al gobernador. Parece que el golpe emocional (por la foto) fue muy fuerte, el que se suma a los constantes requerimientos de dos encumbradisimos dirigentes del PJ provincial para que se tome alguna decisión más políticamente estructural  pues las encuestas no le están siendo favorables, mucho menos luego de la foto, la que habría generado una conciencia ciudadana de que el poder en 2015 pasaría por otro lado. Lo cierto es que Fellner en algún momento deberá blanquear ante propios y extraños su ambición de trascender a nivel nacional, para lo que contaría con el respaldo presidencial. Sólo faltaría que se tomen las decisiones a nivel nacional para que a partir de mayo de 2015 comience formalmente una campaña electoral que mostrará ya cuantos pares son tres zapatos.

La foto, además de constipar en la provincia a ciertos sectores del “peronismo para la victoria”, generó un estado de alivio al peronismo desterrado. Hubo muchas caras largas antes de la foto. Pero parece que sólo obedecían a cierta incomodidad en algunos que, íntimamente, no los convencía el hecho de aliarse con el radicalismo, cosa impensada en otras circunstancias. La foto produjo una suerte de limpieza psicológica pues algunos con los que conversamos manifestaron tranquilidad al saber que trabajaran dentro de su espacio con el objetivo de hacerse del gobierno acompañando a un candidato que se perfila como ganador.

La foto, parece, generó esperanzas en el llamado grupo de “peronistas mal tratados por Fellner”. Los que no están lejos de hacer un club al que parece le lloverán los socios. No sólo José L. Martiarena fue maltratado por el futuro ex gobernador Fellner, también Pedro Segura y muchos otros con poder de fuego esperan una oportunidad para cobrarse el destrato. Lo cierto es que la semana que pasó hubo reuniones informales entre reconocidos dirigentes del “club de los maltratados” y los principales operadores del massismo en Jujuy. Los términos de las reuniones sólo fueron informativas y de intercambio de opiniones. Pero, según cuentan, al que no le paró de sonar el celular fue a Gerardo Morales. Dieron a conocer a este columnista algunos de los nombres de los que se mostraron interesados en tomar un café o almorzar o cenar con el senador, pero las limitaciones de la preservación de la fuente de información impiden que se mencione alguno de los sorprendentes nombres que se dieron a conocer. Se califican como sorprendentes pues eso son, sorprendentes. Hay sectores del poder, de la política, de la sociedad que tienen una especial intuición para adelantarse a todo cambio, parece que algo ya olfatean. La foto generó muchas películas. 

La violencia no está de un solo lado 

Parece ser que la estúpida violencia ejercida en el municipio capitalino, esta de la que resultara victima Ekel Meyer, generó estúpidas reacciones tanto de un lado como del otro. El futuro ex gobernador Fellner, nuevamente, salió a pedir a la justicia que actúe, deslindando así su propia responsabilidad en el apadrinamiento por acción u omisión de los grupos que tiene a los jujeños en vilo desde hace una década. Este pedido tiene mucho de demagógico pues hace no mucho tiempo, el pasado martes 10 de junio, en el marco de un conflicto que los trabajadores de Aceros Zapla  tenían con la empresa, del que resultaron algunas acciones como cortes de ruta, el fiscal Maldonado, haciéndose eco de un reclamo del vicegobernador Jenefes, solicitó al juez Grisetti instruya a las fuerzas policiales para que se impidan los cortes o, una vez producidos, se proceda al desalojo. Transmitida la orden judicial por el fiscal Maldonado, quien en persona se dirigió a la comisaría con competencia, le fue negada por personal policial alegando la falta de instrucción del Jefe de Policía.

Es decir, la justicia, a la que ahora se le reclama intervención, ya lo hizo en otro momento y fue el propio Fellner el que, a través de la cadena de mandos, se encargó de desacatarla. Lo reproducido muestra que la postura del mandatario es sólo eso, una postura, sólo fue ponerse del lado correcto de las circunstancias.  

Por otro lado, el jefe de los que protagonizaron el repudiable hecho de violencia, salió al cruce, primero desconociendo el incidente. Una vez hecho público los videos que muestran la barbarie de una acción que nada tiene que ver con reclamos de ninguna especie, alegó que podrían haberse infiltrado algunas personas y ocasionado los desmanes. Por último terminó reconociendo y ofreció hacerse cargo de los costos de reposición de todo lo dañado.

La cosa no terminó allí, una vez que la justicia actuó y emitió órdenes de detención para algunos de los supuestos responsables, el referente se mostró asombrado por la “celeridad” con que actuó la justicia en este caso mientras que “alguien” alguna vez quemó la casa de gobierno y no pasó nada (cosa cierta pero que tampoco él denunció como sí lo hace ahora). Entonces tenemos que hubo una acción sindical de suma violencia. Una respuesta políticamente correcta. Una diligencia judicial efectiva. Lo que demuestra que cuando se quiere el circuito funciona. El problema es que no siempre se quiere y en eso le damos la derecha (con perdón de la orientación) al dirigente aludido y no mencionado en esta historia. No siempre la violencia fue condenada con tanta enjundia y acaloramiento. Ni tampoco siempre se respetó el accionar de la justicia como en este caso. Lo que, por lo menos, es sospechoso y ya conoceremos algunos de los porqué cuando comience la campaña electoral.

Para finalizar y que quede bien claro que no siempre Fellner está equivocado vamos a reproducir una frase de la última campaña electoral en la que este aseguraba que “El voto es una herramienta muy fuerte que tiene el ciudadano para generar un camino de acción”. Sólo le faltó decir que no hay que entregárselo siempre al mismo si se quieren distintos resultados.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día®