Advirtieron sobre el crecimiento del comercio ilegal en Argentina

comercio ilegalJujuy al día® – Un especialista en consumo minorista alertó que detrás de los vendedores ambulantes hay organizaciones mafiosas cada vez más fortalecidas. Además, dijo que por la presión tributaria cada vez más comerciantes deciden pasarse a la informalidad.

“Cuando se habla del mantero, del que toma la ocupación del espacio público, se habla de una víctima de una organización delictiva mafiosa”, dijo este sábado el especialista en comercio minorista, Damián Di Pace, al advertir sobre el crecimiento exponencial de la venta informal en la Argentina.

De acuerdo a los datos que maneja la CAME, “en el país hay 60 mil puestos ilegales con una facturación total de 2200 millones de pesos mensuales”, sostuvo.

Pero para Di Pace, detrás de la persona que atiende un puesto callejero, hay muchísima gente involucrada que opera de manera organizada, entre ellas empresarios, policías y funcionarios. Por eso reitera que “no hay que tomar al mantero como culpable”.

Según este licenciado en Comunicación Social especializado en Marketing, “hoy un mantero está ganando entre 200 y 250 pesos diarios, mientras que su potencial de venta varía entre los 16 mil y los 45 mil pesos por jornada de trabajo, de acuerdo al rubro”. Sin embargo, como suele suceder, el que se lleva el dinero no es el que trabaja.

“Cada grupo mafioso tiene un líder de organización territorial: Once, Avellaneda, San Telmo, Caballito, Liniers. Dentro de ese liderazgo hay un jefe de cuadra, y dentro de ese jefe de cuadra hay una organización que maneja a cada uno de los manteros. Es decir, llegan a la mañana en camionetas, bajan las bolsas de mercadería y se la dan a cada mantero. El líder de cuadra va a controlar cada movimiento. Al final del día, el mantero va a tener que rendir lo que vendió. Y en contraprestación por la explotación laboral va a recibir 250 pesos”, describió en detalle Di Pace, quien definió estas operaciones como “la macdonalización del comercio informal en Argentina”.

Según el especialista, la mercadería que se vende en la calle, ya sea ropa, juguetes, productos electrónicos u otros productos, puede tener 4 orígenes: “Contáiners liberados -ilegalmente- en Aduana, que posiblemente provienen de China, como el caso de los juguetes; un Camión robado por piratas del asfalto; gente que produce para el mercado formal, y también para el informal; gente que produce directamente para el mercado informal”, explicó en diálogo con Tomás Bulat en radio El Mundo.

Tan avanzada está la actividad de estas mafias que, de acuerdo con Di Pace, “tenemos un récord: una de las avenidas comerciales ilegales más grandes del mundo, la avenida Avellaneda, a la que ahora se sumaron Nazca, Bogotá y Cuenca”.

Para Di Pace, “Avellaneda es además el centro de abastecimiento logístico al interior del país. “Cuando llegan los micros, y camiones, todos piensan que son turistas que vienen a comprar, pero en realidad son los que van a proveer a Jujuy, Salta, Mendoza, San Luís y el resto del país. Lo mismo sucede con La Salada”, indicó.

Para finalizar, Di Pace advirtió que las condiciones están dadas para que esta problemática continúe en ascenso, lo que hará muy difícil que se le pueda poner fin: “Hay muchísima gente involucrada. Y es una organización que crece. Estamos en récord de presión impositiva al comerciante minorista. Con la caída de las ventas y el aumento del alquiler, muchos ven que es bueno pasar a la informalidad, tenés menos costos, no pagás impuestos, podes vender más barato y al mismo tiempo ganar más dinero”, concluyó.