Advierte sobre retracción en el consumo en Jujuy

LjungbergJujuy al día® – Tras la presentación del Plan de compras “Ahora 12”, nuestro medio entrevistó al reconocido economista jujeño, Juan Ljungberg quien indicó que en nuestra provincia se observa una retracción en el consumo y que ha observado diferentes factores que lo conduce a dicha conclusión.

Además se refirió a dicho plan de compras, que es un plan de compra en cuotas sin intereses, aunque sostuvo que en este tipo de acciones “como no hay nada gratis en economía, alguien paga esos intereses”.

Respecto a la caída del consumo en Jujuy, Juan Ljungberg manifestó en declaraciones al diario JUJUY AL DÍA® que “si bien es difícil dar una repuesta general porque no hay estadísticas acá, no se hacen acá relevamientos estadísticos serios, importantes como para dar una vista a la realidad y terminan siendo opiniones y análisis personales”.

Sin embargo, mencionó “me da la impresión que hay una retracción del consumo en volumen, habría que preguntar a los grandes comerciantes cuanto venden en volumen, en cantidad física, pero creo que hay una menor venta. Tendríamos que recorrer las panaderías y preguntar si venden la misma cantidad de pan, o en las carnicerías ver si venden la misma o menos cantidad de medias reses, esto en cuanto a los consumos habituales”.

“También en las retracciones podríamos preguntarle a cualquier persona si en sus changuitos llevan las mismas cantidades de cosas, no con el mismo dinero si no las cantidades de cosas o si han dejado de comprar algunas que consideran más prescindible o si antes compraban tal cosa y hoy ya no, o si compran menos”, cuestionó.

En cuanto a los factores que lo llevan a estas conclusiones “son bastantes pocos científicos pero dan una idea del nivel de actividad. Podemos ver que cada vez hay más locales vacíos, locales que se cierran, que no se alquilan o tardan en alquilarse. Ese es un claro síntoma que hay menor nivel de actividad económica”.

Mencionó que otro factor “y aunque parezca raro, en lo personal le asigno cierta validez importante, y es la cantidad de perros comiendo basura en la calle y sobre todo en la zona del centro. Si bien podemos decir que siempre hubo perros en la calle pero no siempre revolviendo basura para comer o revolvían menos”.

Agregó “si el perro tiene que comer, aun siendo perros callejeros, anda en la calle pero están más o menos alimentado, pero cuando uno empieza a ver muchos perros haciendo eso, revolviendo basura, es porque no están comiendo en sus casas o en el lugar donde habitualmente van a comer”.

“Eso es otro síntoma del menor consumo porque podría indicar que sobra menos comida y es porque alguien come menos o come lo justo por ende sobra menos o nada de comida que es lo que general le dan a los animalitos”, explicó.

Sostuvo que “este es un tema que suelo observar y lo estoy viendo hace tiempo, y hay una mayor presencia de perritos revolviendo basura. Si bien es totalmente acientífico pero da una pista que indica esto”, afirmó.

En otra parte de la entrevista con JUJUY AL DÍA®, Juan Ljungberg analizó los pormenores del plan de compra “Ahora 12”, impulsado por el gobierno nacional para impulsar el consumo y las ventas, manifestó “es una medida más del gobierno que en este sentido viene hace mucho tiempo mostrando una gran creatividad de medidas para mantener el consumo interno y esta tiende a eso dado que el poder de compra de los salarios se deterioró con la inflación y esta es una forma de mantener el nivel de consumo  haciendo que no se pague todo junto porque no alcanza y hacerlo en cuotas para que la gente pueda seguir adquiriendo productos”.

Indicó que “las 12 cuotas son sin intereses explícitos, el tema es que como no hay nada gratis en economía alguien paga esos intereses. En esto puede haber varias formas. Una es que lo pague el que compra, pero en este caso estaría excluido porque él que compra no paga intereses explícitamente”.

Agregó “pero el que vende si vende un bien que cuesta mil pesos esos cuesta así hoy pero si lo va a recibir en 12 partes tiene que tener en cuenta que el dinero de por si tiene un valor a través del tiempo y no es lo mismo tener mil pesos hoy que en 12 cuotas, aunque no hubiese inflación, y los precios de esos bienes suben en el año y cuando tengan los mil pesos no le va a alcanzar para comprar las mismas cosas ni pagar los mismos salarios de un año atrás, entonces necesitará tener un 20, 30, 40 o 50% más”.

En este sentido mencionó “si suponemos que sería un 30% más lo pueden conseguir de dos formas. Una de ellas es que el Estado decida pagar ese interés para que así no se lo cobren al que compra y si lo hace el Estado estaría subsidiando al productor, y lo paga con impuestos de todos los que pagamos y hoy eso no es posible porque no le alcanzan los impuestos que recauda para sus gastos, le falta, con lo cual lo pagaría mediante emisión monetaria y eso se traslada a más inflación, que pagamos todo”

Añadió al respecto que “la otra alternativa es, y creo que es lo que va a terminar pasando, que el interés sí lo pague el que compra, nada más que no explícitamente sino que el interés esté implícito en el precio de venta. Por ejemplo una plancha que cueste mil pesos  pasará a costar 1.300 pesos dividido en doce, es decir que los 300 pesos de interés los está pagando el que compra, con lo cual es un ‘engaña pichanga’ porque no pagamos intereses explícitamente sino implícitamente porque alguien lo paga, alguien  lo va a tener que pagar”, aseguró.

El economista jujeño explicó que la medida “desde el punto de vista del consumo le va a dar un pequeño impulso hacia arriba, el tema está en que si es implícito, como temo, a la gente la va a seguir afectando el poder de compra, nada más que será en cuotas. La gente que hoy no puede comprar una plancha de contado y ve que puede pagar alrededor de 122 pesos por mes, ve que eso lo puede pagar, pero los 22 pesos de más que va pagando por mes le afecta el poder de compra futuro”.

Indicó que el plan del gobierno kirchnerista “lo que hace es cambiar el consumo presente por consumo futuro, alentar el consumo de hoy pero en algún momento va a dejar de consumir en el futuro porque no le va a alcanzar el dinero. Con esta medida solo se gana tiempo y dentro de 6 meses veremos qué pasa y que inventamos para reactivar el consumo cuando caiga de vuelta”.

Agregó “esto es un roll- over, es decir que se va ‘pateando la pelota para adelante’ y tratando de darle pequeños impulsos al consumo que va cayendo y darle otro para tratar de mantenerlo pero creo que la tendencia va hacia abajo a pesar de estas leves levantadas que no llega a poner el consumo en el nivel previo sino siempre más abajo y tendencialmente va cayendo”.

“Lo que trata de hacer el gobierno es que el consumo caiga lo menos posible pero en definitiva es cambiar el consumo presente a costa del consumo futuro, y con esta medida ya lo vemos”, concluyó.