Jujuy, un destino accesible para casi todos

Lic. Sofia Pereira de Calvó
Lic. Sofia Pereira de Calvó

Jujuy al día® – Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su Informe Mundial sobre la Discapacidad, Resumen (2011), se estima que hay “más de mil millones de personas afectadas por algún tipo de discapacidad, de ellas, casi 200 millones experimentan dificultades considerables en su funcionamiento”.

Según el organismo, “en los años futuros, la discapacidad será un motivo de preocupación aún mayor, pues su prevalencia está aumentando. Ello se debe a que la población está envejeciendo y el riesgo de discapacidad es superior entre los adultos mayores, y también al aumento mundial de enfermedades crónicas tales como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y los trastornos de la salud mental”.

En Argentina, según la Encuesta Nacional de Personas con Discapacidad (ENDI), complementaria del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001, la población con discapacidad representaba un 7,1% de la población total.

Según datos estadísticos del Servicio Nacional de Rehabilitación del Ministerio de la Salud en su Anuario Estadístico Nacional sobre Discapacidad, en el año 2013 la provincia de Jujuy, de un total de 2.727 personas que presentan por lo menos una discapacidad, 909 (33,3%) sufren de discapacidad motora. Infelizmente, no se ha podido obtener datos (si existen) de las llegadas de turistas con necesidades especiales a la nueva terminal de ómnibus o al Aeropuerto Horacio Guzmán.

En el ámbito turístico, la OMT desde 1980 viene formulando Declaraciones con el fin de crear prácticas/recomendaciones turísticas para el turismo accesible.

Esta forma responsable de desarrollar los destinos turísticos ha tomado muchos conceptos: “Turismo para Todos”, “Turismo Accesible” o “Turismo Inclusivo”, no obstante todos se refieren a la no discriminación de las personas con necesidades especiales en los servicios turísticos.

El turismo tiene que ser accesible a todos sin que ningún grupo o sector social pueda ser discriminado. Las políticas de cada Estado sobre esta materia tienen que ser implementadas para que el turismo sea una realidad para todos: accesible en costos, accesible físicamente en los alojamientos, restaurantes, transporte, pero fundamentalmente accesible físicamente (sin barreras) en el acceso a esas mismas infraestructuras.

En Jujuy la oferta turística para los turistas con movilidad reducida es muy escasa sino inexistente: las veredas están en mal estado y/o son estrechas, la mayoría carece de rampa; gran parte de los restaurantes y alojamientos no tiene accesibilidad en la entrada principal y/o en su interior (acceso a las mesas, baños o habitaciones para discapacitados); el transporte público no está facilitando el acceso a la bonificación del asiento para discapacitados para los itinerarios de larga distancia; el aeropuerto aún no tiene un ascensor de acceso público, la mayoría de los taxis no tiene el baúl disponible para llevar una silla de ruedas ya que son a gas; y las agencias de viaje desconocen excursiones accesibles.

Actualmente, no es posible hablar de calidad turística, responsabilidad social o de desarrollo sustentable sin que haya un compromiso voluntario que asegure que el destino turístico pueda brindar una atención adaptada a la satisfacción de las necesidades de los turistas con necesidades especiales. La calidad turística debe apostar en la accesibilidad para que Jujuy sea un destino accesible.

Cuando no es posible un gran cambio, ya sea por la inversión a realizar u otro motivo, se puede empezar con algunas pequeñas modificaciones, como por ejemplo: mejorar el estado de conservación de las veredas, implementar rampas en todas las sendas peatonales de las veredas; mejorar la accesibilidad al patrimonio cultural; insertar rampas en los accesos e interiores de restaurantes y alojamientos turísticos; sacar algunos muebles para permitir el espacio suficiente a una silla de ruedas; poner las perchas de los placares accesibles; colocar barras en los baños; asegurar siempre la disponibilidad de asientos para discapacitados, entre otras mejoras.

Para promover el turismo accesible, además de las políticas provinciales y municipales – que son fundamentales – es necesario contar con la colaboración de las empresas turísticas (alojamiento, restauración, transporte y agencias de viaje), la participación de organizaciones de personas con discapacidad como la FENDIJ (Federación de Entidades de Discapacitados de Jujuy) y principalmente la participación activa del ciudadano.

Además de todas las recomendaciones que se puedan hacer a empresas turísticas y a las entidades gubernamentales locales, es fundamental que el ciudadano proceda a un cambio de actitud de respeto hacia el prójimo, empezando con pequeñas cosas cotidianas, como por ejemplo, dar paso al peatón en la senda peatonal o permitir el paso de una persona con movilidad reducida en la vereda.

Este espacio no se destina a encontrar responsables o a “señalar con el dedo”, pretende ser un espacio de reflexión sobre variados temas relacionados con el turismo en que la idea principal es que cada ciudadano puede hacer la diferencia contribuyendo para un mejor desarrollo turístico de la provincia.

Jujuy, ¿qué esperas? El momento ideal es AHORA.

 

Por Ana Sofia Apolónia Baeta Pereira de Calvó

Licenciada en Gestión y Planeamiento en Turismo

Coordinadora y docente de la Licenciatura en Turismo de la Universidad Católica de Santiago del Estero – Departamento Académico de San Salvador de Jujuy