El Obispo de Jujuy pidió cuidar el empleo y que haya paz social

Jujuy al día® – El obispo de Jujuy, monseñor César Daniel Fernández, solicitó a las autoridades provinciales y nacionales trabajar en forma mancomunada para resguardar las fuentes de trabajo en el sector privado y por el clima de agitación social, volvió a pedir por la paz social.

“La democracia auténtica es la gestión, donde todos ponemos desde nuestro lugar, lo mejor para sacar la patria adelante, para gestar el bien común”, dijo el prelado.

Monseñor Fernández tiene un diagnóstico de la realidad ya que desde hace tiempo recibe y escucha a los dirigentes de distintos sectores sociales y gremiales.

Por este motivo, mostró su preocupación por la situación de inestabilidad laboral que se registra en la provincia y solicitó fomentar la actividad privada para que el Estado no sea el principal empleador.

“El tema laboral a nosotros nos preocupa mucho. Aquí en Jujuy no tenemos un volumen como quisiéramos de actividad privada y sabemos que muchos están absorbidos por el Estado, y más bien debemos cuidar y fomentar el empleo privado para que trabajar en el Estado no sea la única alternativa”, manifestó.

Añadió: “De mi parte, siempre insistí a los empresarios que brinden trabajo cuando son capaces de hacerlo, que agreguen empleo antes de optimizar el lucro personal. Eso es lo que nos enseña la Iglesia acerca del bien común”.

“Llámense dificultades externas, fondos buitres o inflación, el empresario se resiste a tomar empleados o ve dificultades en conservar a los que tiene. Es aquí donde todos deberíamos ayudar: el Estado debe tratar de brindar facilidades para que se pueda sostener el empleo privado y la fuente de trabajo de los argentinos”, manifestó.

Además abogó por que “surjan ideas y voluntades generosas capaces, para que entendamos que en momentos difíciles todos podamos poner el lomo”.

Atento al clima de agitación social, monseñor Fernández volvió a insistir sobre la paz social: “Hay que sostener en la vida diaria una capacidad de diálogo y en estas cosas hay que estar atrás permanentemente”.

“El mensaje de la Iglesia es siempre invocar al diálogo, llamar a las partes que estén distanciadas o en conflicto a que hagan todo lo posible para que se allanen los caminos. Eso hay que sostenerlo y alentarlo permanentemente para que madure lo antes y lo mejor posible”, dijo.