Garrafa social: Una verdad sencilla: se ha permitido que el gas subsidiado se venda a un precio mayor al acordado

Jujuy al día® – A pesar de las acusaciones de los funcionarios del Ministerio de la Producción, de ser ignorantes y mentirosos los que cuestionan la ejecución del programa de garrafas sociales, la verdad es muy sencilla: en Jujuy se ha permitido que el gas subsidiado, que tendría que haber sido vendido a los precios establecidos (de $16 para las garrafas de 10 kg, $20 las de 12 kg y  $25 las de 15 kg), fuera vendido a cualquier precio, $ 100, 200 y hasta 250 en zonas alejadas como La Quiaca.

 Lo han reconocido, tácita y también expresamente. Por ejemplo, el Secretario de Industria dijo que cuando los comercios trabajan en la venta de gas, puede tener otro precio y ese comercio no está regulado. “Lo pueden hacer –agregó- porque se dedican a la actividad comercial pero en las plantas las adquieren a precio social, luego le ponen el precio de venta comercial que le quieran poner”. De este modo, admite que haya comerciantes que se apropien de un subsidio que está destinado a los usuarios de menores recursos y que carecen de gas en red.

 No es eso lo que resulta de la lógica más elemental de las funciones de un estado social y democrático. Si hay un sistema de subsidios a los usuarios, no es para que los empresarios hagan grandes negocios, sino para que los pobres puedan contar con gas para satisfacer sus necesidades más elementales.

 Todas las normas que regulan el sistema, obviamente, establecen que el gas subsidiado debe ser vendido a los precios establecidos y que es justamente obligación de las autoridades asegurar que así sea. Así lo establece la Ley 26020, su Decreto Reglamentario 1539/2008 y las resoluciones de la Secretaría de Energía. Estas normas toman en cuenta que las garrafas de 10, 12 y 15 kgs. son las que consumen los sectores de menores recursos y por eso el Art. 5º del Decreto 1539/2008 –entre otras muchas normas- dispone que en el “Programa de Consumo Residencial de Gas Licuado de Petróleo” deben poder adquirir las garrafas al precio diferencial establecido.

 Al haber aceptado que permitieron la existencia de un mercado donde se cobraba cualquier precio por el gas subsidado, aceptaron que todo lo que denunciaron diputados del radicalismo era verdad: largas colas -que obligaban a algunos a pasar toda la noche esperando-, utilización política, abusos y discriminación, cobro de sumas 1000% superiores a las que correspondía y hasta privación del gas.

 Esos son los hechos que tiene que investigar y castigar la justicia. Todo lo demás es anécdota. Una anécdota que algunos días nos avergüenza, como cuando nos enteramos de esa pretensión de los responsables, de darse por ofendidos y amenazar con juicios a los diputados que se involucraron en el tema para defender los derechos e intereses de los que carecían de gas de red y de recursos para adquirirlo a precios comerciales. Diputados que, hay que destacar, no hicieron más que exigir el cumplimiento de un programa nacional que destinó enormes subsidios que no estaban destinados justamente a quienes se dedicaron a especular con la necesidad de los pobres.

Pablo Baca, Diputado Provincial

Bloque Unión Cívica Radical