Alza del dólar paralelo: economista jujeño aseguró que “esta va a ser una pulseada hasta el fin del mandato del gobierno”

Jujuy al día® – Luego de una semana donde el dólar paralelo supero los 15 pesos para su compra, en una entrevista con nuestro medio, el reconocido economista jujeño, Juan Ljungberg, indicó que es muy difícil poner un techo a un mercado ilegal y que el gobierno nacional debe tratar de que la brecha entre la divisa paralela y la oficial deje de crecer ya que si no se verá obligado a devaluar nuestra moneda por segunda vez en el año, lo que generaría un “cimbronazo en los precios internos y una retroalimentación de la inflación”.

Aseguró que “esta va a ser una pulseada hasta el fin del mandato del gobierno entre los que pretende una devaluación más brusca del cambio y el gobierno que pretende ir llevándola más suavemente”.

Juan Ljungberg manifestó que el imparable crecimiento del dólar “blue” se debe a que “es difícil poner un techo a un mercado paralelo, ilegal, que no está regulado, es algo entre dos personas que deciden vender un bien, en este caso dólares, o podría ser un automóvil usado, y en este caso cómo establecemos cuanto hay que pagar por el automóvil usado o el dólar, depende de cada uno, porque si uno quiere cobrar 20 y el otro se lo paga está bien y si no se lo paga no lo vende, es un acuerdo de partes”.

Explicó que “lo que pasa en esto es que es cierto que hay especulaciones financieras en el sentido que hay quienes a través de operaciones, que son muy pocas realmente en el mercado paralelo, van presionando y tiene un efecto psicológico y lo que se está pretendiendo hacer es evitar que se produzca una brecha muy grande con el valor oficial, lo que históricamente produce y lleva a una devaluación para achicar la brecha”.

El economista expresó que “es lo que trata de hacer el gobierno, tratar que el dólar paralelo no crezca tanto para que la brecha no se extienda y por lo tanto no estar obligado a devaluar que es lo que ocurrió a fines de enero cuando se devaluó un 26%, y el gobierno no quiere hacer eso pero si esa brecha se extiende en un momento dado se va a ver obligado a hacerlo”.

Indicó que “lo que está tratando es quitarle presión y una de las medidas que volvió a tomar, y que ya había tomado en abril, es obligar a los bancos a desprenderse de las posesiones en dólares, para que haya más oferta de dólares y esto es una forma de, a través del mercado, bajar la presión. La otra medida es actualizar el piso de compra de dólares para ahorro, en esto lo que pasó es que se actualizó el salario mínimo y esto automáticamente aumentó”.

Ljungberg comentó que dichas medidas “en el fondo son las mismas ya tomadas y están tratando que esta presión alcista que se está produciendo baje, ceda y así evitar tener que volver a devaluar bruscamente. Pero el dólar oficial se está devaluando, empezamos en 8 en enero después de la devaluación y dijo el Ministro Kicillof que ese era el valor que, según el gobierno, debía tener el dólar y hoy está alrededor de los 8,50. Se devaluó más de un 12% que en definitiva de alguna manera parcialmente va recogiendo la inflación de estos meses, un poco atrasado pero tratando de mantener ese valor histórico de 8 pesos ajustado por la inflación”.

“Esta va ser una pulseada hasta el fin del mandato del gobierno y entre los que pretenden una devaluación más brusca del cambio y del gobierno que pretende ir llevándola más suavemente”, sostuvo.

También Ljungberg se refirió a si es posible llagar a tener un dólar paralelo a 20 pesos, como anuncian algunos economistas, y las posibles consecuencias de este escenario, manifestó que “todo es posible pero es poco probable llegar a esos valores porque tiene que haber una corrida muy fuerte contra el peso. Si ocurriese las consecuencia pueden ser muy serias porque sería imposible mantener un dólar oficial a 8 o 9 pesos, implicaría tener que dar un salto, por ejemplo a 12 pesos, por dar una cifra, y eso significaría un 30% de devaluación parecida a la de enero, y cualquier devaluación lo que provocaría un cimbronazo en los precios internos y una retroalimentación de la inflación”.

Pero aclaró “creo que el volumen de las operaciones en este mercado paralelo es poco y tiene un efecto psicológico importante y por eso el gobierno trata de restringir este crecimiento para que no impacte psicológicamente en los operadores sobre todo en el común de la gente porque los operadores saben cuál es la realidad y no están influenciados por eso”.

Agregó “lo que pasa es que hay intereses en juego, todos los que exportan quisieran que el dólar valga más porque recibirían más pesos, sería más y a pesar de todos los problemas ellos recibirían dinero inmediatamente, esto es lo que trata de alguna manera de controlarse”.

“Va seguir siendo complicado el panorama porque la época de liquidación de divisas por exportaciones es el primer semestre del año y en este segundo semestre entran menos divisas normalmente, con lo cual va a haber menos alimentación en la oferta de divisas. Es de esperar que las presiones aumenten por eso otras medida que está intentado el gobierno con Brasil y China es el ‘SWAP’ que es tomar como prestamos de los bancos centrales de estos países y que le permita ofrecer dólares ante una demanda exacerbada y entonces hacer que el precio del dólar blue no crezca bruscamente”, concluyó.