“Lo importante y preocupante es la situación interna; independiente de que sea o no default, acá tenemos altísima inflación creciente y sostenida”

Ljungberg 02-04-14Jujuy al día® – Así lo expresó en una entrevista con nuestro medio, el reconocido economista jujeño, Juan Ljungberg, quien se refirió a la situación que atraviesa nuestro país en la negociación con los llamados fondos buitres y el posible default que muchos economistas aseguran que está sumergida la Argentina, aunque sostuvo que mientras cuestionamos y cuestionan esto en Argentina lo importante es la grave situación interna que tiene, con la elevadísima inflación, el importante aumento en el gasto público, la pérdida de poder adquisitivo y el preocupante escenario laboral.

Para explicar si Argentina entró o no en default, Juan Ljungberg expresó en declaraciones a JUJUY AL DÍA® que “hay que diferenciar dos cosas en este tema. Respecto de los bonos que habían entrado en el canje, Argentina depositó 539 millones de dólares antes del vencimiento en el banco fiduciario, que es él que debe hacer el pago a los bonistas, es decir que se cumplió, pero se da la paradoja que habiendo pagado el deudor, los acreedores no pueden cobrar y esta responsabilidad no le es imputable a la Argentina sino a un fallo judicial que genera una situación muy rara, fuera de lo común, y en este caso no se configura el default porque Argentina pagó”.

“Entiendo que Argentina está en default respecto a los bonos que no entraron en el canje e hicieron juicio, que es del 1% de ese 7%, y que ya tienen una sentencia favorable definitiva, ya que no hay más instancias de apelación, la sentencia está firme y hay que cumplirla. Quienes son los poseedores de esos bonos son los fondos buitres y ahí Argentina si está en default porque no ha pagado”, sostuvo.

Además indicó que “incluso no podría ser tan categórico en calificar esto como default porque el propio juez que dictó la sentencia ha abierto una instancia de negociación con un negociador designado por él, con lo cual aún no está ordenando el cumplimiento de la sentencia, asique incluso ahí, tampoco estaría en default”.

“Últimamente todo se ha centrado en si se está o no es default cuando esto es lo menos importante, es una cuestión semántica que en última instancia no cambia las cosas, la situación es la misma: Argentina pagó una parte a los acreedores que no cobraron, la otra parte no la pagó y está en un proceso de negociación. Pero lo importante y preocupante es la situación interna que es independiente de que sea o no default”, afirmó Ljungberg.

Al respecto, el economista jujeño manifestó “acá tenemos una altísima inflación, creciente y sostenida en el tiempo desde hace 7 años, acelerada aún más en los últimos 2 o 3 años. Tenemos un creciente déficit fiscal que obliga a financiarlo con emisión monetaria que lo que hace es retroalimentar el crecimiento de precios, o sea la inflación. El gasto público es causante de este déficit fiscal porque sigue creciendo 10 puntos por encima de la recaudación con lo cual, y es inevitable que como no hay otra fuente de financiamiento, haya que emitir moneda, y cuando se hace esto por encima del crecimiento de los bienes de la economía, la diferencia se va a los precios y esto es el proceso inflacionario”.

“Simultáneamente este proceso inflacionario va quitando el poder de compra especialmente a los que tienen ingresos fijos, a los asalariados, a los jubilados, que cada tanto reciben alguna compensación en sus salarios pero mientras tanto los meses que pasaron ya la perdieron, y en el ‘punta  a punta’ hay una pérdida del poder adquisitivo, es decir que la gente puede comprar menos cosas”, sostuvo.

JUJUY AL DÍA® consultó al economista si la negociación con los fondos buitres afecta la situación interna de nuestro país a lo que Ljungberg explicó: “esta situación externa puede llegar a tener algún impacto adicional sobre la situación interna desde el punto de vista que puede estar dificultando el acceso al crédito o encareciendo el acceso al crédito externo de empresas que se financian en el exterior, el efecto viene por ahí. Esto sería un condimento más de preocupación, pero lo más importante es lo interno”.

“Estamos distraídos en que si se está en default o no, y no nos preocupamos por el crecimiento del gasto público por encima de los recursos, del déficit fiscal consecuente de la emisión monetaria, por la inflación creciente que afecta a la gente de menos ingresos que ahora tiene menor poder de compra y que eso vuelve sobre el sector productivo porque si se produce y se compra menos se comienza a producir menos y esto comienza a pegar en el nivel de empleo”, afirmó finalmente.