En Jujuy: cientos de usuarios realizan quejas diarias por la suba del gas

Jujuy al día® – Lo que todos anticipaban finalmente se dio y con mayor claridad durante los últimos días en nuestra provincia, donde cientos y cientos de usuarios del servicio de gas natural colman las dependencias de la empresa reclamando los excesivos aumentos en sus boletas.

Recordemos que el aumento en la tarifa de gas ya se había anunciado el pasado mes de abril, y las autoridades de la empresa prestadora, en nuestro caso GASNOR, explicaban la metodología de la misma y la posibilidad que se les daba a los usuarios de no recibir aumentos.

El problema radica en que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner permitió que las empresas que proveen de gas a miles de familias argentinas, y particularmente en Jujuy, actualizaran sus tarifas después de más de 10 años de tenerlas prácticamente congeladas, ocasionando una suba estrepitosa y grosera en las facturas, bajo la excusa de que el aumento dependería del consumo de cada familia y que si consumían un 20% menos que el año pasado podrían mantener los mismos costos promedio sin registrar subas o que las mismas sean mínimas.

Cabe recalcar que el aumento comenzó a regir durante los meses de más frio en nuestra provincia, donde las familias jujeñas utilizan el gas como producto para poder calefaccionar sus casas, es decir meses donde claramente aumenta el consumo. Es decir: ‘Hecha la ley, hecha la trampa’.

La llegada de las facturas bimestrales a los domicilios no hizo esperar a los titulares del servicio que se apersonaron hasta la sede de la empresa a quejarse por los elevados costos de facturación, que en algunos casos superar ampliamente el 50%.

A pesar del enojo, muchos usuarios consultan la manera con la que podrían evitar las importantes subas como el tema del ahorro en el consumo, y si hay alternativas que podrían dejarlos afuera de los incrementos.

La salida de las oficinas de la empresa se ve en la cara de los usuarios, muchos resignados a tener que pagar las abultadas cuentas o decidir entre dejar de consumir, o consumir menos el producto, privándose de algunas formas de su uso, gracias a las políticas del Gobierno nacional.