Semana del Prematuro: el control en el embarazo, una etapa fundamental para prevenir los nacimientos prematuros

Jujuy al día® – En el marco de la Semana del Prematuro que se celebra en Argentina del 4 al 11 de octubre, el Ministerio de Salud recuerda la importancia de los cinco controles prenatales para favorecer que el bebé nazca lo más cerca posible de la fecha ideal establecida al inicio del embarazo.

Un embarazo normal dura entre 37 y 41 semanas. Cuando un bebé nace antes de las 37 semanas de embarazo se considera que el niño es prematuro. Esto significa que su organismo no está totalmente maduro para la vida fuera del útero materno y debe permanecer en el Servicio de Neonatología del Hospital para recibir cuidados especiales, manteniendo durante ese periodo un contacto cercano con su mamá y su familia para evitar complicaciones en el desarrollo cognitivo, neurológico o motor.

En Argentina sólo el 8% de los nacimientos son de bebés prematuros, es decir que nacen antes de las 37 semanas de gestación. Aunque en algunos casos es inevitable que el niño nazca antes del tiempo de gestación previsto, la prematurez se puede prevenir, pues la mayoría de las veces se puede prolongar la gestación si se identifican a tiempo los factores que predisponen a la mamá a un parto prematuro.

Evitar el tabaquismo y llevar una vida saludable son algunos de los principales cuidados que las mujeres embarazadas deben tener en cuenta para reducir el riesgo de tener un parto prematuro, además de la asistencia a los controles médicos para detectar la existencia de riesgos y, en caso de ser necesario, determinar los tratamientos a seguir para cuidar la vida de la mamá y del bebé.

Para hacer un correcto seguimiento siempre es necesario acudir a los controles con el Carnet Perinatal para que el equipo médico anote los datos de cada visita. Pesar a la madre; medir el contorno de la panza; controlar la presión arterial de la embarazada; examinan los latidos del bebé, son algunas de las prácticas sistemáticas habituales.

En cuanto a exámenes de laboratorio, los controles incluyen análisis de sangre, orina y otros para detectar infecciones como Chagas, Sífilis, VIH, Toxoplasmosis y Hepatitis B, infecciones vaginales y urinarias. Además de solicitar la realización del  Papanicolau (PAP) y ecografías.

Entre las recomendaciones del equipo médico, la embarazada también debe realizar una visita al dentista y aplicarse una serie de vacunas –antigripal, triple bacteriana acelular y doble adultos–, además de ingerir vitaminas como hierro, ácido fólico y otros complementos.

Durante los controles también se proporcionan consejos sobre alimentación y sobre cómo reconocer una situación de emergencia como pérdida de sangre o líquido por la vagina; dolor de cabeza persistente, mareos o visión borrosa; vientre duro y con dolor; fiebre alta (más de 38º); ausencia de movimientos del bebé luego del quinto mes; golpes o caídas; vómitos persistentes o dolor en la boca del estómago, e hinchazón en alguna parte del cuerpo. En cualquiera de estos casos, la embarazada debe consultar de urgencia con el equipo médico que la atiende.

Causas del parto prematuro

Dentro del universo de los nacimientos prematuros, el 80% de los mismos se producen de manera espontánea, es decir por contracciones antes de tiempo o rotura prematura de membranas. Sólo un pequeño porcentaje se debe a causas médicas que requieren adelantar la fecha del parto, por ejemplo si la madre padece de hipertensión durante el embarazo.

Otras situaciones que pueden aumentar el riesgo de tener un parto antes de término son: otros partos prematuros previos, embarazo general, contracciones antes de tiempo, pérdida de sangre después del quinto mes, infecciones urinarias, vaginales u odontológicas.

Los accidentes, las situaciones de violencia durante el embarazo, la inadecuada nutrición y el consumo de tabaco y sustancias tóxicas, también son factores de riesgo.

Por este motivo, para evitar los nacimientos prematuros se recomienda no coinsumir alcohol, tabaco u otras sustancias tóxicas durante todo el embarazo, ya que puede provocar en el bebé bajo peso al nacer y partos prematuros.  Además, antes de tomar cualquier medicamento, siempre se debe consultar con el equipo de salud. Si estás tomando una medicación previa al embarazo es bueno consultar si se puede continuar o hay que cambiar la dosis o el medicamento.

La alimentación debe ser variada y completa, combinando alimentos de todos los grupos, en especial, verduras y frutas, cereales, carnes y lácteos.

Por otro lado, durante la gestación se pueden mantener relaciones sexuales. Sólo en caso de que existan síntomas como dolores en el bajo vientre o sangrado vaginal, se deberán suspender y consultar al equipo de salud.