Cuando los procesos cumplen su trayectoria

Ya alguna vez desde esta misma columna dijimos que Jujuy tendrá una nueva oportunidad cuando el liderazgo de un dirigente le de lugar al trabajo de quienes creen que es posible el desarrollo sin necesidad de que sea un partido u otro el que se comprometa con aggiornar la realidad. Mucho menos si ese aggionamiento es sólo semántico.

La percepción que los jujeños tienen del presente y el futuro, según algunas encuestas de opinión socioeconómicas a las que accedimos, es bastante poco optimista cuando se plantean algunos escenarios en los que se muestran ciertas continuidades y la falta de una transformación en los ámbitos de la dirigencia. Es decir que la aspiración, al menos de los encuestados, es que cambien los actores que de tanto repetir se quedaron sin ideas y lo que es peor, con el incentivo de querer ser por el ser mismo, como queda demostrado en una continuidad de 16 años del actual gobernador, Eduardo Fellner. Los resultados están a la vista.

A oídos de quien firma esta columna llegaron las palabras de un Fellner que, entre otros defectos, en un acto de providencialidad mesianica, asegura que hará lo que sea con tal de impedir que Gerardo Morales llegue a ocupar el sillón de Fascio. Es posible que lo intente todo, de hecho ya inició un camino que no muestra un destino certero pues en el egoísmo es difícil construir y, sin construcción, nada se materializa finalmente.

Fellner insiste en querer ser quien lidera un partido vacío de contenido ideológico y dirigencial. Demás esta decir que la expresión histórica del peronismo quedó fuera de la estructura partidaria. Los más reconocidos peronistas de Jujuy fueron desterrados de la estructura partidaria por el mismísimo Eduardo Fellner desde hace mucho tiempo. Claro que se insiste con discursos, prácticas y rebusques políticos que alguna vez dieron muy buenos resultados pero que la misma realidad desnudó y le mostró las patas flacas. Hoy ya no es posible convocar lealtades pues ya nadie come vidrio como para engullirse promesas y compromisos nunca antes cumplidos.

Para demostrar lo dicho sólo hace falta acceder a parte de un discurso que diera Fellner hace pocos días en un acto que convocara el gobernador Scioli. Allí Eduardo Fellner, afirmó que “este es el peronismo que necesita la Presidenta para continuar el legado que dejó Néstor Kirchner, y para que en 2015 se siga cumpliendo con el pueblo argentino“. Parece que las apelaciones a la presidente, Néstor Kirchner, continuidades y al pueblo argentino no les van a alcanzar pues uno de los aludidos falleció y no dejó un aporte intelectual al que poder recurrir, sino sólo el recuerdo de una etapa de gobierno que contrastó con una hecatombe como la del 2001, lo que no constituye en si misma un legado.

La presidenta, lo dice la Constitución Nacional, el 10 de diciembre de 2015 cesa su mandato, al menos por los próximos cuatro años.

En el marco de una absoluta recesión económica, una imparable inflación, desaciertos internacionales de toda laya con sus consecuentes costos económicos y el avance cada vez más incontrolable del narcotráfico, ofrecer continuidades es poco menos que temerario y hasta describe una suerte de ignorancia pues no es lo mismo hablar ante un grupo de militantes convencidos, o no, que mantener un discurso vacío de contenido ante un pueblo que padece cada día más una política de mentira, discriminación y ajuste para sostener a una elite y sus devaneos ideológicos o, simplemente sus carisimas calidades de vida.

Una clara prueba del interés por el pueblo argentino es la permanente desatención de aquellas provincias o municipios cuyos gobernadores o intendentes no forman parte de la claque oficial. Claramente los gobernadores o intendentes pueden ser de un partido u otro, lo que nunca cambia es la condición de pueblo argentino de aquellos que habitan esas provincias y municipios, a los que no se les presta la misma atención que aquellos donde el oficialismo es evidente.

En Jujuy se está dando un caso bastante patético. El gobierno de la provincia parece tener el objetivo de recuperar el municipio capitalino. Para ello ha ideado todo tipo de acción desde las distintas áreas, desde los distintos ministerios. Lo paradójico es que ayer domingo varios medios publicaron una nota referida a la terrible situación que le toca vivir a Purmamarca, localidad que convive con una cloaca a cielo abierto. Ahí es donde parece que la pifian un poco porque los pumamarqueños también son parte del pueblo argentino, son parte del pueblo jujeño. Este entre otros desatinos hace que las palabras de Fellner hagan eco en el vacío.

El grave problema es que los intendentes se ven atados a la voluntad de un gobierno provincial que niega la posibilidad de promover una ley de coparticipación que los libere. Hoy nadie puede sacar la cabeza porque se la cortan desde hacienda de la provincia. Entonces ¿que es lo que se propone continuar?

Para retomar la línea argumental del primer párrafo es necesario decir que para que Jujuy vuelva a ser una provincia viable, que reciba una nueva oportunidad de desarrollo ecónomico y social, lo que se debe hacer es poner en crisis a la dirigencia demostrándole que quienes tienen la sartén por el mango son los mandantes y no los mandatarios. Tenemos tiempo, vayamos pensando el voto y no seamos cobardes ante lo nuevo que siempre nos puede sorprender para bien. Más de lo mismo no sorprende y mucho menos nos abre las puertas de la oportunidad a nosotros, nuestros hijos y a nuestros nietos.

Descalabros selectivos: Cuando defendemos y cuando no

Hace unos días nos enteramos que hay un planteo ante el deliberante capitalino para que se revise el valor del boleto de transporte urbano. Un concejal al menos ya planteó su rechazo alegando que este provocaría un descalabro en la economía familiar, a la vez que aseguraba que las organizaciones sociales no dudarían en llevar adelante acciones. Claro que, con todo lo bien intencionado que pueda ser el concejal, cuando los tarifazos aplicados a las boletas de gas domiciliario produjo un grueso agujero en los bolsillos del pueblo (una vez más convidados de piedra) no se escuchó ni se vio acción alguna de parte de los mismos que ahora, convenientemente, prometen acciones. Curiosa la selectividad de los agravios al pueblo argentino. No es lo mismo que el agujero lo provoque el gobierno nacional o provincial que el municipio capitalino u otro amigo de sus amigos.

Operaciones políticas cercanas a la mala praxis

Para concluir y darle contenido al título de esta columna “Cuando los procesos cumplen su trayectoria” nos queda decir que así como hay operaciones de Julio Cobos en Jujuy para hacerle creer a propios y ajenos que Raúl Jorge podría o querría ser candidato a gobernador por la UCR, y la noticia –que no será tanto- de una posible alianza entre el Frente Renovador que lidera Sergio Massa y el frente que se constituiría Jujuy, liderado por Gerardo Morales, situación esta que no les cae bien a todos, básicamente a aquellos que se ven afectados y lo estarían más ante un eventual triunfo de Morales en 2015, se estarían adelantando pues aún no se conocen los términos en que esta alianza política provincial se realizaría. Recién hoy a la tarde, en el marco de una conferencia de prensa conjunta se develará esa incógnita.

Cuando decimos que los procesos cumplen su trayectoria queremos decir que estos normalmente son irreversibles, una vez que se traza su recorrido hacia el objetivo, son inexorables, en sus dos facetas, tanto en el triunfo para unos como en la derrota para otros. Otra de las cualidades de los procesos es que tienen sus custodios, los que monitorean todo el tiempo que no haya desvíos o que se produzcan correcciones, pero nunca son detenidos. Si la historia reciente de la provincia de Jujuy nos muestra de procesos que inexorablemente duraron décadas, hoy vemos que esos ya concluyeron para dar paso a otros. Debemos estar atentos a la trayectoria de este proceso que se anuncia para custodiarlo y corregirlo, es decir, no repitamos la historia de dejar hacer. No nos fue bien a la mayoría.

“En momentos de crisis no se puede mantener la neutralidad. Llega el momento en que el silencio se convierte en traición”. Martin L. King

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día