Abogados de Jujuy consideran que la aprobación del nuevo Código Civil y Comercial “merecía un trato más considerado y respetuoso”

Jujuy al día® – Nuestro medio dialogó con el Vicepresidente del Colegio de Abogados y Procuradores de Jujuy, a cargo de la presidencia, Simón Cabezas Hametti, quien se refirió al poco, o nulo, tratamiento y al modo de aprobación que tuvo en el Congreso de la Nación el nuevo Código Civil y Comercial Argentino, y consideró que su aprobación se trató en un ámbito politizado y que la falta de tratamiento y debate significa perder una fuente de interpretación del nuevo Código que regirá a nuestro país por los próximos años.

Acerca de este nuevo Código Civil y Comercial, Simón Cabezas Hametti expresó en una entrevista con el diario JUJUY AL DÍA® “tiene muchas cosas positivas, seguramente tiene algunas cuestiones negativas pero tendrán que ver con los enfoques que uno le dé a determinados institutos, pero tiene muchas cosas positivas. Simplificar los procedimientos en materia de adopción es algo muy positivo”.

Consideró que “es algo positivo también lo que se conoce como ‘divorcio exprés’, porque hay que decirlo: el divorcio es un procedimiento doloroso y que eventualmente por la forma en la que estaba previsto en la legislación argentina hacia que a la par del dolor  por el fracaso del matrimonio se debía transitar un proceso judicial también doloroso que incrementaba más las heridas, y con esto se da la posibilidad de recurrir a un sistema más simple que evite generar heridas innecesarias”.

“Seguramente  habrá cosas para criticar y mejorar pero no tengo una mirada negativa  sobre el Código ya que hace aportes positivos y la vida de este Código recién empiez,a y así como el otro tuvo un trayecto muy largo, de décadas donde se lo ha ido interpretando, enriqueciendo, el recientemente aprobado hay que mirarlo como una norma que le queda por transitar 50 años de interpretación, 50 años de lectura, estudios para que llegue en algún momento, tal vez  en 100 años, a concluir su vida útil. El Código se merece todo el respeto, tanto el que está saliendo como el que entrará en vigencia y va a dar mucho que hablar a los abogados y a toda la sociedad”, sostuvo.

Respecto a su aprobación, el Vicepresidente del Colegio de Abogados de Jujuy manifestó que “el Código Civil es tal vez la norma más importante para la vida de toda la ciudadanía y todas las personas dentro de la República Argentina, es una norma  que rige a todos los seres humanos desde antes de nacer y hasta después de la muerte. El Código Civil que va a perder vigencia desde el 1 de enero del 2016 ha regido a la Argentina durante 145 años, y su modificación, su derogación, merecí una trato más considerado, más respetuoso, y la aprobación del nuevo Código merecía también que se cuidaran todas las formas y que tuviera todo el debate necesario, sin politizarlo, para que su entrada en vigencia sea un evento para festejar dentro de la comunidad jurista argentina”.

Sostuvo que “para esto hubo un proceso de años de elaboración, de discusión y tratamiento para la producción de modificaciones en este texto y realmente hubiera favorecido que se lo tratara con un poco más de calma para no generar esta situación, este sabor amargo que le queda a todos por el hecho que se lo haya aprobado así en la Cámara de Diputados, con una oposición que se retira sin prestarse al debate, que era un debate sobre una ley que quizás es la más importante que haya sancionado el Congreso en los últimos 20 años, por lo que merecía un trato absolutamente respetuoso que le permitiera que toda la sociedad argentina festejar la aprobación del nuevo Código”.

“Hay que tener en cuenta la trascendencia e importancia de esta norma que llega para quedarse por los próximos 100 años y que está sacando de vigencia a otra norma que llegó hace 145 años. Merece por ese solo hecho que todo el tratamiento hubiera sido considerado, responsable, respetuoso, para que su aprobación sea realmente el evento jurídico de gran importancia para toda la sociedad argentina”, remarcó.

JUJUY AL DÍA® consultó a Cabezas Hametti si considera que el debate de este proyecto, hoy el nuevo Código Civil y Comercial, fue politizado, Simón señaló que “depende del ámbito de donde se lo mire. Desde los Colegios y Universidades el tratamiento que se le dio fue absolutamente despolitizado; fue técnico, científico, académico, se dio un debate muy rico en muchas esferas sobre este proyecto aunque al final, en este tramo, no cabe duda que el Congreso de la Nación es un ámbito político de discusión y debate y allí la discusión se politizó y por lo que vimos ayer la aprobación también se politizó”, aseguró.

“Los políticos hacen política y es lógico que su debate tenga ese contenido, pero este tipo de norma merece que los debates no solo sean políticos sino que tengan su aspecto doctrinario, filosófico, jurídico, aspectos que son ineludibles para tratar de hacer aportes, porque no solo puede ser mirado desde lo político”, agregó.

Acerca de la ausencia de la oposición, Cabezas Hametti manifestó que “la oposición debería haberse quedado y haber dado su opinión, generar sus críticas a las normas, es legítimo que lo critiquen si le parece que existen fallas en el procedimiento o en el tratamiento que se les ha dado al proyecto. Hubiera sido muy bueno que se quedaran y dieran la discusión sobre aquellos puntos que consideran o estiman que había que opinar y hablar, porque lo que pasó priva la posibilidad que esta norma saliera de un consenso, se priva de los aportes que pueda hacer la oposición”.

Explicó que a su entender la ausencia de los diputados opositores “nos lleva a todos  a una situación de pensar que se hizo algo que está mal, porque esa es la sensación que le queda a la sociedad, ya que si la oposición se fue porque algo se estaba haciendo mal y en una norma como esta eso no es positivo porque esta norma debe salir con el mayor consenso posible para que la sociedad la acepte, la reciba y la adopte porque va regir a todos”.

En relación a las consecuencias que pudiera traer la falta de debate de una norma de tanta importancia, señaló “seguramente a la hora de interpretar la ley, el abogado y el juez, cuentan con otras fuentes de interpretación como la jurisprudencia, la doctrina  pero también utilizamos la fuente del debate y la exposición de las normas que entran en vigencia y al no haber debate eventualmente nos vemos privados de esta fuente, se pierde una”.

También mencionó “al no haber debate hay cuestiones en las que nos vamos a ver privados de una discusión que pudo ser enriquecedora y van a haber cuestiones que habrá que zanjar, interpretar o corregir en el futuro y todo este debate lo que tiende es a perfeccionar lo más posible la norma jurídica. No cabe duda que no se puede crear una norma jurídica perfecta, pero toda obra  humana es perfectible y el debate ayuda a eso, y al no generarse esa  discusión de seguro que va a haber que ir creando y solucionando cuestiones que hayan quedado sin discutirse y hayan pasado inadvertidas”.