Liliana Fellner: “Vayamos juntos a concretar el museo de la obra de Lola Mora en Jujuy”

liliana fellnerEs realmente muy lamentable confirmar, en estos días, que pareciera ser que los jujeños no podemos acordar y trabajar en un plan para la preservación de nuestro rico patrimonio.

Las esculturas de Lola Mora han dado y seguirán dando mucho que hablar a los jujeños, sobre todo a los capitalinos, en su afán de preservarlas. Se habló de un museo sobre calle Sarmiento; de su traslado a los predios del ferrocarril, de traer expertos de Italia, entre otras tantas ideas.

Sin embargo, fue en el 2013 que supimos ver la oportunidad de dar el paso necesario para su real conservación. Ese avance vino de la mano de la producción de las réplicas que se situaron en el acceso al Honorable Congreso de la Nación, volviendo lucir el frente tal cual fue pensado y diseñado por la escultora tucumana.

Pudo darse además que el Congreso de la Nación, en un gesto que debiera enorgullecernos como jujeños, le obsequie a la Provincia, guardiana histórica de estas obras, otro juego de calcos de las mismas para reemplazar a las originales, lo que ocurrirá cuando las esculturas de mármol de carrara se trasladen a su morada final, en un lugar cerrado en la ciudad de San Salvador, para su cuidado definitivo.

Transitando esa etapa es en la que nos encontramos ahora. Es que estos eran los pasos previos indispensables para hacer realidad el tan ansiado “Museo de Lola Mora”, para cobijar allí, para el disfrute y goce de generaciones presentes y futuras las esculturas originales, repitiendo la experiencia de otras partes del mundo, que siguieron esta misma política, exponiendo al humo y el hollín de la intemperie los calcos producidos sobre la obra inicial.

Respetando el convenio firmado entre el Senado y la Cámara de Diputados de la Nación; la Provincia y la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos y considerando la importancia clave de la participación de los artistas plásticos, en especial escultores, se resolvió convocarlos no solo para acompañar y trabajar junto a sus colegas porteños en los detalles más específicos de las copias, sino también para observar y participar de esta novedosa técnica que se usó por primera vez en América, para realizar copias de tamaña envergadura.

Más precisamente se le solicitó el presidente de la Asociación de Artistas Plásticos de Jujuy (AJAP) el envío del listado de profesionales que viajarían, con todos los gastos pagos tanto en pasajes, hotelería y honorarios, para reasegurar la presencia de jujeños en el proceso.

Nada fue fácil y más allá del entusiasmo demostrado, aún recuerdo los problemas administrativos que tuvimos que solucionar al querer hacer efectiva esta presencia. Y las veces que se le pidió al Presidente de la AJAP, la necesidad de regularizar la situación de dicha institución, para que pase a contar con un listado de asociados, actas de reuniones, elecciones democráticas de todos los cargos que la componen, estatutos de funcionamiento, para acceder a la personería jurídica que garantiza la mayor transparencia en todas las actividades.

Desde el Congreso de la Nación se solucionaron todos los problemas acontecidos y puntualmente, según el listado indicado por el Presidente de AJAP, fueron viajando los distintos contingentes. En este punto, quiero agradecer al Secretario Administrativo del Senado de la Nación, por la paciencia y buena predisposición demostrada para solucionar los problemas que se iban presentando y, de esta forma, tener la presencia de los artistas plásticos jujeños.

Debo hacer público que en el informe presentado por el responsable de la primera serie de calcos, se hizo especial referencia a la participación, la calidad personal y artística demostradas por la escultora Marta Fasinato así como también a las intervenciones y opiniones del profesor Inocencio Garzón.

Actualmente se están concluyendo los calcos para Jujuy, una tarea que se encuentra bajo supervisión de la Secretaria de Cultura de Jujuy, a través del escultor Fernando Cerezo, encargado de las tareas de seguimiento.

Es necesario volver a subrayar en estos días, que el Presidente de AJAP, en su calidad de tal, fue parte de todos los contingentes que viajaron a Buenos Aires y en varias oportunidades hablamos de lo que podría representar para Jujuy, este Museo, con el sueño de que pueda convertirse en un verdadero icono de las artes plásticas para el Norte argentino.

Una enorme expectativa que aliento y se enlaza con otro sueño personal, como es el de erigir en San Salvador de Jujuy, un Museo de Interpretación de la obra de esta escultora emblemática, cuya vida y obra parece estar signada por el cruce de egoísmos, hipocresías, falacias, controversias y tantos otros matices, que hacen que su obra, más allá de su calidad, tenga un significado muy especial.

Por todo esto es que lamento profundamente los desencuentros de todo este proceso que va llegando a su final, presentó en sus comienzos, cuando fue manoseado por un grupo de personas que decían estar preocupadas por la preservación de estas esculturas y evidentemente no habían sido bien informadas, al punto de creer que las piezas hasta podrían ser sacadas de Jujuy.

Fueron aquellas personas las mismas que, siguiendo esta idea delirante, reunieron firmas para un petitorio para evitar lo que nunca se había pensado. Algo similar ocurre ahora, con este nuevo proyecto inesperado que plantea “encapsular las obras en vidrio”.

Fuera de toda confrontación y con el ánimo puesto en sumar voluntades para que Jujuy exhiba a la Argentina y al mundo con orgullo estas obras como parte de su variada gama de propuestas culturales y turísticas, no puedo dejar de preguntarme cuáles serán los motivos que parecieran impedirnos estar todos juntos pensando y gestionando lo que todos sabemos que debemos hacer.

Y hago votos porque nada nos impida finalmente contar con un Museo para el resguardo y disfrute de nuestro patrimonio escultórico que merece el respeto y reconocimiento de todos. Que esa Verdad sea la que triunfe. A mí me encontrarán trabajando por ella.

Tengo en mi poder copia de todos los actos administrativos que avalan lo anteriormente expuesto y quedan a disposición de quien los quiera consultar en mis oficinas de calle Laínez 948.

Liliana B. Fellner – Senadora Nacional