Néstor Ruiz: “Un glaciar puede morir si es atacado por las empresas mineras”

Jujuy al día® – Prácticamente desde el momento de su aprobación en septiembre de 2010, se denunció que la Ley de Glaciares no se cumplía. El geoarqueólogo Néstor Ruiz coincide en su no aplicación e incluso asegura que en Jujuy, provincia donde vive, existen glaciares que ni siquiera están inventariados.

La falta de información hace que muchos crean que los glaciares están únicamente en el sur del país o en las zonas cordilleranas, sin embargo pueden encontrarse en varias provincias, entre ellas Jujuy. “desde los 30º para arriba hasta los 0º, existe lo que en ciencias se llama glaciares tropicales. Son absolutamente diferentes porque son resilientes de la última glaciación, es lo que quedó de hace 16.000 años y sufrieron un proceso por el cual en general fueron cubiertos por sedimentos eólicos, que llevó el viento, y quedaron protegidos al amparo de los factores de ablación que son los que los desgastan, como el sol y el viento, y están presentes en todas las provincias del noroeste y cumplen un rol muy importante en la provisión de agua para las comunidades por el hecho de que en esta zona, en la zona andina norte, llueve solo tres meses al año, y el resto del año vivimos del agua que los glaciares van soltando lentamente todos los días”, aseguró Néstor Ruiz a La Retaguardia.

Ruiz es geoarquéologo: “una ciencia auxiliar de la arqueología –según explicó– que consiste en estudiar el ambiente geológico en el que se desarrollan las actividades humanas en el pasado. Tiene una serie de técnicas no invasivas, que nosotros acompañamos en mi equipo con un respeto muy profundo por las comunidades indígenas con las que compartimos las actividades y ellos participan del trabajo de campo. Todo segmento si es científico requiere una especialización, así que nos especializamos en agua, en sus tres estados sólido, líquido y gaseoso, pero en el pasado. Eso nos ha llevado a hacer algunos estudios más recientes vinculados con la Ley de Protección de Glaciares, ya que acá en Jujuy hay un intento de invisibilizar la existencia de glaciares”.

La Ley de Glaciares en el freezer

En setiembre de 2010, el Congreso sancionó la Ley Nacional 26.639, bajo el nombre de “Régimen de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Periglacial”: “si se cumpliera, implicaría la prohibición de realizar cualquier obra de infraestructura humana o explotación económica, solo serviría para ciertos deportes y para estudios científicos, es algo que es un objetivo general de todos los ambientalistas y los que defendemos los intereses de las comunidades indígenas por el hecho de que es agua de muy buena calidad, agua dulce que prácticamente le da sustento a las poblaciones campesinas e indígenas de la zona, que son muchas obviamente”, expresó al respecto Ruiz.

Esto significa que es una ley que de cumplirse frenaría los actuales emprendimientos megamineros: “la Cordillera de los Andes tiene distribuido una gran cantidad de metales y de minerales como tierras raras, y lo que sucede es que las megamineras no buscan la concentración de los minerales, sino la fuente de agua que requiere el proceso de la megaminería que es más o menos equivalente a la cantidad de material que ellos hacen explotar, vuelan cerros enteros, como pasa en La Alumbrera, y ellos necesitan pasar eso por agua, mezclarlo con tóxicos, para poder hacer el proceso de separación en el caso particular de La Alumbrera, transformar todo ese material en un barro y mandarlo al puerto de Rosario para ser embarcado y llevado a Estados Unidos. Esto es porque ellos hacen la declaración únicamente de los metales, no declaran las tierras raras que son tan o más valiosas que los metales en la tecnología actual. Es decir que lo que ellos necesitan es el agua. Lo que buscan es a los glaciares para poder pincharlos y ocupar ese agua”, detallo Ruiz.

Al ser consultado acerca de por qué se considera que la Ley de Glaciares no se está cumpliendo, Néstor Ruiz manifestó que existen muchas razones: “las provincias de Catamarca, Tucumán, Salta y Jujuy hasta ahora dicen desconocer la existencia de glaciares. En general en Tucumán y Salta gracias a la honestidad intelectual de la doctora Analía Ahumada que hizo los estudios pertinentes ya existen inventariados en el Ianiglia (Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales). El primer paso es inventariarlos y ella ya introdujo la existencia de glaciares en estas provincias e incluiría algunos glaciares de Jujuy y Catamarca. Además se debe poner a consideración de la sociedad cuál es el rol de los glaciares tropicales, es algo que intentan ocultar por todos los medios. La segunda cuestión es que ya existen emprendimientos mineros asentados en ambientes glaciares y periglaciares y esa actividad debería ser ya prohibida, por otro lado existen nuevos emprendimientos mineros en toda la cordillera que se asientan en estos glaciares, como Veladero, y un montón de otras minas en Jujuy y el resto de las provincias”.

En este sentido, Ruiz dijo que existe una gran presión de parte de los gobiernos nacional y provinciales sobre los científicos del Ianiglia: “ellos dudan entre someterse o ser profesionales y cumplir con su trabajo, hay algunos como la doctora Ahumada que tienen una honestidad intelectual que hace que el Ianiglia paulatinamente vaya incorporando glaciares de distintas provincias. Yo he conseguido que incorporen nueve glaciares jujeños, que es una ínfima cantidad de los que hay, porque son pequeños no son esta imagen que nosotros tenemos de los grandes glaciares blancos del sur”.

Sobre lo que ocurre particularmente en Jujuy, Ruiz explicó que el gobierno provincial y la universidad local, que está subsidiada por la minera Barrick Gold, tuvieron durante años el mismo discurso de que no había allí glaciares: “pero ya están aflojando por el hecho de que el año pasado en un Congreso Internacional de Hidroclimatología, nosotros presentamos un trabajo técnico que consistía en algunas técnicas de evaluación y prospección en el que mostramos fotos de varios glaciares de Jujuy y eso ha hecho que inevitablemente ellos tuvieran que empezar a reconocerlos, pero lo cierto es que lo que están haciendo es postergar lo más que pueden la realización del inventario y mientras eso no sucede siguen otorgando algunos pedimentos mineros a pesar de que este mismo lunes la Defensoría del Pueblo de la Nación le exigió al gobierno de la provincia que cese con la entrega de los pedimentos hasta no realizar el inventario. Pero estamos en esta Argentina donde no se cumple nada, ni la ley, ni la Constitución, ni los requerimientos judiciales. Es decir que no basta con visibilizarlo, con mostrarlo, con presentarlo a la sociedad, sino que además requiere de la movilización de las comunidades afectadas y de la sociedad en general para resistir el avance de la megaminería”, expresó el geoarqueólogo.

Ruiz consideró que si la Ley de Glaciares se cumpliera sería fantástico: “nosotros podríamos preservar estas fuentes de agua que es importante porque tienen carácter fósil, es decir que tiene una recarga que es inferior al agua que da. Es agua que quedó almacenada desde la última glaciación y que la recarga es inferior a lo que entrega, quiere decir que eso aumenta su valoración por el hecho de que estaría en condiciones de dar agua algunos siglos más, pero no es abundante y un glaciar puede morir si es atacado por estas empresas”.

Informarse para evitar el avance

Al referirse a la respuesta de la población ante toda esta información, Ruiz señaló que existen diferentes niveles. El primero involucra a quienes viven en los valles originados por los glaciares: “yo hago el trabajo de campo con las comunidades y a medida que vamos subiendo yo les voy mostrando en el terreno para que ellos aprendan a reconocer los glaciares de roca, los de escombros, los ambientes periglaciares, y se dan cuenta que el agua que naturalmente reciben tiene ese origen y hemos realizado en varias comunidades obras para captar ese agua y en medio de la puna frente a las Salinas estamos haciendo algunas experiencias hortícolas, hemos incrementado el ganado de camélidos, sobre todo llamas, para la cría e incluso estamos probando con frutales y hortalizas, es decir estamos usando el agua para que las comunidades mantengan su autonomía, porque en este momento en la Argentina entre el asistencialismo que implica hacinarse en las ciudades, correr los riesgos que todo eso implica, caer en manos de los punteros políticos, de las adicciones; ellos prefieren quedarse a vivir en su lugar, ser autónomos y autosuficientes, y la verdad que las experiencias son buenas”.

En cuanto a los otros niveles de respuesta, Ruiz detalló: “hay un segundo nivel que son los productores campesinos y los pequeños productores que viven en las quebradas y que se ven afectados cuando existe algún emprendimiento minero porque las aguas bajan contaminadas y arruinan su cultivo. Hay un tercer nivel que es el de la sociedad de Jujuy, como en Catamarca, cada una de estas provincias tiene un río que recorre gran parte de su superficie y que va alimentando a estas producciones y luego llega a la gran producción agrícola, a la producción comercial ya en forma de río. En Catamarca está el Santa María, que yo hice un estudio para ellos, y en Jujuy el Río Grande que después se llama San Francisco. Estas provincias dependen en sus grandes cursos de agua de la provisión de agua de los glaciares”.

Se cumplen cuatro años de la sanción de la Ley de Protección de Glaciares y quienes deben aplicarla y respetarla no lo hacen. Por el contrario, se mantienen los acuerdos entre gobiernos nacional y provinciales con las empresas megamineras, que continúan explotando las zonas periglaciares y glaciares a su propia conveniencia, sin importarles que –tal como señaló el geoarquéologo Néstor Ruiz– el ataque de estos emprendimientos pueda matar a los glaciares, imprescindibles para las comunidades que precisan de su agua para vivir.

Fuente: http://www.argenpress.info/2014/09/nestor-ruiz-un-glaciar-puede-morir-si.html