“Es necesario crear un Registro Federal de búsqueda de personas”

Jujuy al día® – En el marco de las tramitaciones llevadas adelante por esta Defensoría respecto de la solicitud de intervención en la búsqueda de una joven, se pudieron observar ciertas falencias y obstáculos en los mecanismos institucionales, tanto nacionales como provinciales.

Esas deficiencias en el flujo de información y en el entrecruzamiento de datos atentan contra la eficacia y la resolución de casos de desaparición o extravío de personas. Tales situaciones no solamente implican angustia y desesperación por parte de las familias, sino que muchas veces son el antecedente de delitos como la trata y explotación sexual de personas, secuestros extorsivos u otras formas de privación ilegal de la libertad, homicidios, explotación laboral, venta de órganos, entre otros.

Por eso le solicitamos al equipo de la Oficina de Trata de Personas y Migrantes una investigación para analizar los organismos, mecanismos y circuitos existentes para la creación de un Registro Federal para la búsqueda de personas, además de un sistema de alerta temprana y una base de ADN.

Cabe destacar que, en la actualidad, el único registro existente a nivel nacional es el de Personas Menores de Edad Extraviadas, y que no se cuenta con una base de datos similar que concentre y provea un flujo de información respecto de personas adultas.

Para esta investigación, entonces, se partió del análisis del Registro Nacional de Información de Personas Menores Extraviadas, creado en el ámbito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación por la Ley Nº 25.746, el cual tiene como objetivos centralizar, organizar y entrecruzar la información de todo el país en una base de datos sobre personas menores de quienes se desconozca el paradero. También de aquellos que se encuentran en establecimientos de atención, resguardo, detención o internación en caso que se desconocieren sus datos filiatorios o identificatorios y de aquellos menores que fueran localizados.

Luego de estudiar el caso, advertimos que dicho Registro debería articular su gestión con las jurisdicciones provinciales y municipales, buscando generar redes de cooperación tanto con el nivel gubernamental como con la sociedad civil.

Recordemos además que el Poder Ejecutivo comenzó con el armado de una red nacional pero ésta no se perfeccionó, porque si bien algunas provincias crearon sus propios registros y otras refrendaron actas acuerdos con la Nación, lo cierto es que son pocas las que pudieron sostener un flujo de información constante con el Registro Nacional. Además se pudo constatar que, entre los registros mencionados, no suele haber mecanismos de flujo de información, ni coordinación en el entrecruzamiento de datos.

Consideramos que un país con más de 42 millones de habitantes como la Argentina, debe contar con un Registro Nacional de Personas Extraviadas Adultas que además incluya los datos de cadáveres no identificados y de personas extraviadas, con capacidad para organizar y concentrar la información en una base de datos electrónica, capaz de proporcionar apoyo en las investigaciones para su búsqueda, localización o la ubicación de su familia y lugar de residencia.

Además, la interconexión y un sistema de alerta temprana sería de insustituible utilidad ya que permitiría activar una alarma en toda la comunidad durante las primeras 72 horas de conocida la desaparición o extravío. Ello dispararía un flujo de información en todas las instancias gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil, cámaras empresariales, agencias de transporte, medios de comunicación, establecimientos educativos y comunidad en general. Si bien es cierto que existe una cantidad de personas que nunca fueron halladas y que por diferentes motivos ya nadie busca: Sofía Herrera (2008), Florencia Pennachi (2005), Evelyn Espinosa López (2010), María Cash (2011), Nahuel Cristian Quevedo (2008), Fernanda Aguirre (2004), María de los Ángeles Verón (2002) y cientos de nombres más que engrosan este listado, las estadísticas demuestran que un porcentaje elevado de personas extraviadas son encontradas en los primeros momentos.

De allí la necesidad de contar con un Registro Federal que cuente con una moderna e interconectada base de datos, con capacidad de centralizar, coordinar, entrecruzar datos y alimentar información, promoviendo un sistema de alerta temprana y base de ADN.

 

Cdr. Carlos Haquim

Secretario General del Defensor del Pueblo de Nación