Economista de Jujuy asegura que desde el Gobierno nacional no se plantea devaluar “pero la realidad se lo va a imponer”

Jujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, el reconocido economista jujeño, Juan Ljungberg, analizó la posibilidad que nuestro país vuelva a devaluar la moneda debido al panorama que se presentan en la economía argentina, agravado por los vertiginosos cambios generados por las políticas del gobierno kirchnerista, ejemplificadas en la forzada renuncia de Juan Carlos Fábrega a la presidencia del Banco Central de la República Argentina.

Al respecto, Juan Ljungberg manifestó en declaraciones al diario JUJUY AL DÍA® que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner “se resiste a devaluar, se resistió al año pasado hasta que en enero lo tuvo que hacer. En su deseo no existe esta decisión, pero la realidad se lo va a imponer tarde o temprano. El problema es que cuanto más tarde sea será peor, porque el salto va a ser mayor, pero si esto se hubiese mantenido más controlado la necesidad hubiese sido menor, la presión menor y se produciría demorado en el tiempo”.

Expresó que, “de todas formas mientras no se resuelva el problema, que a mi juicio es el origen de esta presión devaluatoria, que se hace a través de la diferencia de crecimiento de los precios internos y externos, que es el exceso del gasto público en relación a la enorme recaudación impositiva que tiene el gobierno, no va haber solución, siempre vamos a hacer esto, y solo va a durar 3 o 6 meses, como en este caso que duró 8 meses y si seguimos así durará menos la próxima vez”.

“Este es un tema que se tiene que ver y no se lo ve, y no es aparentemente la visión que tiene el gobierno y el Ministro de Economía. Ojalá que yo esté equivocado y tenga razón el Ministro porque va a ser para el bien de todos, pero a mi juicio está equivocado y no va a llevar a algo mejor para todos sino a algo peor, desgraciadamente” afirmó.

En este sentido, JUJUY AL DÍA® consultó al economista cual sería el porcentaje que se debería devaluar, es decir el valor del dólar, para que nuestra economía entre en un nuevo equilibrio relativo. Ljungberg estimó que “el precio de equilibrio del dólar ahora está, hablando de un equilibrio relativo, teniendo en cuenta el volumen de reserva y la masa monetaria, en un valor alrededor de los 10,70 pesos, y hoy el oficial está alrededor de 8,50 pesos, con lo cual si ese es el tipo de cambio de equilibrio, evidentemente el tipo de cambio oficial está retrasado”.

Agregó “si el dólar tuviese un precio hoy de alrededor de 10 pesos, debajo incluso de ese equilibrio, probablemente se eliminarían muchísimas tensiones en el mercado cambiario, se haría más exportaciones con lo cual dejarían de caer porque llevamos dos años consecutivos de caída y este año es del 12% de las exportaciones, lo que significa menos cantidad de dólares y a la vez presiona el tipo de cambio”.

También mencionó que “hacer esto podría ayudar a compensar parcialmente lo que vamos a tener como problema el año que viene que es la caída del precio de la soja que es del 40%. El panorama es como que el viento de cola que tuvo Argentina los últimos años ha dejado de soplar y se ha desacelerado, pero la situación es más complicada todavía, porque a nadie le gusta una devaluación porque eso significa una caída del salario real, pero la devaluación es en este caso una consecuencia de errores anteriores que es ese exceso de gasto público”.

“Se podría llevar al dólar a 10 pesos o algo parecido pero si a su vez no se corrige el excesivo gasto público que está por encima de la recaudación tributaria, que genera déficit y obliga al Banco Central a emitir moneda para cubrirlo, dentro de 6 meses vamos a estar igual, la solución sería meramente transitoria, el tema es que cada vez el conjunto de las condiciones de vida están un escalón más abajo”, concluyó.