¿A quién le ganó Gerardo Morales?

hugoHace algunos años, muchos años, en la revista Todo es Historia, cuyo director fue el conocido historiador Félix Luna, se publicó una nota, que si la memoria no traiciona, la firmaba un reconocido intelectual salteño (Gregorio Caro Figueroa) titulada “¿A quién le ganó San Martín”? Claro que la indignación no daba paso a la razón, sólo por lo que el título decía ya era apropiado calificar de la peor forma al autor. Claro que si nos tomábamos el trabajo de leer y después recién opinar nos encontraríamos con que San Martín no luchó nunca con cualquiera. Siempre sus contrincantes fueron Generales de mucha experiencia y gran predicamento en materia de triunfos y estrategias que se acumularon en los manuales militares por décadas. Lo que lo hacía aún más grande.

En el caso que nos convoca, solo seguimos un concepto, no estamos ocupándonos de un prócer del calibre del Libertador pero si de un dirigente al que le tocó liderar un partido que parece resurgido de entre las cenizas que quedaron de la Alianza. También en ámbitos que parecen inauditos y que pocos le pondrían el pescuezo. Un solo ejemplo alcanza para generar la impresión de que esto que se dice es así. La batalla que inició y sostiene contra el Gral. Milani quien es nada más y nada menos que el actual Edgar Alan Hoover de Argentina, es decir que estamos hablando de un hombre que posee un enorme poder. Tal vez decir que él es el poder, no sería ocioso.

Pero para que esto no parezca un panegírico (una alabanza) de Gerardo Morales sino la resultante de una lectura minuciosa de dos encuestas que llegaron a nuestras manos y que muestran que también en este terreno está liderando (Ibarómetro sobre 1200 casos y Aresco sobre 2200 casos) podemos decir que si bien las dos encuestas dan un margen favorable en cuanto a la intención de voto a gobernador 2015, de entre el 7 y el 9 por ciento a Morales respecto de Fellner (potencial candidato por la reelección). Cuando se lo compara con otros presumibles candidatos del oficialismo sean estos del FPV o UYO las distancias van del 19 al 32 por ciento.

Claro que las encuestas no sólo miden intención de voto a supuestos candidatos, también se utilizan para requerir a los encuestados sobre sus principales preocupaciones y sobre su estado de satisfacción respecto de quienes nos gobiernan a nivel nacional y provincial. En esta materia hay una aprobación promedio del gobierno nacional del 22,5% y una desaprobación promedio del 24%. Las dos encuestas mencionadas tienen guarismo similares aunque, en el caso de Aresco suma entre 1 y 2% más en la imagen negativa de gobierno, claro que estamos hablando de un gobierno que recibió hace dos años y medio un 54% del respaldo ciudadano.

En el caso de la provincia, la satisfacción respecto de la gestión de Eduardo Fellner tiene similitudes con la de la mandataria nacional. Fellner, quien ya ejerció y ejerce la gobernación en tres oportunidades y el liderazgo de la fuerza política del oficialismo desde hace 15 años, no las tiene todas con él. Una de las encuestas le da una satisfacción promedio del 20,15% positiva y 24,7% negativa. En la otra empresa, la conformidad en promedio fue de 21,8% positiva y 25,6% negativa. Tengamos en cuenta que en 2011, cuando fue electo gobernador, Fellner ganó las elecciones con el 57,14% de aprobación.

Con lo dicho hasta aquí reiteramos la pregunta inicial ¿Gerardo Morales a quien le ganó? Sin contar la elección de 1999 (sospechoso triunfo del oficialismo) cuando la lista que llevó a Morales como candidato a gobernador se acostó la noche del 24 de octubre con un triunfo asegurado y se despertó con una derrota nunca del todo aclarada. Ahora podemos decir que, en materia de encuestas, Morales le está ganando a todos los potenciales candidatos por entre el 9 y el 32% de diferencia.

Si bien el propio Morales manifestó a Jujuy al día la pasada semana que las encuestas son solo una fotografía, se puede decir que las películas son también una consecución de fotos que, desde el principio va anunciando un epilogo.

Así como San Martín obtuvo la gloria enfrentando a contrincantes que también eran gloriosos, se cree que, hasta aquí, Morales, entre las perdidas y las ganadas, también se enfrentó y se enfrenta a contrincantes que vienen de glorias electorales y a hombres que son indiscutidamente poderosos.

El beneficioso efecto Cobos

La semana pasada, un medio digital de Jujuy publicó una entrevista a un dirigente llegado del sur que decía ser una especie de adelantado de Julio Cobos. En ella aseguraba que venía a Jujuy con el objeto de promover a Raúl “Chuki” Jorge como candidato a gobernador por la línea del exvicepresidente de CFK. Hubo algunas sorpresas. Mejor dicho, caras sorprendidas.

Los análisis no se hicieron esperar y las especulaciones tampoco. Hubo gente que salió a mostrar un rostro que ocultaba, el de beneplácito. Otros se preocuparon en serio pues esto, de ser verdad, abría una interna impensada. Otros se restregaban las manos pues aquella nota que un reconocido periodista jujeño publicaba con datos de una encuesta que daba resultados adversos al oficialismo de Fellner quedaba fuera de agenda. Pero parece ser que aquí no hubo más que ingeniería política apoyada en información de fuentes preferenciales que desenmascaró no a un intendente que ya había apoyado la candidatura de Morales y que ahora ratificó esa postura, sino a un grupo de traviesos que creyeron que los liderazgos son una especie de tecnología que todavía no nació. Se equivocaron muchachos, hay ojos vigilantes y guardianes de un proceso que debe continuar su curso, pese a travesuras adolescentes que olvidan que los adultos ya pasaron por ahí y saben cómo funciona.

No sólo de fellnerismo vive Jujuy

Es respetable aquel que esta decididamente convencido que la oportunidad de Jujuy se halla en las manos de Eduardo Fellner. Pero por respetable no menos equivocado pues no hay indicador social que no lo desmienta. No es muy respetable que por defender el sueldo se tomen posturas fingidas y que afecten a los ya afectados.

Días pasados sosteníamos una conversación con algunos jóvenes que militan en el justicialismo. Ellos están algo confundidos pues los llevan a apoyar discusiones, plataformas y hasta personas que dejan bastante que desear. Como ya tenemos algunos años, lo mejor que se pudo hacer es escuchar todo lo que tenían para decir. Claro que ellos esperaban que surgiera algún tipo de consejo que los realineara o los pusiera en eje nuevamente. Lamentablemente todo lo que se pudo oír allí son malas noticias y lo que siguió también. La conclusión fue que así como hoy hay ya un grupo heterogéneo (por sus convicciones pasadas) y homogéneo a la vez (por el origen) militando en el espacio del justicialismo de Massa, pareciera que un nutrido grupo de jóvenes sin apellido, sin padrinazgos pero con una fuerte convicción de que Jujuy necesita una oportunidad, se estaría arrimando al Sciolismo incipiente. Claro que lo que parece una buena noticia, no lo es ya que en la medida de que se siga atomizando el justicialismo en distintas corrientes agranda las posibilidades de la oposición. Entonces, en algún momento, nos volveremos a preguntar ¿A quién le ganó Gerardo Morales?

La situación de los after y la falta control

Como parece que nadie de la municipalidad de la capital va a tomar cartas en el asunto afters no nos queda más remedio que decirlo con todas las letras ¿QUÉ ESPERAN? No parece suficiente que los vecinos piensen y digan que hay algo sospechoso en esto de que nadie trate de verificar que los comercios que habilita el municipio cumplan con el objeto de su habilitación.

Por ejemplo denuncian que en calle Ramírez de Velazco al 253, hay un, como calificarlo, ¿after, pub, coso? llamado “Casa Tomada” y que funciona casi como si fuera una vieja casa tomada. Allí, cualquier día de la semana, contratan bandas en vivo y no sólo que no respetan el objeto de la habilitación, sino que tampoco lo hacen con la ley que estipula que los “negocios” que venden bebidas alcohólicas solo pueden hacerlo hasta las 4 de la mañana. La cuestión es que, a pesar de que los vecinos suelen quejarse al 911 por ruidos molestos, aún no llega la división de la policía de la provincia que clausura estos comercios porque suelen hacer lo que aquí se denuncia, violar la ley de venta de alcohol.

Un dato curioso es que ni la municipalidad ni la policía hagan algo en esto. Es sospechoso de toda sospecha.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día