POBREZA Y ESTADO

En los barrios llamados “bajos”, donde la pobreza campea y se adueña de las vidas, se sufren dos miserias: Una, la falta de vivienda, alimentos, vestido, etc. Otra, la indiferencia, la indolencia y la ausencia de sentido solidario de la comunidad y sus dirigentes, principalmente funcionarios que tienen en sus manos la posibilidad de mitigar estas situaciones. Los pobres no sólo sufren pobreza material: también sufren una discriminación evidente que empobrece sus espíritus y le hacen considerar que su Patria no los quiere. Después les pedimos Amor a la Bandera.

No se trata de darles una mano a cambio de algunos votos; se trata de protegerlos de los males que acarrea la pobreza, que son alcoholismo, drogadicción, delincuencia, deserción escolar, desarraigo familiar y falta de autoestima, entre otras penas.

En esto tienen que operar inteligente y decididamente todos los Poderes del Estado (Judicial, Legislativo y Ejecutivo), sencillamente porque para eso están, para eso se les paga, para eso disponen de las herramientas aptas y los Presupuestos. Las O.N.G., la Iglesia y otras formas de Acción Social no deben ni pueden reemplazar al Estado ausente, y debo recordar que El Estado es una entelequia, una teoría inerte. Los que ponen vitalidad a esto son las personas que ocupan los altos cargos públicos. Si estas personas no ven lo que ocurre, estamos en el horno.

Afortunadamente hay gente que hace lo que puede: Son los médicos, las enfermeras; los trabajadores Judiciales, los anónimos empleados y empleadas que todos los días se enfrentan con esta pobreza y hacen de su Oficina un bastión en la lucha por la Justicia Social que nos han arrebatado. A estos trabajadores, nuestro sincero agradecimiento.

HUGO MALDONADO