Preocupante: en Jujuy el 90% de las víctimas de abuso sexual son menores de edad

En el mismo sentido señalan que el 95% de los agresores pertenecen al entorno familiar

abuso a menoresJujuy al día® – Así lo expresa un informe de prensa emitido desde la División Trata de Personas y Leyes Especiales de la Dirección de Investigaciones de la Policía de la provincia, al referirse a los resultados de las intervenciones realizadas en denuncias de abuso sexual.

Indican en el informe que los abusos sexuales en Jujuy “existen” y que “no hay que darles la espalda”, aclarando que los hechos no solo se infringen en familias desestructuradas o de nivel socioeconómico bajo, si no que suceden en todo tipo de familias y de clases sociales.

Del análisis realizado se determinó que el 90% de los casos denunciados de abusos sexual, las víctimas son menores de edad, aunque no se determinó la cantidad de denuncias ni victimas por estos hechos.

En el mismo sentido señalan que el 95% de los agresores pertenecen al entorno familiar, determinando que en Jujuy la mayoría de los hechos de abuso donde son víctimas menores, se dan de manera intrafamiliar.

En relación a los inculpados de estos hechos, manifiestan que en todos los casos se logró la detención de los mismos y se encuentran a disposición de la justicia.

También mencionan que los atacantes son en su gran mayoría hombres adultos, generalmente padres, padrastros, hermanos o parientes cercanos de la víctima, como también allegados a la familia.

En dicho informe enuncian algunas características relacionadas al accionar de los predadores sexuales, y como advertir si los niños, principalmente, son sometidos a este tipo de abuso.

Marcan que el comportamiento del agresor puede comenzar con “exhibirse desnudo delante de la víctima, observarla cuando se viste o cuando ingresa al baño, forzarlas a ver películas, escuchar conversaciones o presenciar actos sexuales”. Señalan que la principal herramienta de los abusadores son los engaños. Explican que los abusos no son hechos aislados, ya que ocurren a lo largo del tiempo, y en muchos casos de manera repetidas, debido al silencio y miedo de la víctima en dar a conocer los hechos.

Sostiene que las víctimas, en especial niños y niñas, generalmente no expresan verbalmente su padecimiento pero si mediante cambios en su comportamiento, a los cuales los adultos debemos estar alertas y poder detectarlos.

Señales como: resistencia de ir a algún lugar o estar con una cierta persona, depresión, trastornos en su forma de dormir, en su alimentación, regresiones, fugas del hogar y hasta enfermedades de transmisión sexual y embarazos son los puntos a los cuales los mayores debemos prestar atención para poder ayudar a un menor que sufre en silencio estos ataques.

Para finalizar remarcan pautas para evitar que los menores sean víctimas de este delito, señalan principalmente que hay que hablar de la existencia del mismo, enseñarles sobre la privacidad que merecen sus cuerpos, y que si se sienten invadidos con la mirada o son tocados por alguien, que deben contarlo en seguida y que nunca deben guardar este secreto a pesar que sus agresores se lo pidan o amenacen.