La democracia invertebrada (1ra. parte): La Ley de “Males”

hugoPara quienes hemos vivido una buena parte de nuestra vida en sistemas totalitarios la democracia es sólo una forma de gobierno, una forma de organización del estado. Para que una democracia sea tal, al menos la que adoptamos en argentina, la indirecta, nuestros representantes o mandatarios deberían ser eso. Formalmente lo son pues nosotros los elegimos y ellos nos representan en los poderes ejecutivo y legislativo. Lo que está en duda es el concepto de mandatario pues hay algunas cosas que diseñan éstos a quienes les otorgamos un claro mandato en base a propuestas previamente expuestas que no nos permiten ejercer plenamente nuestro rol de electores o mandantes pues, por ejemplo la Ley electoral actual sólo nos deja elegir a quienes encabezan las listas (sábanas), los demás están y no se los puede suprimir. También nos ofrecen el sistema doble simultaneo (conocido como ley de lemas) en el que los ciudadanos terminamos votando a quienes si lo tuviéramos que hacer directamente, no lo haríamos. Pero de esto haremos referencia más adelante.

Lo dicho configura una clara invertebración de la llamada democracia representativa y afecta a la sociedad, principalmente la condición de soberanía popular en la concepción rusoniana que asienta el poder en el pueblo, el que es transferido a una clara corporación, la política.

La ley de “males”

El sistema de “Doble Votación Simultanea”, más conocido como “Ley de Lemas” es en realidad una “Ley de Males”. El anagrama (palabra o frase que resulta de la transposición de letras de otra palabra o frase) de un término como “Lema” que se puede convertir en “Males” es una representación gráfica de lo que constituyó para los jujeños la implantación de este sistema de selección de representantes, de mandatarios. En 1991 tuvimos la primera muestra de los resultados de un sistema que sólo aporta confusión y le “resuelve” los problemas a los partidos del oficialismo.

Por entonces resultó electo Roberto Domínguez, quien asumió la primera magistratura con los días contados ya que tuvo su peor enemigo en la “Ley de Males” pues, esta sólo lo habilitó (luego de una contienda judicial) a ocupar el poder formal ya que el real se asentaba en la legislatura que por entonces y gracias a la “Ley de Males” le resultó adversa. Como colofón a esto se inició un camino de desgraciadas experiencias con mandatos no cumplidos, renuncias y una creciente disolución social.

Por estos días se dio a conocer que el gobernador Fellner estaría más que preocupado con la inestabilidad política de su partido (FPV) y el crecimiento de la oposición que muestran las encuestas. Por ello habría encargado a cinco diputados que analicen la posibilidad de volver a implementar la “Ley de Males”. Resulta curioso pues esto sólo ocurre cuando en el partido del oficialismo hay internismos irresolubles. ¿Será que en el oficialismo de Jujuy hay alguna clase de crisis? ¿El liderazgo de Eduardo Fellner esta siendo puesto en duda? ¿La mesa chica reclama espacios?

Lo que circulaba por estos días en algunos ámbitos es que hay tironeos en la llamada mesa chica pues, sus participantes, estarían viendo con buenos ojos a distintos candidatos a la presidencia de la nación y Fellner esta claramente comprometido con Daniel Scioli a quien, algunos, lo ven con pocas posibilidades de triunfo.

Es curioso que en el marco de una total incertidumbre política desde el FPV planteen ir a elecciones a través de la “Ley de Males” ya que si preguntamos quienes podrían ser los candidatos a gobernador dentro del oficialismo nadie nos podría dar ni un solo nombre o, tal vez, únicamente lo mencionen al propio Fellner. Entonces ¿Qué interna habría que dirimir? Es posible que haya gato encerrado. Mejor nos cuidemos. Exijamos reglas claras.

Por lo hasta aquí dicho nos preguntamos como es entonces que uno de los más reconocidos kirchneristas de la región, Eduardo Fellner, promueva una ley que a todas luces no traerá a Jujuy otra cosa más que el debilitamiento de las estructuras democráticas, ya que en la “Ley de Males” se concibe al partido como corporación. Además habilita a una impresionante cantidad de candidatos que están más motivados por el interés en los cargos que por convicciones políticas. Ya nos pasó. El fortalecimiento de los partidos solamente será posible a partir de la identificación de estos, por parte de la sociedad, como canales legítimos de articulación de valores, intereses y demandas y eso ayudará a que la democracia se vuelva a vertebrar.

Por último y hablando de anagramas, pudimos construir uno con la palabra Eduardo, resultó “Deudora”. Algo de cierto hay si nos fijamos que en 16 años de Fellner lo único que creció en Jujuy fueron las deudas.

¿Qué habría sucedido el 27 de abril de 2003 si hubiese habido Ley de Lemas?

Como una perlita de cierre de esta parte de la columna vamos a dar a conocer un trabajo que hizo el Profesor–investigador de Flacso, Sede Académica de México, Diego Reynoso para “Perfiles Latinoamericanos”, en el que se muestra una hipotética elección nacional con “Ley de Males”.

resultado eleccion presidencial 2003

Como se puede observar en el cuadro precedente, Carlos Menem hubiese sido electo presidente por tercera vez, lo cual, considerando que obtuvo el primer lugar, no resulta nada sorprendente. El problema reside en que hubiese sido electo presidente cuando las preferencias de las encuestas para la segunda vuelta daban aproximadamente un setenta por ciento de intención de voto favorable para el candidato que obtuvo el segundo lugar (Nestor Kirchner) en la primera vuelta y menos del treinta por ciento para Carlos Menem, quien no logró sumar más preferencias que las que alcanzó en la primera.

De este modo, el DVS habría trasladado los votos de Néstor Kirchner (22 %) y Adolfo Rodríguez Saá (14 %) hacia el hipotético lema del PJ, que habría reunido aproximadamente el sesenta por ciento de los sufragios, por lo que el sublema ganador habría sido el frente por la lealtad de Carlos Menem, es decir, el hipotético sublema justicialista con más votos. He aquí otro problema fundamental del DVS (Ley de Males), pues puede producir el resultado más insatisfactorio desde el punto de vista de la utilidad social, esto es, con mayor lejanía de las preferencias del votante mediano.

La Consulta Popular como único camino hacia un nuevo sistema electoral en Jujuy

Así como más arriba decimos que el pueblo termina entregando el poder a una corporación, también proponemos que asuntos como la Ley electoral se discuta primero con la sociedad a través de una Consulta Popular vinculante pues es así como la corporación aludida cumplirá con su rol de mandatario y le devolverá a la sociedad su soberanía.

La Constitución Provincial indica que el pueblo puede acudir a instituciones de democracia semidirecta como la iniciativa popular, plebiscito consultivo y referéndum, y si bien en el artículo 2º, establece que el pueblo delibera y gobierna a través de sus representantes, ello es sin perjuicio de acudir a diversos modos de participación ciudadana en el manejo de la cosa pública como los anteriormente citados.

Por lo dicho sostenemos que si quieren modificar la ley electoral de la provincia, se haga a través de una Consulta Popular. Como se avienta una posible adopción de la “Ley de Lemas”, es posible exigir a la corporación que se haga uso de esta herramienta prevista para utilizar en casos como el que mencionamos. Si nadie lo promueve quedará en evidencia que sólo importa el grupo de pertenencia política y nada la democracia y mucho menos el pueblo al que tanto se alude.

Como es seguro que lo intentarán, les dejamos una sentencia que nos representa: “No te creas especial por ignorarme, tengo como 20 personas que me ignoran y lo hacen mucho mejor que tú”.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día