”Jujuy tiene el triste privilegio de tener suicidios en una edad temprana”

Romero CrusellasJujuy al día® – En el marco del Día  Mundial para la Prevención del Suicidio, nuestro medio entrevistó a Darío Romero Crusellas, titular de la Coordinación Provincial de Salud Mental del Ministerio de Salud, quien se refirió a esta grave problemática que afecta cada vez más fuerte a nuestra provincia y cada vez más a niños de corta edad, y aseguró que hoy nuestros hijos “necesitan ser escuchados”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) instauró el 10 de septiembre como Día Internacional de Prevención del Suicidio como día para fomentar en todo el mundo compromisos y medidas prácticas para prevenir los suicidios.

Según la OMS cada día hay, en promedio, casi 3000 personas que ponen fin a su vida, y al menos 20 personas intentan suicidarse por cada una que lo consigue.

En una entrevista con el diario JUJUY AL DÍA®, Darío Romero Crusellas indicó que lamentablemente “Jujuy tiene triste el privilegio de tener suicidios en una edad temprana. Hoy en los suicidios de menores de 11 años lo que ‘justifica’ tamaña decisión no es la misma de un adolescente de 14 años o la razón por la cual se autoelimina otro de 17 años. Una manera filosófica plantea que el suicidio es una gran solución para pequeños problemas, y esa desproporción es la violencia, es no poder sostener el sistema que tiene que estar conviviendo, y se ve que nuestro sistema no es amigo de la persona,  entonces va a vivir y morir de las distintas formas, lo que es una manera de estar contra el sistema”.

Resaltó que “esto lo debo repetir, quizás en Japón puede justificarse de una manera, porque es una cultura milenaria, donde se practicaba el harakiri, lo que indica violencia, o los kamikazes, todo esto son ejemplos de autoeliminación pero ¿en Abra Pampa, en Palpalá?”.

Romero Crusellas señaló que a nuestros hijos “debemos escucharlos, hoy estamos en el Día de Prevención del Suicidio y hay que decir las cosas así: los chicos necesitan ser escuchados, no criticados. Hemos dejado de dialogar, de compartir un pan. Antes se decía que el trabajo es salud, ahora hay muchas enfermedades por el trabajo, en el deporte hay drogas, alcohol, tercer tiempo. Han cambiado las pautas”.

“Debemos volver al diálogo, hemos llegado a una sociedad autodestructiva. Los adultos no somos de cumplir normas, estamos siempre transgrediendo, y el adolescente lo ve, y lo ve cuando todos se quejan de la provincia, del partido, de la política, todos se quejan pero no se dialoga”, aseguró.

También, el titular de la Coordinación Provincial de Salud Mental del Ministerio de Salud indicó que en nuestra sociedad “se perdió la figura de los abuelos. Antes, sobre todo las abuelas, en nuestra cultura era el personaje que ataba la historia y transmitía los valores, la cultura, la cocina, era la que enseñaba a trabajar a los nietos, pero hoy las abuelas están arriñonada detrás del televisor, hoy las abuelas en las ciudades no existen”.

En relación a los padres, mencionó que “me ha tocado escuchar en mi consultorio con sorpresa y tristeza que los padres les tienen miedo a sus hijos, dicen que si no le dan lo que quieren los hijos van a hacer alguna macana, es como si no los pudieran manejar, y quién lo va hacer, ¿un partido político, un club?”.

“Como jujeños tenemos que hablar, hay que hablar más. Que hubo gente sola, desorientada, perdida, siempre la hubo, pero hay gente que quiere colaborar, no está todo mal. Además hay que ver si los planes que se han venido aplicando no han funcionado hay que cambiarlos, pero para eso hay que hablar”, concluyó.