Ljungberg sobre la renuncia de Fábrega: “se encuentra en línea con lo que es resolver un problema que existía dentro del gobierno, que eran dos visiones contrapuestas”

Jujuy al día® – Tras las acusaciones vertidas por parte de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner contra el titular del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Juan Carlos Fábrega, lo que derivó en su estrepitosa renuncia, nuestro medio dialogó con el reconocido economista jujeño, Juan Ljungberg, quien se refirió a las posibles razones de dicha renuncia y a las consecuencias que la misma puede traer a la sensible economía argentina.

Según manifestó al diario JUJUY AL DÍA® Juan Ljungberg, “la modificación de la presidencia del Banco Central se encuentra en línea con resolver un problema  que existía dentro del gobierno, que eran dos visiones contrapuestas entre el Ministro de Economía y el presidente del BCRA, ya que Fábrega tenía alguna resistencia a un manejo demasiado discrecional y anárquico de los instrumentos monetarios y trataba de manejarlos con cierto cuidado para evitar que se siga alimentando el ciclo de la inflación y devaluación, la caída del nivel de compra de la población, entre otras cosas”.

Agregó “pero evidentemente en esto triunfó Economía y  han colocado a una persona que no es del equipo de Kicillof pero sin embargo responde de forma directa a la presidente y ha sido una persona que también formó parte del gobierno de Menem, del equipo de Cavallo, fue coordinador del sector de negociación de deuda externa y también estuvo en el gobierno de De la Rua, y es alguien que, según los que lo conocen, caracterizado por ser una persona obediente, que cumple ordenes, con lo cual es lo que se buscaba y no alguien que pueda oponer algún tipo de reparo o tener algún pensamiento propio y distinto”.

Explicó que estos vertiginosos cambios “en la dinámica que va teniendo la situación económica esto puede ser quizás más peligroso en cuanto a este espiral inflación- devaluación  porque creo que va a significar una acentuación de las política que impulsa  Kicillof, la exacerbación de la demanda, en este caso del gasto público no financiado genuinamente ya que se hace con emisión monetaria, ya con un nivel entre el 30 y 40% de inflación, donde el deseo de mantener los pesos caería abruptamente y va a caer más abruptamente con lo cual toda la emisión monetaria se va a ir a los precios o a uno en particular que es el dólar”.

Expresó que “en lo personal el panorama me preocupa porque me parece que será un agravamiento de la situación que venimos viviendo estos últimos años, agravado por el hecho que el año que viene va a haber menos ingreso de divisas porque el precio de la soja, que es uno de los principales productos de exportación argentino y que el gobierno ha tratado despectivamente durante 6 años, cuando este fue el que le ha mantenido el abastecimiento de divisas, ha caído fuertemente, un 40%, con lo cual va a haber una entrada menor, muy significativa, de divisas el año que viene y se va a agudizar el faltante y esto hará que se extremen aún más los controles, lo cual va a tender a presionar a una devaluación más rápida del peso”.

En este sentido, JUJUY AL DÍA® consultó al economista jujeño sobre los efectos de esta situación en la micro economía, en el bolsillo de cada ciudadano. “Las consecuencia se van a sentir porque creo que va a haber una acentuación en las políticas macro del gobierno y esto genera una inflación creciente que afecta microeconómicamente a cada personas porque cada vez vamos a tener menor poder de compra en nuestros salarios y además de las problemáticas de cada familia, se va a trasladar en un creciente malestar social, porque se van a redoblar las presiones por parte de los trabajadores y sus asociaciones para recuperar su nivel salarial que se va perdiendo mes tras mes”.

Por ello mencionó, a razón de consejos, que “esto no es fácil, pero hay que cuidar los ingresos al extremo, es decir cuidar en que se gasta, habría que reducir todas las compras superfluas, las que puedan ser postergadas o evitadas y concentrarse en aquellos productos que son esenciales, porque todos podríamos ver una caída en nuestro nivel de vida”.

Sostuvo “tiene que haber un uso más cuidadoso de los ingresos familiares aunque la realidad ya lo está imponiendo, porque la gente tendrá que recorrer más y mirar los precios, no comprar en cualquier lado, porque aparte de la inflación hay otro problema y es que hay una gran dispersión de precios, porque uno compra en un lado y en otro cuesta más caro, por eso se deberá recorrer y eso significa un desgaste de energía personal, familiar y también es un costo importante que genera la inflación”.

Agregó “si a alguien le gustaba dormir la siesta va a tener menos tiempo para hacerlo ya que va a tener que salir a buscar precios y eso también es una pérdida de calidad de vida porque vamos a estar recorriendo negocios para ver dónde están los precios más baratos para que nos rinda mejor nuestro sueldo”.