Familiares de Romina Aramayo reclamaron justicia y se reunieron con el fiscal

hnas de r aramayoJujuy al día® – Familiares de Romina Aramayo, la joven de 25 años asesinada a golpes en Jujuy en abril último, reclamaron hoy en la capital provincial una rápida investigación, con énfasis en la trata de personas, y se reunieron con el fiscal de la causa, informó el abogado defensor, Alejandro Gurrieri.

La joven tenía una hija de 8 años y vivía en la localidad de Libertador San Martín, a poco más de 100 kilómetros de la capital jujeña, a donde viajó en busca de trabajo. Su cuerpo apareció el 10 de abril en el dique Los Molinos, al norte de la ciudad.

El abogado de la familia dijo a la prensa que “hay varias líneas de investigación” en la causa, que sigue bajo secreto de sumario, y que la semana próxima tomarán conocimiento de algunos aspecto de la investigación, en la que se ordenaron pericias telefónicas, en computadoras y en torno a las últimas personas que estuvieron con la joven.

Gurrieri ratificó que Romina murió por “traumatismos múltiples” y su cuerpo estuvo al menos 5 días expuesto a la intemperie antes del hallazgo.

Los padres, Juan y Zenaida Aramayo, otros familiares y allegados llegaron hoy a la capital jujeña en dos colectivos para marchar en reclamo de una pronta investigación y se reunieron con Farfán en la sede de la Fiscalía 3, sobre la calle Urquiza, que estuvo parcialmente cortada al tránsito.

El diálogo con el fiscal fue “cordial y respetuoso” y hubo un planteo de “colaboración mutua para esclarecer el hecho”, comentó el abogado.

Romina llegó a la capital jujeña el 4 de abril acompañada por Yesica Pantoja, quien no supo dar razones a la familia de lo que había pasado, y ahora quieren que preste declaración ante la justicia.

“Queremos que se avance en la causa, que atrapen a los asesinos , que investiguen en el Club (el cabaret Wolf Night Club de Alto Comedero); mi hija fue asesinada por saber algo, le taparon la boca, el que lo hizo no fue un perejil”, dijo  el padre, para quien el viaje “estuvo planeado, ella no quería venir”.

Aramayo mencionó a un hombre de apellido Alemán como encargado del Wolf, “quien dice que no conoce a nadie”, y afirmó: “Con nuestros hermanos e hijos, seguiremos buscando y gastaré hasta el último centavo que tenga para descubrir a los asesinos”.

El hombre cree que los responsables del Hotel Palace de Jujuy conocen “quien realizó desde allí el último llamado al teléfono” de Romina. Pero en el hotel “no tienen ninguna filmación de las cámaras de seguridad, porque nos dijeron que funcionan de lunes a viernes”, apuntó.

“A mi hija la mataron como a un perro”, manifestó la madre de la víctima, junto a su nieta -hija de Romina- y rodeada por vecinos de Libertador San Martín que llegaron a la capital jujeña pidiendo justicia.

El reclamo fue acompañado por el abogado de la Fundación María de los Ángeles, Agustín Aráoz Téran, quien se interesó ante el fiscal sobre la causa que tiene el dueño del Wolf Night Club, Roberto Gabriel Fontanet, por el delito de trata y donde Romina estuvo en “situación de prostitución”.

Aráoz Téran dijo que la fundación que preside Susana Trimarco está interesada también en las denuncias de trata sobre el Libra Show, otro local nocturno de Jujuy.

El Club Wolf “sigue funcionando” y allí hay mujeres colombianas, bolivianas y argentinas, “lo que nos pone en alerta”, manifestó el letrado y apuntó que en la fundación conocen que el noroeste argentino es una de las “puertas de entrada” de la trata de personas.

Frente a la sede de los juzgados hubo fuerte custodia policial, mientras familiares y vecinos de la víctima que llegaron en dos colectivos, pedían justicia a viva voz y cortaron la circulación de vehículos en una mano de la avenida Urquiza.