El martes comenzaría juicio contra Milagro Salas: Morales recusó al tribunal, denunció irregularidades y solicitó el aplazamiento de las audiencias

Jujuy al día® – El 12 de agosto daría inicio el juicio oral y público en el que Milagro Sala y miembros de su organización serán juzgados por los graves incidentes ocurridos en 2009 en la sede del Consejo Profesional de Ciencias Económicas. No obstante, podría producirse el aplazamiento de las audiencias debido a que el senador nacional Gerardo Morales ha recusado a dos miembros del Tribunal, los Dres. Daniel Morín y Fátima Ruiz López, quienes integran Justicia Legítima junto con Milagro Sala. Morales solicitó la suspensión de las audiencias y denunció ante la Cámara de Apelaciones en lo Federal de Salta a los magistrados por “graves irregularidades en la tramitación de la causa”.

La dirigente social está procesada por los delitos de “daño agravado y amenazas” en calidad de “instigadora”. También están procesados sus colaboradores Ramón Gustavo Salvatierra y María Graciela López “como coautores penalmente responsables del delito de daño agravado y amenazas en concurso real”.

El 18 de julio pasado, último día de actividad judicial previo a la feria invernal, el Tribunal Oral Federal notificó a la parte querellante que las audiencias de debate oral se realizarían los días 12, 13, 14 y 15 del mes de agosto del corriente año.

El senador Morales, con el patrocinio de los Dres. Luciano Rivas y Gastón Morales, presentaron el primer día hábil judicial, después de la feria, el  28 de julio un incidente de recusación de los jueces Daniel Morín y Fátima Ruiz López, “por la manifiesta parcialidad con que los mismos vienen actuando en el marco de la causa”.

Al respecto, el senador Morales denunció que “existieron maniobras dilatorias del proceso” y resaltó que los magistrados recusados forman parte, junto con la acusada Milagro Sala, de Justicia Legítima. Por ello, es que solicitó la inhibición de los magistrados, “atento al manifiesto interés de los mismos en el proceso, y la consecuente vulneración de las garantías constitucionales de imparcialidad de los jueces e independencia del Poder Judicial, que impactan asimismo en la garantía del debido proceso”.

Dos días después de la recusación, el 30 de julio, Morales solicitó un “Pronto Despacho” a los fines de que el Tribunal resolviera la inhibición de los magistrados cuestionados y la suspensión de las audiencias. Al día siguiente, el 31 de julio, el Tribunal extrañamente requirió que se aclarara a qué jueces se estaba recusando, cuando el incidente puntualmente señalaba a Morín y Ruiz López, y nada dijo respecto a las audiencias.

“Una vez más, se produjo una maniobra claramente dilatoria, tendiente a posponer la resolución de las recusaciones planteadas y del pedido de suspensión de la audiencia de debate, cosa que adquiere mayor gravedad atento a la celeridad con que dichos magistrados fijaron fecha de audiencia a pedido de la imputada, la proximidad de la celebración de la misma, y teniendo en cuenta que ésta parte recién pudo interponer dichos planteos en el primer día hábil posterior a la notificación, es decir, el lunes posterior a la feria invernal”.

Por otra parte, el senador Morales señaló que siendo Morín y Ruiz López parte de Justicia Legítima, como lo corroboran pruebas adjuntadas al incidente de recusación, existen dudas de “las reales motivaciones que tiene este Tribunal para enjuiciar a Milagro Sala y los restantes imputados”. Por el contrario, lo que hay es “una grave sospecha de falta de imparcialidad para juzgarla, en un grado tal, que habilita a inferir a esta parte la posibilidad cierta de favorecerla”.

Cabe recordar que el senador nacional Gerardo Morales, que integra la Comisión de Acuerdos del Senado, se opuso a la designación de Daniel Morín como miembro de la Cámara de Casaciones de Buenos Aires. Ante el rechazo de su pliego, el Dr. Morín, reaccionó minimizando los hechos ocurridos en Ciencias Económicas, con expresiones que rayan el prejuzgamiento. Concretamente dijo que se trató de una “una discusión casi privada y doméstica de la provincia de Jujuy”.

El senador Morales rechazó el pliego de Morín no sólo por su pertenencia a una organización política como Justicia Legítima, sino también por las graves irregularidades en las que había incurrido el magistrado en la causa por la que se encuentra procesada Milagro Sala, quien fuera disertante junto a la Procuradora Gils Carbó, en una actividad realizada en Jujuy por Justicia Legítima.

En ese marco, Sala habló de la necesidad de democratizar al justicia en sintonía con los postulados políticos manifestados por los magistrados del Tribunal en solicitadas públicas en medios de comunicación.

A propósito cabe indicar que  la jueza Fátima Ruiz López, también suscribió, junto con el Dr. Morín, las solicitadas publicadas en diarios por parte de la organización Justicia Legitima, en donde avalaban la postura política del Poder Ejecutivo para reformar el Poder Judicial.

En la denuncia planteada en la Cámara Federal por las irregularidades en el trámite, se destaca que los magistrados vulneran el Reglamento para la Justicia Nacional” que establece “los magistrados, funcionarios y empleados deberán observar una conducta irreprochable. Especialmente están obligados a: e) No podrán estar afiliados a partidos o agrupaciones políticas, ni actuar en política”.

Los jueces cuestionados por el senador Morales evidenciaron su parcialidad a lo largo de todo el proceso. A propósito cabe recordar que dichos jueces pretendieron que los hechos fueran investigados por la justicia provincial, y no por la justicia federal alegando que el senador Morales, los Auditores Leandro Despouy y Alejandro Nieva y el diputado nacional Miguel Giubergia, no se encontraban en el Consejo de Ciencias Económicas –donde ocurrieron los incidentes que se investigan- disertando como funcionarios, sino como personas particulares. Ese argumento había sido esgrimido por la parte acusada para eludir la justicia federal.

Pero además una vez definida la competencia de los tribunales federales, los Dres. Morín y Ruiz López reabrieron de oficio la cuestión de la competencia y declinaron la misma a favor de los tribunales ordinarios de Jujuy

Esa grosera irregularidad procesal en que incurrieron los magistrados señalados motivó la presentación por parte de la querella de Morales de un recurso de casación. En la sentencia, la Cámara hizo lugar al planteo efectuado por el senador Morales y declaró la competencia de la Justicia Federal para continuar con la causa. Pero, además, la Cámara de Casación Penal, en el marco del Expte. N° 348/2013, observó una “dilación que podría ser perjudicial para el éxito del proceso”.

El senador Morales ha requerido ahora a la Cámara Federal de Salta donde ha denunciado las irregularidades, que “disponga las medidas disciplinarias que sean procedentes respecto de los magistrados que integran el TOCF ante el cual se tramita la causa de referencia, disponiendo el apartamiento de los magistrados denunciados de la causa N° 120/11 caratulada: “Sala, Milagro y otros s/ daño agravado en concurso real con amenazas, declarando la nulidad de todos los actos procesales llevados a cabo por dichos jueces”.