Crudo diagnóstico de la realidad jujeña: El Frente Estatal se reunió con el obispo y la Pastoral Social

Jujuy al día® – El Frente de Gremios Estatales fue recibido por el obispo de Jujuy, César Daniel Fernández, y miembros de la Pastoral Social de Jujuy, durante un encuentro realizado en la sede del obispado de calle Sarmiento.

“Tuvimos muchas reuniones con funcionarios del gobierno, pero pocas soluciones”, dijeron los dirigentes estatales, al iniciar la reunión, por lo cual solicitaron al obispo que medie ante el gobernador provincial, Eduardo Fellner, para que –a pesar de sus “pruritos” con los gremios- pueda recibir a la dirigencia sindical con el ánimo de comprometerse a empezar a dar soluciones de raíz a la problemática de los estatales que, sin dudas, es la problemática de todo Jujuy.

Los estatales hicieron un crudo diagnóstico de la realidad local que fue compartido en general por la pastoral. Recordaron cuáles son sus reclamos, haciendo énfasis en la insuficiencia de la última recomposición otorgada por el gobierno, la necesidad del 82% para los jubilados y la lucha contra la precarización.

“Esta realidad es la misma que escuchamos desde 1994”, replicó la licenciada Ana María Lucas, integrante de la Pastoral Social, quien criticó el hecho de que el gremialismo esté dividido, “a pesar de tener una visión similar” de la realidad.

Lucas dijo que es muy crítica la situación social en general, haciendo hincapié en que se necesita reformar la legislación provincial para brindar una atención adecuada a los sectores más vulnerables, tanto en el aspecto social como sanitario. Puso como ejemplo, la proliferación de decenas de casos de hantavirus en la provincia. “Se debe hacer un análisis más a fondo de lo que realmente pasa en Jujuy y no quedarnos en cuestiones coyunturales”, exhortó Lucas.

El titular de AMET, Daniel Martínez, dijo que de nada sirve tener la mejor ley de educación técnica cuando no hay un proyecto de provincia. Además, denunció algo casi increíble: el Ministerio de Educación no los recibió nunca durante todo este ciclo lectivo. Y encima recibieron concretas advertencias de no responder al sector de los docentes técnicos si el gremio no se encasilla en los parámetros políticos oficialistas.

El obispo, en tal sentido, manifestó que “hay que ponerse de acuerdo en políticas de Estado de aquí a 10 años. No se puede estar poniendo parches continuamente. Se necesita una hoja de ruta” para la provincia, sostuvo. Además, marcó una contradicción al indicar que la dirigencia política pregona que se necesita superar el estado actual de cosas, pero nunca esto se concreta.

“Hay gente, hay ciudadanos, hay empresarios que quieren el cambio”, dijo Yolanda Canchi, de ATSA, a lo que Carlos Santillán (SEOM) añadió que la clase política no promueve un verdadero cambio “porque no les conviene. Por ejemplo, mantener la precarización laboral es funcional al sistema político clientelar”, señaló.

Trabajo y unidad

Para el obispo y los miembros de la pastoral social es esencial la “unidad” de todos los sectores de la sociedad jujeña, aunque entienden, como lo expresó el Frente Estatal, que hay ciertas condiciones para esa unidad. Por ejemplo, una lucha efectiva contra el narcotráfico, la corrupción y la desocupación, que son algunos de los grandes flagelos visualizados por quienes se sentaron en esta mesa de diálogo. “Si no fijamos una estrategia, vamos a seguir siendo funcionales a lo que viene ocurriendo”, señalaron los miembros de la Pastoral Social.

“Nosotros hemos cambiado de metodología de protesta, en consideración a la sociedad. Pero esto también tiene un límite. Si el gobierno no reconoce la desocupación, es imposible que pretenda solucionar la precarización”, explicó Santillán, tras lo cual Fernando Ramos (SEOM Palpalá) recordó que “aunque a la sociedad no le guste, el paro es nuestra única arma para ser escuchados cuando las otras vías no surten efecto”.

Uno de los grandes problemas de Jujuy es la “falta de autonomía” y el desempleo. Los presentes coincidieron que la minería no constituye ninguna panacea para la desocupación ni para la realización del ser humano a través del trabajo, debido a que es una generadora mínima de mano de obra. Por eso, se necesita un verdadero plan de desarrollo.

“Jujuy necesita trabajo, si no el narcotráfico nos inundará. Nadie sale de la pobreza si no es con trabajo”, sintetizó la titular de UDA Jujuy, Carmen Méndez. El obispo Fernández asintió y comentó que “de 10 personas que vienen al obispado, cinco lo hacen para pedir trabajo”.

En la reunión quedó claro que el problema es que la pobreza y la desocupación no están en la agenda del gobierno, desde donde no se muestra una estrategia para la provincia, por lo cual es necesario unificar un planteo concreto en esa dirección con ejes centrales que apunten a los principales males de Jujuy. Por ello, el diálogo continuará.