Berón sobre la prohibición del uso público de la células madre “la idea era la de sociabilizar un patrimonio escaso”

Beron 03-05-11Jujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, Jorge Alberto Berón, coordinador del CUCAIJUY, se refirió a la decisión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, la cual declaró inconstitucional siete artículos de la resolución 69/09 del INCUCAI, prohibiendo así el uso público de células del cordón umbilical, por lo que manifestó que “no hay nada que decir contra eso porque es la máxima autoridad judicial”.

Expresó sobre este falló “nadie puede hacer ninguna objeción porque para eso tenemos justicia. Ahora sí, uno puede seguir manteniendo la idea de justicia social, de equidad social y de posibilidades de acceder a las células madres por parte de personas que no tengan la posibilidad de mantener el cordón umbilical de sus hijos en un banco de criopreservación cuyo costo en Europa es 1.600 euros por mes durante toda su vida”.

Señaló que “al no tener esta posibilidad lo que pretendía el INCUCAI es que esa gente tuviera la posibilidad de si era necesario hacer el trasplante a su propio hijo pero también que si aparecía en el camino algún paciente que no tuviera cobertura que lo recibiera porque es muy difícil encontrar células madres exactamente idénticas en cuanto a su genética y así poder curar un linfoma o una leucemia, ese era el espíritu y el fundamento del INCUCAI”.

“Hasta ahora lo que se estaba haciendo era depositar los cordones en el Garraham, que es el único centro nacional al que podía acceder cualquier persona y desde otros países que tuvieran afinidad genética absoluta y de esta manera se sociabilizaba un bien escaso porque no es fácil obtener la igualdad genética entre humanos, es muy difícil conseguir un ‘mellizo’ para curar una leucemia”.

Sostuvo que “quiero decir que esto no es para curar enfermedades neurológicas, rejuvenecimientos, curar la artrosis como se está haciendo promoción en algunos lugares, eso no es medicina, es comercio y mientras que la idea en esto era conservar y ser éticos en ese punto para así permitir a las personas que no tengan como conservar el cordón umbilical puedan hacerlo ya que la empresa que empezó con esto cobra valores muy elevados, inalcanzables para el común de la gente y es el común de la gente el que puede tener linfoma o anemia, este era el principio del INCUCAI, compartir”.

Además del principio que sostiene el INCUCAI, Jorge Berón explicó una de las razones relacionadas a la genética por las cuales es importante un proyecto de esta magnitud, comentó que “en esto hay un tema interesante para analizar. Si bien uno puede preservar el cordón umbilical de su hijo, pero si ese hijo padece una leucemia, por ejemplo, esas células madres tiene un cromosoma llamado ‘Filadelfia’, y quiere decir todas las células del cordón umbilical también lo tienen, por lo tanto es muy improbable en el mundo, ya que muy pocas veces las células madres preservadas han sido útiles al aplicarse a un solo donante, al dueño del cordón”.

Agregó “por ese motivo decimos que si el problema es genético, degenerativo, la células madres tiene el mismo ‘error’ genético por lo tanto es probable que se repita la enfermedad. Ante esta poca factibilidad de que sea exitoso un trasplante de médula ósea con las células propias del niño, la idea fue cederla al resto de la comunidad, esa era la idea fundamental, por ejemplo en otros países así se hace, en España conviven ambos sistemas el privado y el público, y debe haber un sistema público porque hay personas que no pueden pagar o acceder a este tipo de trasplante”.

“Desde el punto de vista legal no tengo para decir ni una palabra, ni de nadie, porque la Corte Suprema es el máximo organismo, no tengo nada para decir, pero si puedo sostener con toda ética el pensamiento general que es generoso, la idea de sociabilizar un bien común, un patrimonio escaso como lo son las células madres y sociabilizarlo para cualquier personas que no pueda sostener el cordón umbilical en los bancos”, concluyó.