El Humor negro ocupa el espacio del hambre y la necesidad en Jujuy

Hace muchísimos años, en el marco del más ácido y negro humor, los argentinos nos “reíamos” de un cuento que luego, con el tiempo, se convirtió en realidad en nuestra provincia.

El cuento decía que unos niños hambrientos golpeaban la puerta de una casa y, cuando los atendían, ellos pedían algo para comer. Acto seguido, el dueño de casa les entregaba un tenedor y un cuchillo. Hilarante en su momento, este cuento se institucionalizó y se hizo carne en Jujuy cuando los dirigentes de un comedor le pidieron al Ministerio de Desarrollo Social un aumento en el valor de cada plato de comida que se les da a los chicos (actualmente es de 4 pesos). La respuesta fue casi como el remate del cuento aludido, en vez de enviar más dinero para mejorar la calidad y cantidad de la comida, le enviaron una nutricionista para que les enseñe como nutrir a un chico con 4 pesos.

Así como el humor surge de la cotidiana realidad, también las acciones de determinados funcionarios dan para ejercer la seriedad y reclamarles al menos sensatez.

Lo curioso es que este tema que hoy se editorializa es un reclamo que publicó Jujuy al día el 13 de agosto con lo que lleva ya mucho tiempo de ser expuesto a ojos y oídos de quienes son los responsables de resolverlos, pero no de la manera que intentan hacerlo. Tomándonos el pelo.

Si quisiéramos intelectualizar este tema que necesita más de acción que de teorías, podríamos decir que habría una severa inhabilidad comunicacional desde la cabeza del ejecutivo provincial –Eduardo Fellner- hacia sus propios funcionarios. Es decir, la bajada de línea no es clara pues deberíamos interpretar que el gobernador ordena resolver determinados temas “como sea”. Ahora, ese “como sea” se convierte en eso y se traduce en chicanas como enviar profesionales a comedores para que le enseñen como nutrir chicos. Le enseñen a un grupo de madres pobres de toda pobreza, que criaron varios hijos, como hacer para que les alcance el presupuesto. Curiosa forma de interpretar un mensaje comunicacional.

Esto trae otro costado, se puede, tal vez, teorizar comentando una determinada situación: Hay un cartel tirado en el piso. En el cartel se puede leer “Prohibido pasar”. Si le preguntáramos a algún funcionario que tiene la obligación de gestionar que significa para él/ella ese cartel en el piso ¿Qué esperamos que nos responda? Lo primero sería deslindar responsabilidad “Yo no lo tire” o “Cuando llegué ya estaba allí”. Lo segundo sería dibujar una respuesta más o menos convincente como “El cartel esta caído y en el piso no significa nada”, claro que sin arriesgar un paso más. Lo concreto es que en ninguno de estos pasos se vislumbra la intención de resolver el acertijo, de imaginar, de darse una idea y mucho menos de contestar la pregunta realizada “¿Qué significa ese cartel en el piso?”.

Bien, la respuesta correcta es que no significa nada pues el cartel en el piso esta fuera de contexto. El cartel debería estar pegado sobre una puerta para que el mensaje cobre sentido, es decir su contexto natural es la puerta, pues sólo allí cobra sentido el “Prohibido Pasar”.

Con esto ya podemos seguir con eso del contexto, que no es otra cosa que un conjunto de circunstancias que rodean o condicionan un hecho. A lo que podemos agregarle el entorno lingüístico, pragmático y social del que depende el significado de una palabra o un enunciado.

Si el conjunto de circunstancias que rodean un hecho, más el entorno social del que depende el significado de una instrucción dada por el gobernador (el contexto) se traduce en lo que se tradujo -el hecho más arriba enunciado- quiere significar al menos tres cosas: 1- Que el mensaje no fue bien decodificado por quienes fueron sus receptores. Esto es probable que se deba a la falta de información de lo que se hablaba. Desconocimiento del contexto.

2- Que el mensaje fue bien decodificado y que tanto emisor y receptor tienen la misma información y, tal vez, la misma intención “Hacer como que hacen”, pero mal.

3- Por último, que la intensión fue sana, pero descontextualizada.

En todos estos casos queda claro que hay un enorme desinterés por informarse debidamente (si es que no lo están)) para así actuar en contexto. Lo curioso seguirá siendo que intenten mitigar el hambre con consejos. Pues así, el cartel seguirá estando caído en el piso.

Máximo y sus huestes jujeñas de La Campora

Causa hasta vergüenza ajena que un grupo de privilegiados de nuestra provincia tengan la cara tan dura como para hacer declaraciones públicas tales como las que hizo el actual titular del PAMI en Jujuy, Cristian Arnau, quien se solazaba el pasado sábado 13, en el marco del acto que la organización de la que participa realizara en Buenos Aires, diciendo “después de este hecho político, cada compañero que volvió a su barrio lo hizo con mucha más fuerza”. Lo que omitió el funcionario militante del que dependen miles de jubilados jujeños fue que pocos días después los afiliados al PAMI se quedaban sin farmacia. Y cuando ponemos el acento en este tema es porque nadie necesita más del acceso a los medicamentos que un jubilado.

Pero la cosa no queda allí, también aseguró que “Cada día hay más compañeros que quieren participar, hay más jóvenes que quieren participar en política y La Cámpora es el ámbito natural de la juventud para realizarlo” Y donde más le asegurarían la posibilidad de conseguir un trabajo, un necesario trabajo, si en Jujuy los últimos 15 años lo que menos se hizo es generar puestos de trabajo legítimos (a excepción de los creados en las administraciones municipales y provincial).

No es una cosa que se nos escape que todos aquellos que viajaron a Buenos Aires para participar del acto aludido tienen todo el derecho de hacerlo, eso sí, si lo hubieran hecho con sus propios ingresos, de su bolsillo, pero no fue así. Excepto aquellos menos agraciados por ser sólo beneficiarios de planes tales como Fines y otros, tuvieron que soportar un largísimo viaje de ida y vuelta en micros que dejaban mucho que desear en confort. En cambio todos aquellos que oficiaron de voceros viajaron dos cómodas horas en avión con pasajes pagados por los impuestos de todos los jujeños.

Sabemos que esto no sucede ahora y que siempre sucedió, de lo que estamos seguros es que debe cambiar y el cambio comienza con la denuncia. Todo aquel que quiera hacer política debe poder sostenerse solo. El Estado nos ahoga con impuestos a los ciudadanos para que esos fondos sean mal gastados en cuestiones partidarias. Cada quien atienda su juego con sus propios recursos. Y eso es para todos. Debemos desterrar los tuyos, los míos y los nuestros de la política.

Prácticas pueblerinas en medio de una ciudad

Los que tenemos algunos años, de chicos, cuando Jujuy no era la gran ciudad que es ahora, todas las ventas y promociones se realizaban a través de carros –eventualmente en estancieras- que portaban bocinas propaladoras desde las que surgían, normalmente, música para atraer y posteriormente se propagandizaba la llegada de un circo o el fin de temporada de un comercio y sus ofertas, etc.

Esto era esperado y agradecido pues era casi la única forma de enterarse de las cosas. Había poco acceso a los diarios y mucho menos a la radio. La TV no existía y desde que apareció hasta que se socializó pasaron muchísimos años. Entonces la propaladora era la forma de llegar en una zona cuasi rural a un público que de otra manera estaba aislado.

Ahora, que sentido tiene que un grupo de camionetas, autos y hasta bicicletas portando poderosos equipos de audio y video se paseen por el centro de la ciudad aturdiendo, molestando a todo el mundo con sus altisonancias. Pareciera que ocurre todo lo contrario que ocurría, del agradecimiento al desagrado por la molestia que ocasiona esta práctica más que pueblerina, la que seguramente debe estar aprobada por los organismos que controlan la contaminación ambiental. Eso sí, les tenemos una noticia, lo están haciendo mal. Pues la contaminación auditiva es parte del rubro. También de esa se tienen que ocupar pues no sólo la molestia por el volumen en que realizan esa tarea sino por sus consecuencias inmediatas. Por ejemplo, a quien no le ha pasado estar hablando por celular (cuando funciona) y tener que ingresar a algún comercio o casa para no ser tapado por el ruido y seguir su charla. Muchas veces se escucha decir “corta que ya te llamo de nuevo porque es imposible hablar con el bochinche”.

Señores del municipio capitalino, encargados del área de habilitaciones, tengan muy en cuenta estas líneas pues, el tratado es un tema de suma importancia para la calidad de vida de los jujeños. Señores de Medio Ambiente de la provincia, ya que quieren meterse en todos los temas que atañen al municipio, pues ocúpense de esto así serán Uds. a quienes felicitemos. Pero hagan algo más que ver con que se chicanean.

Por lo dicho es que los conminamos a recuperar a la política como herramienta de transformación que es el principal desafío que enfrenta hoy la Argentina; lo cual solamente será posible si dejamos de lado mecanismos que continúen siendo objeto de fuertes cuestionamientos por parte de la sociedad”.

Por último y solo con la intención de darle voz a alguien más es que proponemos que: “Es necesario que se deje espacio a la apatía en lugar del fanatismo pues, de la apatía, se despierta”.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día